www.diariocritico.com

Rubalcaba califica a los etarras del atentado de Burgos de "asesinos, salvajes y enloquecidos"

Así preparó ETA el brutal atentado de Burgos

Con el atentado contra la Casa-Cuartel de la Guardia Civil de Burgos, ETA ha demostrado que tiene más infraestructura de la que se suponía. La forma de realizar el atentado, despistando a los servicios de seguridad del cuartel, no es nueva en ETA, pero precisa de un ‘comando de información’ previo que ha debido recorrer el barrio durante semanas. El hecho de que los guardias civiles de vigilancia no detectaran la furgoneta-bomba así lo demuestra.
Tras el brutal atentado de Burgos, los servicios de información de la Guardia Civil analizaron las cintas de vigilancia del cuartel y se encontraron con algunas sorpresas. Según ha sabido Diariocrítico de fuentes solventes, la furgoneta-bomba, marca Mercedes Vito de color blanco, fue aparcada a las 14.00 horas del martes en la parte trasera del cuartel y allí permaneció hasta que hizo explosión a las 4.00 de la madrugada de este miércoles. La furgoneta Mercedes que explosionó era uno de los tres coche robados por ETA en Francia: los otros dos son una Kangoo blanca y una Citroën Berlingo.
Ahora bien, ¿cómo es posible que durante 14 horas nadie sospechara de la furgoneta Mercedes? Las cintas han revelado que la furgoneta fue aparcada en el lugar que hizo explosión por dos hombres jóvenes, los cuales salieron de la misma y subieron a otro coche parado en frente y conducido por otro hombre. ¿Cómo es que nadie sospechó?
Lo cierto es que los guardias civiles de vigilancia sí sospecharon: examinaron la matrícula y, según sus datos, esa furgoneta, con esa matrícula, pertenecía a un vecino de la zona. Ya no hubo dudas: el vehículo era seguro. Pero no lo era, como se ha podido comprobar trágicamente; los etarras habían conseguido burlar la seguridad del cuartel.

Un modus operandi similar
Para ello, el modus operandi es el mismo que en otras ocasiones, pero con una terrible precisión esta vez. Supuestamente, un ‘comando informativo’ de ETA había recorrido la zona con anterioridad: se había fijado en la disposición de la casa-cuartel, en los servicios de vigilancia, cámaras, etcétera. Luego, había recorrido la zona, se supone que durante varios días, hasta localizar un vehículo que sin duda fuese de un residente próximo y, por lo tanto, que no despertara recelos en los servicios de vigilancia.
Toda esa información habría sido trasladada a la organización mafiosa en Francia, en donde se planificaría el atentado. Fue en Francia donde los etarras buscaron y robaron una furgoneta idéntica a la del vecino de la casa-cuartel de la Guardia Civil de Burgos. Ya en España, doblaron las placas; es decir, quitaron la matrícula original y colocaron otra falsa –troquelada por la propia organización- con las cifras y letras de la del vecino de Burgos, que fue la que colocaron frente al cuartel.
Así, cuando los guardias civiles de vigilancia comprobaron la matrícula del vehículo allí apostado pudieron observar que coincidía con las características del original y que, por tanto, ‘era’ del vecino de la zona. No pudieron sospechar nada, lo cual explica que permaneciera 14 horas en esa posición hasta que explosionó.

Todos estos datos han tenido que ser desvelados por los servicios de información para explicar por qué ha podido suceder un hecho tan trágico. Ahora, las fuerzas de seguridad buscan otros dos vehículos robados en Francia supuestamente por ETA: una Kangoo blanca y una Citroën Berlingo. Es de suponer que preparan nuevos atentados.



Información relacionada:

Zapatero reafirma su compromiso de "erradicar" la "lacra" terrorista
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios