www.diariocritico.com

¿Estamos locos o qué?

La columna de Gema Lendoiro: Intereconomía no puede con Wyoming (mal que le pese)

La columna de Gema Lendoiro: Intereconomía no puede con Wyoming (mal que le pese)

Vaya por delante que entre las virtudes que adornan mi persona no se encuentra la de ser objetiva. Cuando los lectores me ponen comentarios y me tachan de manipuladora están descubriendo América. En mi defensa he de decir que esta columna es de opinión y la opinión es libre.
Aclarado este punto me pongo al lío. A mí, de toda la vida me gusta Wyoming y eso significa que todo lo que hace lo apruebo (y eso que muchos de ustedes me ponen verde llamándome de facha para arriba lo que, sinceramente, me hace mucha gracia). No me pierdo nunca su programa El intermedio porque si no estoy en casa en ese momento, lo veo por internet. Me parece un programa ingenioso independientemente de si estoy o no de acuerdo con las ideas que defienda. Creo que todos tenemos que aprender a reírnos de nosotros mismos, sea cual sea nuestra manera de pensar.

A estas alturas ya se habrán enterado de lo que ha pasado pero por si hay algún despistado, lo resumo. Ayer circuló por la red una grabación hecha con un móvil que recogía una monumental bronca del presentador a una becaria que interrumpía en mitad de un ensayo del programa. La tensión generada en el ambiente era de tal calibre que cuando uno veía el vídeo no podía por menos que sentir vergüenza ajena. Durante todo el día los comentarios en los foros de internet no se hicieron esperar y, muy especialmente los detractores de Wyoming, aprovecharon para hablar hasta de Paracuellos. Ya saben ustedes como son los radicales (de ambos lados, ojo) cuando tienen un espacio para expandirse. Son la versión en moderno del que llamaba a la radio o iba al un, dos, tres y decía: ¿puedo saludar? Y aprovechaba para decirle hola a todo el pueblo.

Como casi todo el mundo se tragó la historia los foros echaban humo. Pero, era todo una broma hecha por el propio equipo de Wyoming. La Sexta, en su afán por arañar audiencia hace de todo y se ha dado cuenta del gran aliado que tiene en todos los radicales de derechas que pululan por internet que, como casi todos los radicales, suelen estar muy bien organizados y son muy disciplinados. Resultado: todos ellos empezaron a insultarlo y por contagio todos los que quisieron participar vieron el vídeo. Se preguntaban que qué haría Wyoming en el programa de esa misma noche y henchidos de orgullo se fueron a sus casas y sintonizaron (como una excepción) el programa de la Sexta. Entonces se encontraron con que todo era una broma perpetrada por el equipo (especialmente dirigida al Grupo Intereconomía que son los que se la tienen jurada como si uno fuera la Santa Inquisición y los otros brujas malvadas con gatos negros). Pero lo que consiguió la Sexta fue un aumento considerable de su audiencia.

Se dice que en el amor y en la guerra vale todo. Y añadiría que en televisión también. Y esto no es una opinión, esto es una percepción de la realidad a tenor de lo que ha sucedido. Y ahí ya sí que paso de opinar. Allá ellos con sus guerras.

Wyoming la ha colado y los que lo detestan deberían reconocérselo y darse cuenta de que, fuera de la opinión política de cada quién, esto es humor. El mismo, por cierto que hacen los del lado contrario, véase Grupo Risa. Al fin y al cabo, ¿qué es más grave? ¿lo qué ha hecho Wyoming o la llamada de un falso ZP a Evo Morales cuando éste llegó al poder?

Lo que tienen que darse cuenta todos (los de ambos lados) es que si jugamos, hemos de poner todas las cartas y cuando nos toque perder, hay que felicitar al contrario. Y si no, ay Manolete, Manolete, si no sabes torear, ¿pa qué te metes?

PD. Si no me he explicado bien, que puede ser, aquí tienen el vídeo completo de la broma

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios