www.diariocritico.com

Faisán: y ahora, ¿Carlos Germán?

miércoles 21 de septiembre de 2011, 20:56h
El Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha hablado y ha revocado el auto de procesamiento de Pamiés, Ballesteros y García Hidalgo en el 'caso Faisán'. Punto y raya. El punto significa: "No hay paso"; la raya dice: "Vía cerrada". En Interior ya respiraban tranquilos, porque sabían -para eso es el Ministerio del Interior- que esa vía quedaría en agua de borrajas. Pero que nadie se engañe, porque nadie puede decir que esta decisión constituya un favor del juez Gómez Bermúdez al Gobierno, o a Rubalcaba: ha habido unanimidad en el Pleno para exculpar definitivamente a esta parte de la antigua cúpula policial con el chivatazo a ETA, y, por tanto, para alejar el fantasma del Faisán de Rubalcaba o de su segundo, Antonio Camacho.        

 Ahora bien, la Audiencia también le ha dicho al juez Pablo Ruz, titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, que sí, que ha habido delito con el chivatazo policial a ETA, que debe investigar por otras vías y que si no llega a tener pruebas concretas debe archivar el caso. Como se ve, una de cal y otra de arena, aunque pese más la una que la otra.        

 Porque ahora la cuestión es: ¿por qué otras vías se prosigue la investigación? ¿Acaso por los teléfonos de Moncloa y de Ferraz que venían en el informe que la Guardia Civil pasó a Grande-Marlaska en los primeros días de la investigación, antes de que Garzón se reincorporara a su Juzgado y alejara a la Benemérita del caso? ¿O acaso le dice a Ruz que investigue al equipo del hoy comisario Carlos Germán, tal y como le ha exigido la defensa del inspector J. M. Ballesteros?         

Porque la cosa no está clara, sino turbia. Ruz deberá intentar completar este rompecabezas uniendo muchas piezas. A saber:          Si el equipo que Carlos Germán vigilaba 24 horas al día el bar Faisán, ¿por qué se permite el chivatazo, que se hizo en el propio bar? O, más bien, ¿por qué no se enteraron de ese chivatazo y no aparece el autor en las cintas de vídeo?         

Cuando la Guardia Civil analizó las cintas de vídeo grabadas y entregadas por el equipo de Carlos Germán observó que había cortes en las mismas y que esos cortes eran intencionados y que ocultaban algo, ¿por qué no siguió el juez Garzón esa vía?         

¿Por qué el juez no insistió en averiguar por qué Carlos Germán no comunicó al comisario general de Información, Telesforo Rubio, que se había producido el chivatazo -que se supo por una grabación a Elosúa- hasta cuatro días después de conocerse la grabación?         

¿Por qué nadie ha querido preguntar ni responder por qué se aportaron cuatro después de los hechos y no en su momento pruebas al sumario en las que se veía al inspector Ballesteros en el bar Faisán?         

¿Quién ha destruido la cinta original de la conversación entre Elosúa y su cuñado en el coche del primero, grabada gracias a la baliza colocada en el coche?         

¿Por qué se desestimó tan alegremente la declaración oficial del comisario Cabanillas en la que acusaba a Carlos Germán de estar reticente a realizar la operación en Francia para detener, el 4 de mayo de 2006, a una parte del aparato de extorsión de ETA?         

Es, sin duda, una nueva vía de investigación. La defensa del inspector Ballesteros, así como el Sindicato Unificado de Policía, dicen que la filtración provino del entorno del equipo del propio Carlos Germán. Se denunció al juez Ruz y se le pidió que investigara esa vía. Pero Ruz hizo oídos sordos. ¿Los hará también ahora?

Lea también:

- Los principales acusados del 'chivatazo' a ETA salen airosos
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios