www.diariocritico.com

Guiño a las víctimas del terrorismo: "ETA tiene que disolverse, y lo demás es su problema"

Rajoy pasa del 15-M: advierte que 'seguiremos tomando las decisiones que haya que tomar'

Rajoy pasa del 15-M: advierte que "seguiremos tomando las decisiones que haya que tomar"

- Advierte a las autonomías de que no está dispuesto a que incumplan el objetivo de déficit
- Reconoce que se ha saltado su programa electoral, pero el objetivo es "sacar a España de la crisis"

domingo 13 de mayo de 2012, 12:53h
Mariano Rajoy habló por fin, y lo hizo en Bilbao para reconocer implícita y explícitamente que está incumpliendo su propio programa electoral, pero que la situación de España es tal que no le queda otro remedio. Rajoy no habló del 15-M más que de forma indirecta, para afirmar que "seguiremos tomando las decisiones que hay a que tomar para sacar a España de esta situación". Advirtió a las Autonomías que no tolerará que incumplan los objetivos de déficit, e hizo un guiño a las víctimas del terrorismo al afirmar que él no ha negociado nada con ETA y que no lo hará en el futuro: "ETA tiene que disolverse unilateral y definitivamente y lo demás es su problema".
Tras innumerables críticas por sus elocuentes silencios, por fin habló Mariano Rajoy. El escenario elegido para que Rajoy dé por fin la cara ha sido la clausura del XIII Congreso del PP, en Bilbao, en el que ha sido reelegido como presidente Antonio Basagoiti. En ese escenario, Rajoy ha pronunciado un largo discurso en el que ha hecho una férrea defensa de las medidas tomadas aludiendo a la "firmeza y responsabilidad" que demanda el momento que vive España. "Una situación de la que yo no puedo asegurar que vayamos a salir ya", pero de la que "saldremos y estamos haciendo lo necesario para lograrlo".

En términos generales, Rajoy ha reconocido en Bilbao que está incumpliendo su propio programa electoral, pero se ha justificado en que la situación lo requiere. No ha hablado directamente de la indignación que se ha manifestado en Madrid, Barcelona, Valencia y otras ciudades españolas, pero sí ha dicho taxativamente que "seguiremos tomando las decisiones que hay a que tomar para sacar a España de esta situación". Y ha añadido que la oposición puede hacer dos cosas: criticar o ayudar a salir de la crisis, que a él le da lo mismo.

En términos generales, Rajoy ha autojustificado sus medidas económicas y financieras diciendo, como suele hacer, que son necesarias para España: no sólo las que ha tomado de forma inmediata para hacer frente a la situación crítica de la economía y las finanzas de nuestro país, sino también los planes de reformas estructurales que tiene pensadas para preparar a España para los próximos decenios. Y en ese punto ha advertido que cada viernes el Consejo de Ministros aprobará nuevas medidas que se supone que serán polémicas.

Aviso de intervención a las autonomías

Rajoy se explayó en los tres pilares sobre los que pivotan las reformas del Gobierno. Respecto al primero, la disminución del déficit en las administraciones públicas, además de volver a señalar que "no podemos gastar más de lo que tenemos", advirtió a las autonomías a que tienen que cumplir el objetivo de déficit y que el Gobierno que él preside no tolerará desviaciones respecto al cumplimiento de la Ley de Estabilidad, la cual permite la intervención de las cuentas de las autonomías.
No hizo mención al caso de Asturias, pero Rajoy aseguró que a todas las autonomías "les vamos a exigir que lo cumplan; las grandes y las pequeñas. Y vamos a ayudarles, pero hago un llamamiento a todos los dirigentes: toca ser serios, tendrán que cumplir, como cumplirá el Gobierno de España". Y advirtió aún más: "No estoy dispuesto a que nadie incumpla".
 
Reformas económicas e incumplimiento de programa 

En el segundo de los aspectos, la reformas económicas, ha dicho Rajoy que las medidas adoptadas han sido "muy duras y muy difíciles", y ha reconocido que "no iban en el programa electoral"; pero ha justificado ese incumplimiento de programa en el hecho de que "tenemos que hacerlo": "Este país va a salir si el Gobierno no se cansa de hacer las reformas, y el Gobierno no se va a cansar". Y en este punto ha advertido que cada viernes, con cada Consejo de Ministros, va a haber noticias nuevas.

Porque, para Rajoy, es el momento adecuado para, además de afrontar la crisis inmediata, hacer las reformas estructurales que España necesita para afrontar los próximos decenios. No ha revelado ninguna medida próxima, pero sí ha dicho que "España necesita muchas transformaciones en Economía" y que "el objetivo es hacer lo que tenía que haberse hecho y no se hizo en muchos años".

Defensa de la reforma del sistema financiero
 
En el tercero de sus pilares básicos, la reforma del sistema financiero, Rajoy ha defendido las decisiones adoptadas en el Consejo de Ministros del pasado viernes -que incluyen la intervención de Bankia- lanzado una acerada crítica contra su antecesor en el cargo, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero: "Hemos tenido que tomar medidas tarde, mal y a rastras porque alguien dijo hace cuatro años que teníamos 'el mejor sistema financiero del mundo'", una frase muy poco afortunada de su antecesor.

Según Rajoy, la reforma aprobada el viernes son necesarias para lograr "una economía competitiva, flexible, ajustada a la realidad", que equiparó al cuerpo humano: "Podemos tener bien los riñones, el hígado, el corazón, pero si el sistema circulatorio no va bien...". El sistema circulatorio de España, claro, es el crédito. Así, el viernes lo que hizo el Gobierno, según la justificación 'mariana', fue "intentar dar una solución definitiva", haciendo "lo que se debió hacer hace cuatro años y no se hizo".

Una reforma financiera que, según él, va poner a precios reales de mercado cientos de miles de viviendas libres, lo que producirá efectos a medio o largo plazo. Aunque, en este punto reconoció que va a afectar a dividendos y cuentas de ejercicios: pero "es lo que hay que hacer para que España salga adelante", dijo ante los populares vascos.

ETA: disolución y guiño a las víctimas
 

Uno de los puntos 'políticos' fuertes de su discurso estuvo dirigido, sin duda, hacia las víctimas del terrorismo, a las que indirectamente hizo un guiño: "ETA tiene que disolverse unilateral y definitivamente, y lo demás es su problema". Es decir, que Rajoy dijo claramente que no aceptar ningún tipo de negociación o compromiso anterior, porque en todo caso son negociaciones y compromisos que él ni ha realizado ni admite.

A partir de ese punto, todo lo demás fue para afirmar que el Gobierno cumplirá la ley, que no ha habido compromisos ni antes ni durante la declaración de tregua y que ahora la organización terrorista sólo el camino 'unilateral' del desarme y la disolución "porque es una organización terrorista".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios