www.diariocritico.com

Exclusiva Diariocrítico

Un teniente coronel 'abronca' a los guardias de Tráfico de Talavera por no poner multas

Un teniente coronel 'abronca' a los guardias de Tráfico de Talavera por no poner multas

· El teniente coronel fue grabado mientras abroncaba al Destacamento
· Les pidió que fueran ‘chivatos’ y les amenazó con rebajarles la productividad

La situación en la Guardia Civil va de mal en peor: un teniente coronel amenazó al Destacamento de Tráfico de Talavera de la Reina durante una ‘arenga’ por la situación de ‘baja productividad’ y de alto conflicto que vive la plantilla. Así consta en un documento sonoro del acto al que ha tenido acceso Diariocrítico. La grabación, que dura más de una hora, no tiene desperdicio: pidió que se ‘chivaran’ contra dos cabos –sin citarlos- del Destacamento, les recriminó el que pusieran pocas multas y les amenazó con distribuir discrecionalmente la productividad.

“Hoy se da la productividad a todo dios que esté presente en el grupo, no me parece justo (...) Aquí hay gente que en seis meses ha puesto 20 denuncias y yo no digo que la denuncia sea el fin, pero la denuncia es el medio”. Quien así habla es el teniente coronel de la Guardia Civil José Luis Romero en una ‘arenga’ dada al Destacamento de Tráfico de Talavera de la Reina, que desde hace tiempo arrastra gravísimos problemas.

Talavera de la Reina, junto con Badajoz y ahora A Coruña se han convertido en la punta de lanza de la contestación de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil contra la política seguida por los Ministerios de José Antonio Alonso (Defensa) y Alfredo Pérez Rubalcaba (Interior) con responsabilidades en la Benemérita.

Según ya les hemos informado, el 80 % de la plantilla de A Coruña está de ‘baja psicológica’, pero es que algo muy parecido está ocurriendo en Badajoz, mientras el Destacamento de Talavera de la Reina atraviesa desde hace tiempo una situación crítica por las supuestas represalias sufridas por un cabo motorista desde –al parecer- uno de los mandos.

Esta situación motivó que el teniente coronel jefe, José Luis Romero, reuniera al Destacamento y les ‘arengara’ durante más de una hora. Un documento sonoro al que ha tenido acceso Diariocrítico. Lo que se dice en esa reunión no tiene desperdicio.

El teniente coronel comienza afirmando que “el Destacamento de Talavera tiene una enfermedad... yo he estado haciendo un tratamiento paliativo para tratar de resolver un problema”; es decir, lo compara con materia orgánica y dice que va a cortar por lo sano. Afirma que “en este Sector hay muchas cosas que hacer, poco tiempo complementario y pierdo mucho tiempo en tonterías, en capulladas. Pierdo mucho tiempo en solventar instancias de gente que lo único que quiere es embrutecer, emponzoñar, entorpecer...”, refiriéndose a la actuación de determinados guardias a los que, sin embargo, no llega a señalar expresamente.

Este mando de la Benemérita afirma que “lo tengo muy claro: voy a procurar que todo el mundo tire para arriba y si no me dicen quién está colgado de él [un supuesto tronco al que hay que transportar de un lado a otro, un recurso literario utilizado por el teniente coronel], peor para ustedes”.

Y la amenaza llega a continuación: “Les prevengo: desde hoy en lo sucesivo al que vea que infringe la norma en este Destacamento, y me refiero, desde el primer café de por la mañana, irregularidades en el servicio, quejas que de usuarios que tengan un mínimo de base... y me estoy tragando muchas cosas porque quiero defender a los guardias, pero cuando el guardia no me apoya, yo no tengo el debe moral de apoyar al guardia, ¿cristalino, verdad?”. Para llegar a la amenaza final: “Por culpa de unos cuantos, 750 hombres que vivían con un cierto relax pues vana vivir con menos relax”.

En este Destacamento en concreto, al parecer, se culpa al capitán de la Compañía de Talavera de la grave situación creada, pero para el teniente coronel citado la culpa del ‘bajo rendimiento’ y el fuerte grado de estrés entre los guardias está claro: “Si alguien quiere emponzoñar las cosas para que al capitán de la Compañía de Talavera le vayan mal las cosas, que me parece totalmente desleal obrar así, si alguien juega a ese juego... en tanto y cuanto sepa quien es ese señor, tomaremos medidas, pero en tanto y cuanto esto no se tranquilice, en tanto en cuanto las aguas estén movidas, no cambiaré de actitud, así que cada cual se aplique lo que proceda en su campo... y me importa un huevo y la yema del otro que vayan con este cuento a donde quieran... a la prensa... a donde quiera que sea”.

Más tarde, el mando recrimina supuestas actitudes de algunos guardias que, supuestamente también, se dejarían invitar a tomar café: “¡Por un puto euro que vale un café!... que todos los días me tomo un café y son 22 euros al mes, me voy poniendo en boca de la gente... Si es que a mí me da vergüenza que no me cobren el café... Cuando el guardia dice: ‘¡Oye, cóbrame!’, la gente se calla a ver qué es lo que va a hacer, a ver si el guardia paga o no paga...”.

La cinta, como decimos, no tiene desperdicio. El teniente coronel afirma que “quiero conseguir que todos ustedes tiren del tronco para arriba y que aquel que no empuje hacia arriba, o incluso se cuelga del tronco, ustedes lo señalen voy a decir más: hoy la productividad no es lo que era antes, lo que yo proponía...”. Es decir, propone que hagan de acusadores de compañeros frente al mando.

Y, de no hacerlo así, llega la amenaza a donde duele, al bolsillo: “Hoy se da la productividad a todo dios que esté presente en el grupo, no me parece justo... Aquí hay gente que en seis meses ha puesto 20 denuncias y yo no digo que la denuncia sea el fin, pero la denuncia es el medio...”.

Dicho lo anterior, señala el teniente coronel en cuestión: “Que no es represalia; simplemente he decidido que el destacamento no funciona como yo quiero que funcione y voy a conseguir que la gente trabaje. ¿Cómo voy a conseguir que la gente trabaje? Con la productividad... El señor que no me dé un rendimiento continuado adecuado, hago uso del punto correspondiente y digo tú no vas a cobrar la productividad porque yo decido que no la cobras”.

No obstante, parece que un poco de democracia ha entrado incluso en las ‘casas-cuartel’, porque al mando de la Benemérita se le oye muy claro decir, en un diálogo con los guardias, que “cuando empiezo a repartir estopa, si la culpa sospecho que es del de arriba... yo no empiezo por el de abajo, empiezo por el de arriba... Si el problema está aquí porque el capitán lo propicia, no les quepa la menor duda de que a mí no me va a temblar el pulso en dar contra el capitán”.

Puede ver el vídeo aquí:


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios