www.diariocritico.com
Los desatinos de la Cumbre Iberoamericana

Los desatinos de la Cumbre Iberoamericana

Broma de pasillos

Los uruguayos no acudieron a la ‘cumbre’ de Estoril porque andaban de elecciones. Evo Morales, tampoco, porque anda preparando las suyas…Y ¿por qué no acudió Raúl Castro? Porque estaba en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Era la broma en los pasillos de la ‘cimeira’ portuguesa.

Chávez huye del Rey y de Zapatero

Mucho se ha especulado del por qué el presidente venezolano no ha querido cruzar el charco para estar estos días en la Cumbre Iberoamericana. Pues bien, la teoría que en estos momentos se maneja es que Chávez no quería verse las caras con Zapatero, el rey y el presidente de Colombia Álvaro Uribe.

¿El motivo?, muy sencillo, España se ofreció a ser intermediaria en el conflicto Venezuela-Colombia después de que el bolivariano declarara la guerra a sus vecinos en Bogotá. Mucho ha dado de qué hablar el ofrecimiento español al venezolano, ya que Chávez ha dedicado, en más de una ocasión, unas ‘amables’ palabras para el rey y ZP caso de que actuaran en la mediación. 

La excusa oficial de Venezuela ha sido la incompatibilidad de la Cumbre con la agenda del mandatario, pero entre los círculos venezolano y de demás países lindantes los periodistas defienden la teoría de que, simplemente, Chávez no ha querido dar la cara y montar más polémica en torno a este asunto, y mucho menos en plataforma que no sea su programa ‘Aló presidente’.


La cumbre de la desinformación

Descontento, desorganización y aislamiento. Esta es la situación de los aproximadamente seiscientos periodistas que están acreditados en la Cumbre Iberoamericana de Estoril. Un ‘búnker’ en el parking del Hotel Cascais Miragem, eso si, con una conexión a Internet excelente, es el ‘hogar’ de los informadores durante estos tres días en la ciudad Portuguesa.

Dejando de lado la buena conexión, el resto es un desastre. Nadie atiende los teléfonos de las veintidós delegaciones de los países participantes, sólo seis pantallas de televisión ofrecen, con un audio pésimo y sin traducir al castellano, el directo de la Cumbre. Los folletos e informaciones de la reunión, como los discursos de los mandatarios, tampoco están traducidos al español y el personal encargado de la organización, ‘no saben, no contestan’ a las dudas de los periodistas. En fin, el descontento se respira en Estoril.









¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios