www.diariocritico.com

La Policía interrogará a la familia del "niño del globo"

La Policía de Colorado informó que interrogará mañana a la familia de Falcon Heene, el niño que durante horas se creyó que estaba dentro de un globo a la deriva, aunque aclaró que no cree que el incidente se tratara de un montaje.

En una rueda de prensa hoy en Fort Collins, en Colorado (EE.UU.), el alguacil del condado de Larimer, James Alderden, afirmó que dado el carácter del niño, de seis años y "muy hiperactivo", hubiera sido "inconcebible que los padres le hubieran persuadido para que se estuviera completamente quieto durante cinco horas" en el altillo del garaje de su casa, donde finalmente apareció.

El lenguaje no verbal, las emociones y el comportamiento de los padres, agregó el alguacil, "corresponde completamente al de una situación como ésta" y son muy difíciles de fingir ante agentes adiestrados para detectar contradicciones.

No obstante, Alderden indicó que las autoridades volverán a interrogar a la familia para esclarecer por completo lo sucedido.

Las dudas sobre la autenticidad de los hechos se dispararon después de que en una entrevista emitida por la cadena CNN, al ser preguntado sobre la razón por la que no había respondido cuando oyó que lo llamaban, el niño contestara a su padre: "ustedes dijeron que lo hacíamos por el show".

Los Heene son una familia aventurera que ha participado ya en un "reality show", el programa "Wife Swap" ("Intercambio de Esposas"), en el que dos familias intercambian a sus respectivas madres.

Hoy, Falcon vomitó en dos entrevistas televisadas cuando los periodistas preguntaron por qué había mencionado la palabra "show" en sus declaraciones.

Según la familia, Falcon, de seis años, se había escondido en el altillo del garaje por miedo a que lo castigaran por haber estado jugando con el globo, un prototipo que su padre había construido en el jardín de su hogar en Fort Collins, en Colorado.

Un poco después, el padre, Richard Heene, quiso aflojar las amarras del globo y el artefacto salió volando. Su hijo mayor, Bradford, de diez años, dijo entonces que Falcon estaba dentro.

Como el pequeño no aparecía, Heene avisó primero a las autoridades de aviación y después a una estación de televisión local, para que lo ayudaran a seguir la ruta del globo con helicópteros. Solo entonces alertó a la Policía.

Alderden restó hoy importancia a la tardanza de la familia en dar aviso a las fuerzas del orden, al indicar que los Heene avisaron primero a quienes creyeron que tenían más medios para ayudarles.

El alguacil también indicó que es "perfectamente factible" que el niño hubiera podido estar dentro del globo a la deriva. Los agentes consultaron con un experto en aerodinamismo de la Universidad de Colorado que les indicó que, por sus dimensiones, el artefacto podía transportar hasta unos 40 kilos de peso, y Falcon solo pesa 18.

La desaparición del niño dio lugar a una frenética cacería del globo a la deriva, a una altura que superó los 3.000 metros, hasta que el prototipo cayó a tierra por pérdida de gas a más de cien kilómetros del punto de partida y se constató que no había nadie dentro.

La búsqueda de Falcon Heene desató un frenesí este jueves en los medios de comunicación de todo el mundo, que siguieron en directo las piruetas del globo a la deriva.

Las principales cadenas de noticias en EE.UU. interrumpieron sus programas habituales para mostrar las imágenes del globo en su recorrido por Colorado.

Las autoridades de aviación fueron alertadas ante la posibilidad de que el globo interfiriera en las operaciones normales de los aviones y la actividad del aeropuerto de Denver se vio trastocada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios