www.diariocritico.com

Madrid exporta a Perú su plan para la detección de covid en aguas residuales

Madrid exporta a Perú su plan para la detección de covid en aguas residuales
(Foto: Kike Rincón)
martes 24 de agosto de 2021, 08:38h

El Plan VIGÍA, iniciativa lanzada por la Comunidad de Madrid para rastrear las aguas residuales con el objetivo de anticipar las olas del coronavirus, será implantado en Perú después de que el proyecto haya sido seleccionado por el EU-WOP Programme, una iniciativa de colaboración entre operadores de agua financiada la Alianza Global de Asociaciones de Operadores de Agua de ONU-Hábitat (GWOPA) y dependiente de la Comisión Europea DEVCO.

VIGÍA es el mayor sistema de rastreo, monitorización y alerta temprana de Covid-19 en aguas residuales que se está desarrollando a día de hoy en España, tanto por el amplio número de puntos de muestreo -un total de 289- como por la población a la que se presta servicio. En el caso de la Comunidad de Madrid, de hecho, el plan ya cubre los 179 municipios, con 6,8 millones de habitantes.

Tal y como ha podido saber Madridiario, tras la selección del proyecto por el programa EU-WOP, la herramienta será desarrollada en el área metropolitana de las dos principales ciudades de Perú: Callao y Lima, que congregan al 30 por ciento de la población de todo el país, es decir, más de 9 millones de habitantes.

Serán los profesionales del Canal de Isabel II, empresa pública dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura que acomete la gestión del ciclo integral del agua en casi la totalidad de la Comunidad de Madrid, quienes prestarán asesoramiento y asistencia técnica a los profesionales de Perú. En el país sudamericano, la entidad encargada de gestionar el proyecto será Sedapal, operador de agua potable y alcantarillado en Lima que presta servicio del ciclo integral del agua.

Hace unos meses, la empresa de aguas española se presentó al Programa EU-WOP Water Operator Partnership con un proyecto de colaboración junto con Sedapal con el objetivo de impulsar la puesta en valor del agua residual como herramienta eficaz contra el coronavirus mediante su detección temprana en la red de saneamiento y también en la lucha contra el cambio climático a través del agua regenerada. Pero no ha sido hasta este mismo lunes cuando se ha conocido que el proyecto ha sido seleccionado entre más de 140 propuestas iniciales para ejecutarse bajo el paraguas de este programa de la Unión Europea.

El programa EU-WOP, financiado por la Unión Europea y gestionado por GWOPA -que dirige ONU-Hábitat- aprovecha la capacidad de las empresas de servicios públicos para ayudarse mutuamente a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y en línea también con el Plan Estratégico de Canal 2018-2030.

Así, se quiere poner énfasis en el ODS 6 en relación con los servicios de agua y saneamiento sostenibles para todos ya que existen 2.100 millones de personas que todavía no pueden contar con agua libre de contaminación, disponible en las instalaciones siempre que la necesiten, y 4.500 millones todavía carecen de sistemas de saneamiento que los protejan de las enfermedades. Los proveedores de servicios de agua y saneamiento locales eficaces, como Canal de Isabel II, son esenciales para alcanzar este ODS.

“Desde la Comunidad de Madrid hemos puesto el agua al servicio de la salud de los madrileños para detectar el Covid en las aguas residuales y que las autoridades sanitarias contaran con una herramienta eficaz más en la toma de decisiones. Ahora, con el apoyo de Naciones Unidas que ha seleccionado nuestro proyecto Vigía y la financiación de la Comisión Europea, ofreceremos nuestros conocimientos y nuestra experiencia a otros países que quieran desarrollar sistemas eficaces como el que hemos implantado en nuestra región, uno de los más ambiciosos a nivel europeo”, ha destacado Paloma Martín, presidenta de Canal de Isabel II y consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura.

En las próximas semanas está previsto que se firmen los acuerdos de cooperación correspondientes con ONU-Hábitat, la agencia de Naciones Unidas que lidera el programa para su puesta en marcha. A través de este programa, Canal de Isabel II recibirá una subvención de más de 370.000 euros en 3 años.

En este sentido, para implantar el proyecto VIGÍA desde Canal se desarrollarán tres líneas de trabajo: el apoyo/asesoramiento en la implementación de su propia herramienta de detección del coronavirus en aguas residuales; el estudio/diagnóstico para extender y fomentar la producción de agua regenerada en el área metropolitana de Lima y Callao; y, finalmente, la participación en el programa European Benchamrking Co-operation (EBC) de la mano de Canal para poder evaluar las capacidades y desempeño de Sedapal con otras utilities europeas e internacionales del sector.

En paralelo, el programa contempla varias actividades para la gestión del conocimiento a través de un programa de formación dirigido por el IHE Delft Institute for Water Education de la UNESCO, así como diversas actividades de comunicación e intercambio de buenas prácticas entre empresas. En este proyecto trabajará un equipo de 25 personas entre los profesionales de Canal de Isabel II y Sedapal. El proyecto total está valorado en más de un millón de euros.

Rastreo del 100% de la población semanalmente

El proyecto VIGÍA es el mayor sistema de rastreo, monitorización y alerta temprana de COVID en aguas residuales que se está desarrollando a día de hoy en España. La iniciativa de la Comunidad de Madrid supera a otras similares que hasta la fecha se han desarrollado en el país, tanto por el amplio número de puntos de muestreo (289) como por la población a la que se presta servicio y que, en este caso, cubre los 179 municipios, la totalidad de la región, con 6,8 millones de habitantes.

Cada semana, a través del sistema VIGÍA, se rastrea el 100% de la población. Desde su puesta en marcha se han realizado casi 20.000 análisis, cuyos resultados, debidamente analizados estadísticamente, han sido puestos a disposición de las autoridades sanitarias para la toma de decisiones, logrando detectar la segunda, tercera y cuarta ola de la pandemia. El objetivo es ofrecer a las autoridades sanitarias información temprana para sus estrategias de control epidemiológico, no solo de COVID sino de otros patógenos presentes en las aguas residuales.

El proyecto VIGÍA cuenta con un sistema de consolidación y visualización de los datos en un mapa interactivo donde cualquier ciudadano puede consultar la tendencia y presencia del virus en cualquier punto de la región. Esta herramienta de información pública ha recibido más de 450.000 visitas.

El equipo de personas destinado a la planificación y desarrollo de estos estudios para la salud pública es de 20 personas. Los perfiles que lo componen son titulados en Ciencias Químicas, Biología, Ciencias Ambientales, ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, industriales, analistas y tomadores de muestras.

El sistema Vigía fue presentado en el Comité Europeo de las Regiones de la Unión Europea, presidido por Tzitzikostas, y en la reunión de Alto nivel dedicada al agua de la Asamblea General de Naciones Unidas el pasado mes de marzo. Además, la Comisión Europea aprobó en marzo la recomendación a los Estados miembros para que cuenten con sistemas de vigilancia de COVID en aguas residuales antes del próximo mes de octubre, sistema al que la Comunidad de Madrid se anticipó casi un año antes de la recomendación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios