www.diariocritico.com

FERIA DE OTOÑO. Mano a mano de dos torerazos

Fandiño y Mora nos reconcilian con la verdadera Fiesta y olé

Fandiño y Mora nos reconcilian con la verdadera Fiesta y olé

sábado 01 de octubre de 2011, 23:02h
Lección de verdad y toreo en un mano a mano a sangre y fuego entre David Fandiño y David Mora, que deslució en parte el pésimo juego de los toros de Gavira.
Loor a David Fandiño. Loor a David Mora. Horror a Gavira. Dos hasta hace poco sembradores sin cosecha, que estaban sentados en la balaustrada de una Fiesta con escalafones dominados por pegapases mediocres, salvo ligerísimas excepciones, Fandiño-Mora, Mora-Fandiño, que tanto monta, monta tanto, van disparados hacia la cúspide. A sangre y fuego, pero con la base del valor y el toreo, este año los dos jabatos han aprovechado su oportunidad que iniciaron en Las Ventas, donde la han rematado con un emocionante mano a mano.

No se recordará un balance triunfal en cuanto a estadísticas, pero es lo de menos. Porque ambos nos han reconciliado con la Fiesta auténtica, la de los coletudos de verdad, con agallas de verdad, con técnica de verdad, con competencia de verdad y, en definitiva, con toreo de verdad de verdad de la buena. Y olé. Tras el petardo de las figuritas de pitiminí tan solo 24 horas antes, Fandiño y Mora, Mora y Fandiño nos han estremecido y nos han emocionado.

Lástima que fallara el elemento esencial: el toro. Porque el encierro de Gavira -¿alguién recuerda cuándo esta divisa comercial ha lucido en Madrid algún burel con casta, bravura y fuerza?-. El infumable encierro y el remiendo de Hermanos Lozano eran basura con cuernos, animales de los que deben sacarle los colores al ganadero, si tuviera dignidad y vergüenza, como la empresa y sus veedores. Además, los jugados en primer, tercer y último lugar, éste con síntomas de haber sido toreado, desarrollaron peligro.

Competencia en quites


Sólo el quinto apuntó ligera codicia y lo aprovechó Fandiño para una faena intermitente sobre ambas manos, pero siempre con la verdad en el cite y remate, que rubricó con un espadazo de impresión, volcándose a ley y del que salió empitonado y desmadejado, pero milagrosamente no herido. Sólo por la estocada se merecía la oreja este Fandiño que sufrió otras varias cogidas espeluznantes por jugársela de verdad, aunque por fortuna también sólo espectaculares con los de su lote, escasos de fuerza y con los que cumplió.

Como aconteció con Mora, que recibió de rodillas casi a portagayola al segundo para embraguetarse después allí mismo con tres verónicas pasionales y una media de auténtico lujo. Pero el bicorne se vino abajo, se murió a chorros, como el cuarto, impidiendo al madrileño otra cosa que nuevas verónicas y chicuelinas y dibujos muleteriles. Y Mora cerró su tarde jugándose las femorales y la vida ante el peligrosísimo sexto, siendo prendido varias veces mientras nos ahogaba la emoción a los espectadores, que respiramos cuando despenó a este enemigo con una buena estocada.

Al final, ambos, que compitieron en quites dentro de las escasas posibilidades de sus lotes, y que se brindaron mútuamente un toro, salieron por su pie entre estruendosas ovaciones, con los trajes destrozados y la dignidad torera en todo lo alto. Sólo nos queda darles las gracias, y confiar que las injustísimas y manipuladas estructuras del sistema taurino les ofrezcan en 2012 lo que se merecen. Si ocurre el milagro, que se preparen las figuras, figuritas y fugurones. Gracias y loores, Fandiño. Gracias y loores, Mora. Y olé.

Ficha del festejo.

Cinco toros de GAVIRA, y 1º, sobrero de HERMANOS LOZANO -al desceparse un pitón el anunciado del hierro titular-, desiguales de presencia, feos de hechuras excepto 5º, descastados y flojos; 1º, 3º y 6º, con peligro. IVÁN FANDIÑO: ovación; silencio; oreja. DAVID MORA: ovación; silencio; vuelta. Plaza de Las Ventas, 1 de octubre. 3ª de la Feria de Otoño. Lleno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios