www.diariocritico.com
     13 de agosto de 2022

Víctimas del terrorismo

> El presidente ha explicado que estará más dedicado al terrorismo yihadista, a cuya amenaza estamos más expuestos

> El Partido Popular 'rompe' con la unidad del hemiciclo y no ha asistido al homenaje

La entidad soberanista ANC no participará en los actos de conmemoración del primer aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils del pasado 17 de agosto para no coincidir con el rey Felipe VI. Fuentes de la entidad han explicado que la ANC "no participa en actos que cuenten con la presencia del Rey de España", por lo que han rechazado la invitación del Ayuntamiento de Barcelona, aunque la semana pasada pidieron que no se boicoteara al monarca durante los actos de homenaje a las víctimas.

Cada mañana durante la última semana, María Dolores García Rodríguez y Concepción García Ávila se concentran a las puertas del Ministerio del Interior para solicitar una reunión con el ministro Juan Ignacio Zoido. Ambas son viudas y víctimas de ETA, que en 1982 asesinó en Rentería a sus maridos, los agentes de la Policía Nacional, Antonio Cedillo y Alfonso López. Tras una semana sin respuesta alguna, han registrado una nueva carta este jueves en el Ministerio en la que denuncian "la no reparación de las víctimas del terrorismo".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy ha reiterado que "haga lo que haga ETA, no va a encontrar ningún resquicio para la impunidad de sus crímenes", ya que "ni sus crímenes ni la acción de la Justicia desaparecen". Ante el comunicado final de la banda terrorista vasca, en el que confirma su disolución pero elude hacer aurocrítica, Rajoy ha asegurado que se trata de "palabrería y operaciones de propaganda", al tiempo que ha proclamado que "ETA ha sido derrotada por la acción del estado de Derecho y por la fortaleza de la democracia".

La banda terrorista ETA, que confirmará su disolución a principios de mayo, ha emitido este viernes un comunicado en el que pide disculpas por el dolor causado, al tiempo que reconoce que "nada de ello debió producirse jamás o que no debió prolongarse tanto en el tiempo". Durante sus 6 décadas de actividad armada, a la que renunció en 2011, la banda ha acabado con la vida de más 800 personas. Ese reconocimiento del daño y la petición de perdón han sido una reivindicación fundamental de la democracia, pero las reacciones al comunicado de la banda van de la celebración "de un hecho histórico" al rechazo de quienes consideran que se trata de un intento por manipular y 'blanquear' su historia.