www.diariocritico.com
Mario Draghi ha hecho caso a Rubalcaba (y otros)

Mario Draghi ha hecho caso a Rubalcaba (y otros)

jueves 03 de noviembre de 2011, 20:16h
Hace unos pocos días, el candidato socialista Pérez Rubalcaba, anunciaba que una de las urgencias que estaba dispuesto a afrontar era un viaje a Francfort, sede del Banco Central Europeo, para solicitar al nuevo presidente del BCE, Mario Draghi, que rebajar el precio del euro. A Rubalcaba no le ha hecho falta realizar ese viaje, y  "supermario", como ya anteriormente era llamado Draghi, ha afrontado, apenas ha tomado posesión de su cargo, esa decisión que le habían venido reclamando Rubalcaba y otros responsables de los países de la Unión antes incluso de acceder al cargo. Rubalcaba como muchos otros muchos preocupados por la marcha de la economía comunitaria y  por el euro, entienden y explican que un euro barato, lo más barato posible, ayudará a remontar la economía del bloque, actualmente en severísima crisis de crecimiento.

Sin ir más lejos, los últimos datos del Banco de España han registrado un encefalograma prácticamente plano en la marcha de la economía correspondiente al último trimestre contabilizado...En efecto, en su estreno como nuevo presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi ha decidido bajar los tipos de interés del 1,5% al 1,25%, ante las amenazas de recesión que se ciernen sobre toda Europa (incluida Alemania) y las presiones de algunos países y varios organismos, como la OCDE, que reclamaban un precio del dinero más bajo para dar algo de aire a la economía europea. La decisión, según reveló el nuevo responsable del instituto emisor en la tradicional rueda de prensa que sigue a cada consejo del BCE, se ha tomado por unanimidad del Consejo de Dirección del Banco emisor del Euro. "Las tensiones actuales de los mercados financieros pueden dañar el crecimiento económico en la segunda mitad de este año. El panorama económico está sujeto a una incertidumbre alta y a una serie de riesgos, algunos de los cuales se han materializado, empeorando las previsiones de crecimiento", argumentó Draghi, quien no ha descartado una leve recesión en el último tramo del ejercicio. Siguió explicando que son varios los factores que pueden dañar el crecimiento, entre ellos el frenazo en la demanda global y la inestabilidad financiero. Draghi, subrayó que la evolución económica ya se ha deteriorado. "La incertidumbre es particularmente alta", ha insistido el presidente del BCE, que señaló que en el origen de esta inestabilidad se encuentran Grecia y el riesgo de contagio hacia el resto de la eurozona de sus problemas de financiación. Preguntado sobre la situación del país mediterráneo, Draghi afirmó que "es difícil comentar los acontecimientos políticos", aunque se ha mostrado confiado en que si el programa de rescate se aplica, junto con las medidas europeas, debería empezar a vislumbrarse una salida. Para ello, también ha defendido que "todos los Gobiernos de la zona euro deben estar listos para tomar cualquier medida adicional que sea necesaria".

La austeridad fiscal y las reformas estructurales, ha defendido, deben ir de la mano, para aumentar la competitividad y flexibilidad de las economías. Draghi también ha apostado por una reforma del mercado laboral para que los salarios se ajusten a las necesidades de las empresas, apartado en el que ha defendido la necesidad de moderación. No solo de los sueldos, sino también de los beneficios.  Anunció también Draghi que, junto al recorte en el precio del dinero, el BCE mantendrá su programa extraordinario de compra de bonos de los países bajo presión en los mercados de financiación con el objetivo de evitar un incremento descontrolado en los precios de su deuda, como medida temporal, limitada y sujeta a cierta condicionalidad", es decir, a que los Estados afectados cumplan sus programas de ajuste. "El BCE no puede ser el prestamista de último recurso de los países", advirtió Draghi...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios