www.diariocritico.com

Culparán a Rubalcaba de 'oportunista' y demonizarán a los medios que den pábulo a Bárcenas

El PP cambia de estrategia: de la 'roldanización' de Bárcenas a pedir disculpas por haber tenido a un supuesto ladrón

El PP cambia de estrategia: de la 'roldanización' de Bárcenas a pedir disculpas por haber tenido a un supuesto ladrón

martes 23 de julio de 2013, 09:48h
El PP va a experimentar un cambio más en su estrategia: va a pasar de la 'roldanización' de Bárcenas -objetivo ya conseguido- a pedir disculpas a la ciudadanía por haber tenido en sus filas, sin saberlo, a un supuesto delincuente como el extesorero nacional del PP. Van a alegar que Bárcenas actuaba de manera solitaria y para su exclusivo provecho, que la dirección del PP no sabía de sus manejos y que se van a poner todos los medios necesarios para que otro supuesto 'ratero' no vuelva a ocupar cargos de tanta responsabilidad.
Piensan que así, pidiendo disculpas y prometiendo regeneración política, Mariano Rajoy, Dolores de Cospedal y demás dirigentes actuales del PP saldrán incólumes de la situación en las que les ha colocado el otrora todopoderoso tesorero del partido.

Esta segunda parte de la estrategia del PP, auspiciada por 'cerebrines' como Pedro Arriola o Moragas, sobreviene después de conseguir que haya calado en la opinión pública la idea de que Luis Bárcenas es como fue Luis Roldán: un supuesto delincuente que actuaba sólo para su beneficio personal y que todo lo que diga está contaminado y forma parte de una estrategia de defensa para librarse él mismo a través de la política del ventilador. Rafael Hernando ha sido el más 'explícito' en esta nueva estrategia de no dar la cara: "Hay quien ha decidido fabricar unos papeles para realizar un chantaje al Estado y no ha conseguido absolutamente nada. La prueba es que es un presunto delincuente que está en Soto del Real".

Por tanto, ahora que ya han conseguido 'roldanizar' a Bárcenas, se pone en marcha la segunda, tercera y cuarta parte de la estrategia, todas juntas. Primero, pedir disculpas por haber fallado en la 'vigilancia' de los que ocupan los cargos públicos en el partido, es decir, de no 'haberse enterado' de lo que supuestamente hacía Bárcenas aprovechando su puesto; segundo, prometer una regeneración política con la puesta en marcha de todos los mecanismos de control necesarios para que no se vuelva a 'colar' otro Bárcenas en el partido, al menos en esos cargos, y tercero, responsabilizar al PSOE de actuar de forma 'oportunista' y sin tener en cuenta los intereses de España.

La nueva estrategia la empezó a poner en marcha la secretaria general del PP, María Dolores Cospedal, que, aunque aún tiene que explicar muchas cosas de su gestión, como la acusación de haber recibido 200.000 euros para una concesión en Castilla-La Mancha, inició el lunes un ataque directo a quien la acusa: "Tenemos que impedir que individuos con conductas reproblables, como las que hemos conocido, puedan encontrar acomodo en nuestra democracia", dijo, en un foro periodístico, para añadir que "Mariano Rajoy va a comparecer y lo quiere hacer para calmar ese clima de alarma social que algunos injustificadamente quieren crear".

En esa misma intervención, Cospedal lanzó el resto de mensajes que ahora están siguiendo ya otros líderes del partido, como González Pons o Carlos Floriano: "Tenemos que impedir que individuos con conductas reproblables, como las que hemos conocido, puedan encontrar acomodo en nuestra democracia y puedan sacar ventaja a costa del conjunto de la ciudadanía o de las libertades reconocidas en nuestro país. Los ciudadanos no pueden tener la más mínima duda de parte de quién estamos y por qué intereses velamos".

Y de ahí, desde una petición muy peculiar de disculpas, al tercer paso: la demonización de la oposición de izquierdas, que se atreve a pedir responsabilidades políticas por el 'caso Bárcenas'. La idea básica ya la ha marcado Cospedal en el argumentario del PP: "Parece que el oportunismo se impone como alternativa política y amenaza con arraigarse en la vida pública dos años más".

Y junto al rechazado del 'oportunismo' de Rubalcaba, la demonización de otros líderes políticos y sobre todo mediáticos, auténticos 'antipatriotas' que quieren impedir que España prospere: "Algunos, que se consideran líderes políticos o mediáticos, sean capaces de poner en tela de juicio la estabilidad política de nuestro país sobre la base de las declaraciones de un presunto delincuente. Si en nuestro país aceptamos un listón así de bajo, ¿qué futuro nos espera? Uno peor que el que tenemos y, seguro, no es el que deseamos para nuestro hijos".

En fin, que ésa es la nueva estrategia anti-Bárcenas del PP y va a quedar plasmada día a día en todos los argumentarios que de la calle Génova salen.
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios