www.diariocritico.com
Un gobierno fuerte, en plena debilidad

Un gobierno fuerte, en plena debilidad

miércoles 06 de junio de 2012, 08:50h
El gobierno de Mariano Rajoy se encuentra en medio de una tremenda paradoja: nunca antes hubo un ejecutivo con tanto poder institucional (central y autonómico), que resultara al mismo tiempo tan débil ante la coyuntura económica y política. Eso es algo que le está costando mucho asimilar y que todavía no encajan bien en Génova. Los miopes del aparato popular seguirán reclamando que tienen derecho a seguir con las reformas como les parezca, porque tienen la mayoría absoluta, independientemente de lo que suceda con el navío del Estado.

¿Cuándo van a entender algunos en Génova que tener mucho poder institucional no significa que puedan controlar la realidad que vivimos? De hecho, no pueden controlar los parámetros impuestos por Bruselas. Tampoco el descontrol interno del sistema financiero. Y desde luego no pueden controlar la presión social. Rajoy acertaba plenamente cuando dijo aquello de que no podían sacar solos al país de la crisis. ¿Qué debe sucederle al Estado para que en el PP saquen todas las consecuencias de esa idea?

Sin embargo, ahora se han sumado a esos riesgos otros que emergen desde fuera del equipo de Rajoy. Unos aparecen por la derecha y otros desde la oposición.

Como es sabido, Rajoy siempre ha tenido un flanco derecho que le considera un líder débil. Eso se manifestó ampliamente estando en la oposición aunque pareció desaparecer después del notable éxito electoral del PP en los últimos comicios. Pero a la mínima percepción de debilidad gubernamental frente a la coyuntura, parece que ese sector de la derecha social y política regresa por sus fueros. Algunos de sus ínclitos voceros -y algún que otro reproductor- han comenzado a plantear que si España llega a ser intervenida o lo fuera su sistema financiero, Rajoy habría agotado todo su capital político y debería renunciar. Ni más ni menos. Los efectos de ello en nuestro sistema político y en las reglas del juego democrático les traen al pairo.

Aunque haya sido pura coincidencia en el tiempo, la confirmación del doble discurso del PSOE, que por un lado alude a la necesidad de un pacto de Estado y por otro hace una oposición de tierra arrasada (hoy martes escenificada en el Senado), tiende a incrementar el riesgo de que, finalmente, el actual partido socialista acabe inclinándose por aprovechar los ataques que sufre Rajoy desde la derecha y juegue a favor de la idea irresponsable de la renuncia del Presidente de Gobierno. Ya nada puede sorprenderme en esa mutación de la socialdemocracia que resulta hoy el PSOE. De hecho, ya hemos visto cómo se le ha doblado el brazo a Rubalcaba dentro de su partido en recientes oportunidades. Me gustaría saber qué actitud adoptaría el PSOE si los ataques al Gobierno desde la derecha suben de tono.

Creo que la opinión pública debería ser capaz de discernir claramente lo que nos estamos jugando en estas horas críticas. La ruptura de las reglas del juego democrático, sobre todo respecto de la autoridad legítimamente constituida, sólo contribuiría en España a incrementar poderosamente el riesgo de la ingobernabilidad. En este país, un gobierno tecnocrático tipo Italia o un despelote gubernamental tipo Grecia, dejarían el terreno perfectamente preparado para la ruptura de los consensos básicos de convivencia. Claro,  a menos que nos apuntemos al asambleismo sin destino que proponen algunos desde el 15-M. Por todo ello, parece necesario descalificar desde su origen esa idea irresponsable de la renuncia del Presidente de Gobierno si algún sector de la economía española llegara a necesitar del rescate externo. En realidad, esa idea es un perfecto huevo de serpiente.   
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios