www.diariocritico.com
Cesión de soberanía, tutela, o intervención 'de segundo grado'

Cesión de soberanía, tutela, o intervención "de segundo grado"

miércoles 11 de julio de 2012, 07:52h
Los medios informativos no han ahorrado calificativos y descripciones sobre lo que significan los acuerdos alcanzados con el Eurogrupo por el ministro De Guindos para disponer de la primera entrega de la línea de crédito de hasta 200.000 millones de euros para salvar bancos con problemas. Un diario, El Periódico de Cataluña, titula este miércoles su ejemplar "In-ter-ve-ni-dos"., y explica que "Bruselas somete a España a un régimen similar al de Grecia, Portugal e Irlanda". El País ya hablaba este lunes de cesión de soberanía u ahora insiste: La UE pone bajo tutela a España. El Mundo dice que la UE pone a los bancos españoles a sus órdenes.. La Gaceta señala que Bruselas quita competencia a España por el rescate a las entidades financieras. Según ABC, la UE impone duros controles por las ayudas a la Banca. En La Vanguardia se destaca que el Gobierno pierde poder sobre el Banco de España, que cede competencias a la Unión. La Voz de Galicia también asegura en su primer gran titular de portada que España cede soberanía. Y de parecida manera lo cuenta Expansión, también en su gran titular de portada: La UE tutela la economía española. Y en Cinco Días se repite el término:  Bajo tutela... En varios periódicos se explican y detallan las treinta y dos condiciones que asume España a cambio de esa famosa línea de crédito que Mariano Rajoy relató, en su momento, que había presionado para alcanzar...

Pues bien, en efecto, el Ministerio de Economía deberá transferir antes de final de año al Banco de España poderes sancionadores y capacidad para dar licencias bancarias, según las condiciones pactadas por el Gobierno con el Eurogrupo para recibir ayuda financiera. "Debe garantizarse un mayor refuerzo de la independencia operativa del Banco de España", asegura el Memorando de Entendimiento acordado la pasada madrugada y en el que se incluyen esas mencionadas 32 condiciones a cambio de la ayuda europea de hasta 100.000 millones de euros que recibirá España para recapitalizar su sector bancario. El texto exige a España dar más poderes a su banco central, que además tendrá que llevar a cabo un ejercicio interno para detectar posibles deficiencias en su funcionamiento y pasará a estar más controlado por el Banco Central Europeo. Este proceso, que debe repasar los procedimientos de supervisión y toma de decisiones, deberá llevarse a cabo antes del fin de octubre. Al mismo tiempo, Europa reforzará claramente su supervisión del sector bancario español y el cumplimiento de todo lo acordado a cambio de la ayuda. De manera que la 'troika'  que integran la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y, en este caso, la Autoridad Bancaria Europea (EBA), en lugar del Fondo Monetario Internacional (FMI), "verificará en intervalos regulares las condiciones" vinculadas al plan y su cumplimiento con "misiones" e informes trimestrales por parte de España. "La revisión de las actividades del FROB (Fondo Ordenado de Resolución Bancaria) en el contexto del programa, serán regulares", señala el Memorando, cuya firma definitiva está prevista para el 20 de este mes. El Eurogrupo recuerda a España que existe "una estrecha relación" entre los desequilibrios, las finanzas públicas y la solidez del sector financiero y por eso vigilará "regularmente y de cerca" el progreso que haga el Gobierno a la hora de cumplir sus compromisos macroeconómicos, y recuerda, en ese memorandum, que la supervisión del progreso se hará en paralelo al proceso de revisión formal de la asistencia financiera. "Hay una estrecha relación entre los equilibrios macroeconómicos, las finanzas públicas y la solidez del sector financiero, y por eso el progreso con respecto a la implementación de los compromisos bajo el procedimiento por déficit excesivo y con respecto a las reformas estructurales, será vigilado regularmente y de cerca".

España deberá comunicar semanalmente los datos de depósitos bancarios, de posición de liquidez y, además, trimestralmente informará sobre la exposición a la deuda pública. Además, el rescate financiero conlleva la creación de una institución fiscal independiente que supervise la política fiscal española. El borrador del memorando recoge también que España debe "poner en marcha las recomendaciones" de la Comisión Europea para reducir el déficit excesivo, así como impulsar "reformas estructurales". Y entre esas 'recomendaciones' se encuentra la subida del IVA, la supresión de la deducción por compra de vivienda, aplicar la reforma laboral, mejorar las políticas activas de empleo, liberalizar los servicios profesionales y las barreras para la apertura de comercios, completar las interconexiones energéticas y resolver el problema del déficit de tarifa. También exige la UE a España el cierre de las entidades problemáticas inviables cuya quiebra no ponga en riesgo al conjunto del sector, aunque no identifica qué bancos deben cerrarse. "Para los bancos no viables que necesiten fondos públicos, las autoridades españolas tienen que presentar un plan de resolución ordenada", señala el memorándum. Estos planes deberán garantizar la estabilidad financiera, en particular protegiendo los depósitos de los clientes, minimizando el coste para los contribuyentes y permitiendo que los bancos sanos puedan adquirir activos en un proceso competitivo. El memorándum clasifica las entidades españolas en cuatro grupos: las nacionalizadas (Bankia, Noavacaixagalicia, Banco de Valencia y Catalunya Caixa), que son las que recibirán la ayuda más pronto. Segundo, las que necesitan más capital y no pueden lograrlo en el mercado. En tercer lugar, los bancos que requieren reforzar sus recursos pero pueden recurrir a inversores privados. En cuarto lugar, los bancos que no necesitan ningún tipo de ayuda, grupo en el que los analistas sitúan al BBVA, Santander y Caixa Bank.

La UE considera que la liquidación ordenada puede aplicarse tanto a los bancos del primer grupo como a los del segundo. A finales de agosto, España deberá aprobar una norma que refuerce los poderes del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en materia de resolución. El resto de entidades que reciba ayudas deberá presentar un plan de reestructuración que compense cualquier posible distorsión de competencia. El plan debe minimizar los costes para los contribuyentes y para ello se obligará a asumir pérdidas en primer lugar a los accionistas y después a los inversores en capital híbrido y deuda subordinada. Los bancos estarán obligados a vender participaciones y activos que no sean centrales a sus actividades, así como a prohibir el pago de dividendos y limitar el sueldo de los directivos. Los activos problemáticos de los bancos que reciban ayudas se segregarán rápidamente de su balance y se transferirán a una sociedad de gestión de activos a precios razonables, lo que se conoce como 'banco malo'. El FROB contribuirá con capital a esta especie de 'banco malo' -aunque el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha dicho que no está decidido si será uno o varios-, que emitirá bonos estructurados de forma que puedan usarse como colateral ante el Banco Central Europeo (BCE).

Esa es nuestra situación. Para este miércoles, la gran duda consistía en comprobar con qué "grado de satisfacción" iba a contar Rajoy en el Congreso tamaña novedad...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios