www.diariocritico.com
Susana, la loctite del PSOE

Susana, la loctite del PSOE

martes 19 de noviembre de 2013, 07:55h
Ea, ya tienen su eslógan para el congreso del próximo fin de semana, "Andalucía, la fuerza que nos une". Un lema absolutamente falso porque Andalucía se la trae al fresco y la única fuerza que actualmente une al PSOE se llama Susana Díaz, simplemente porque se ha convertido de la noche a la mañana en la gran esperanza blanca que es capaz de sacarles del atolladero en el que se hayan sumidos. A estas alturas a Susana le le podría apodar con el apelativo de "La loctite" porque en un abrir y cerrar de ojos ha sido capaz de aunar voluntades dispersas y sellar disidencias que amenazaban con romper lo poco que queda del socialismo que fundó Pablo Iglesias. En Granada, el próximo fin de semana, tendrá lugar el respaldo por aclamación de la nueva lideresa como secretaria general del PSOE andaluz, la federación más importante de España que tiene la clave para ganar cualquier primaria. Los ochocientos delegados que acudirán a la capital de la Alhambra lo tienen medianamente claro. El respaldo obtenido por Chaves o por Griñán, hace tan sólo cuatro y dos años, respectivamente, va a quedar en pañales. No va a ser éste un congreso a la búlgara como los anteriores, sino un plebiscito que apuesta por la unanimidad. Cien de cien, ochocientos síes de ochocientas papeletas, pleno al quince, respaldarán a la que ya se configura como futura heredera de Alfredo Pérez Rubalcaba no sólo al frente del Partido Socialista sino también com posible candidata futura a la Presidencia del Gobierno de España.

La pregunta que yo me hago, y que me imagino que se harán muchos de ustedes es ¿qué ha hecho Susana Díaz para conseguir en pocos meses tanta unanimidad, tanto apoyo, tantas alabanzas de tirios y troyanos? Uno siempre ha pensado que los líderes políticos gozaban de cierta solvencia intelectual que los situaba un escalón por encima de la media nacional. Sin embargo Susana no ha demostrado todavía nada de nada. No es ninguna lumbrera porque tardó más de diez años en acabar la carrera de Derecho; nunca se le han visto acciones ejemplarizantes de lucha contra la Dictadura como a sus antecesores Felipe González o Alfonso Guerra porque nació cuado la democracia ya estaba instaurada; tampoco ha demostrado una efectividad singular en sus puestos públicos como concejala de Sevilla o consejera de Presidencia y está por ver cómo lo hace como presidenta de la Junta de Andalucía, y si hay algo que ha hecho bien hasta ahora es el poder vivir exclusivamente de la politica desde antes de que alcanzara la mayoría de edad. Eso sí ha demostrado fehacienemente que conoce a la perfección los entresijos del partido y sus cloacas desde los que ha manejado a su favor cualquier disidencia laminando a todos los que pretendían hacerle sombra. Desde José Antonio Viera a Gutiérrez Limones pasando por Manuel Chaves, Gaspar Zarrías, MIcaela Navarro, Luis Planas o Luis Pizarro pueden dar fe de su maquiavélica forma de cortar cabezas disidentes sin mancharse la manos de sangre.

Con todo lo que más me alucina es la forma con la que ha sido acogida en los mentideros políticos de Madrid por sesudos analistas y tertulianos que la han elevado a los altares como si fuese la aparición de una Virgen. Ni su intervención en el hotel Ritz ni su discurso en la Conferencia Política del PSOE han sido han sido, ni en el fondo ni en la forma, piezas como para figurar en el olimpo de la oratoria. Al fin y al cabo, Susana ha dicho en Madrid lo que piensan en noventa por ciento de los afiliados socialistas en Andalucía. Uno, que la gestión de Rodríguez Zapatero fue nefasta, aunque disculpable; dos, que el PSOE necesita un líder fuerte que se elija en primarias (¿como ella?); y tres, que Cataluña es España y no puede seguir jugando a la actual deriva independentista. Y poco más. ¿Algo nuevo bajo el sol? Sinceramente yo creo que no. Lo que Susana ha dicho en público y lo han aumentdo hasta la saciedad los ecos mediáticos, lo comentamos casi todos, todos los días, en nuestras tertulias de café y no por eso nos sacan a hombros ni recibimos una cerrada ovación. Otra cosa es que Rubalcaba ande el hombre agobiado por sus miedos a perder apoyos internos y no se atreva a cantarle las cuarenta a Pere Navarro o a cualquier otro que pueda hacerle la más mínima sombra.

Dicho lo dicho, un aviso a navegantes. Dios no quiera que en un futuro a medio plazo estemos tan ciegos que los árboles no nos dejen ver el bosque y decidamos que Susana Díaz pueda conducir los destinos de España dentro de pocos años. La decepción del desastre de Zapatero puede quedarse en pañales. Ojalá me equivoque por el bien de Susana y del PSOE, y el de todos los españoles que no vamos a ser capaces de soportar de nuevo otra década de crisis como la que nos dejó en herencia el tal Rodríguez.  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios