www.diariocritico.com

Aquí y ahora hay lo que hay: poco, nada, o menos nada

Con la D de Debate

sábado 01 de marzo de 2014, 09:21h
He seguido poco el llamado "debate sobre el estado de la nación". Entre otras razones, porque, desde el principio apuntaba a más de lo mismo o peor. Los discursos del presidente y los discursos del líder de la oposición menos minoritaria, coincidían en un 99% con los discursos perdidos o vacíos de años anteriores. Y con los discursos de los lidercillos de otras oposioncillas, aunque los hubiese cabales y coherentes, no cuenta ni apenas canta el bipartidista D. Capital Marrullero y Sádico...disfrazado de centro derecha o de centro izquierda según le convenga.
En realidad, las limitadas opciones políticas con escasa o escasísima representación en el Congreso, sirven para que el sistema hincha capitalista intente dar credibilidad a su falsa libertad...y acaban entrando al trapo de las trabas, tramas y trampas del falso bipartidismo. A los abstencionistas o votantes en blanco...ni caso, por si acaso. Lo cierto es que el porcentaje de abstencionistas supera con creces el porcentaje de votos que obtiene el partido ganador de las elecciones. Y si a la abstención le sumamos los votos en blanco más los votos a las otras opcionillas políticas, superan o superarán a la suma de los votos bipartidistas. Es decir, con este "tinglado democrático", un partido puede tener mayoría absoluta y absolutista con el veintitantos por ciento del total de los votos del censo electoral. Ese es el resumen de la historia y trayectoria de las democracias occidentales ¿Dónde están la utilidad y eficacia de las excepciones?

Sí, D. Capital Marrullero y Sádico es el único, exclusivo y verdadero dirigente del sistema. Los "dirigentes" bipartidistas solo son sus cómplices, empleados o marionetas; en el caso de los "dirigentes" no bipartidistas, solo son justificaciones injustificables e imposibles para cambiar o transformar el trastornado sistema hincha y ultra capitalista. Debate es: discusión sobre una cosa o cosas entre dos o más personas. El debate, los debates son palabras, hipótesis, dichos con y sin dichas. Hay debates buenos, regulares y malos. En la mayoría de los casos están calculados, no son lo que parecen, suelen ser debatillos hipócritas o superficiales porque de los dichos a los hechos...hay pechos, techos y trechos.

Debates y actuaciones calculadas para mantener las cuotas o cotas de decisión y poder, diciendo lo que los fieles o clientes quieren oír...con un plus añadido de demagogia por si captan algún seguidor o consumidor nuevo, despistado o perverso. En política, en esta bipartidista y falsa política, se trata de sumar adeptos y adictos para las causas abstractas, absurdas u obtusas que nos ofrecen...como si de un negocio sin ton, ni son, ni compasión se tratara. Dicen que de todos los seres vivientes solo hay dos que tropiezan en la misma piedra: los burros y los hombres. Es evidente que abundan los hombres burros...porque nadie cabal asume y entiende lo que está pasando.

Aquí y ahora, primeros de marzo del año 2.014, el resumen del discurso del presidente es: los inversores y observadores extranjeros ven distinta a España...empieza la recuperación y el crecimiento. Ver distinto, puede ser para mejorar, maquillar o empeorar lo establecido. Esos argumentos son tan vagos como cansinos y repetitivos: ¿Las inversiones son productivas o especulativas? ¿Los observadores son creíbles o creídos? ¿Recuperación en qué y para quién? ¿Crecimiento o más endeudamiento? ¿Las exportaciones son rentables o ruinosas? ¡Que desfachatez! El líder de la oposición menos minoritaria está contento de sus intervenciones en el debate del estado de la nación. ¡Que alarde de convencimiento e imaginación!

Con genios -podrían ser aptos para otros menesteres- de ese calibre, sube el desaliento y baja la autoestima...aunque las cotorras y loros bipartidistas en sus medios de manipulación pierdan el tiempo y hagan perderlo, opinando quien de los dos superdotados ha "triunfado" en el casi mano a mano del perdido y vacío debate. Lo que sí ha aumentado  en los últimos doce meses es la desigualdad; la explotación, esclavitud y economía clandestina; la incertidumbre; la agresividad y el embrutecimiento; los casos y causas de corrupción; la deuda pública, mixta y privada; los beneficios de empresas con intereses en los paraísos fiscales; la inestabilidad económica, laboral y emocional; el paro, etc. etc.  La solución a ese rosario de problemas y conflictos es:

A) Poner en marcha una tarifa plana de 100 euros al mes a la Seguridad Social para intentar aumentar los contratos laborales "indefinidos". Pero, ¿qué repercusión  tendrán a la hora de hacer cuentas en la recaudación y las pensiones? ¿Es competencia desleal en y con las tarifas habituales a la hora de ofertar y demandar las mercancías o servicios X?B) Las rentas inferiores a 12.000 euros anuales no pagarán el IRPF a partir de 2.015. ¡Jope, que presidente más macho y marchosos! ¿Cómo van a pagar si los ingresos nos les alcanzan ni para cubrir las necesidades básicas?

Los analistas, sin distinción, aseguran que las ocurrencias A y B descolocaron al líder de la oposición menos minoritaria. ¡Jope, o no estaba en su sitio, o es muy fácil desbordarlo! ¿Oposición en la forma o en el fondo? ¡Que bajo está en nivel de exigencia, capacitación y dignidad! Lo que también ha disminuido son: las cotizaciones a la Seguridad Social; los trabajadores en activo; los derechos adquiridos y necesarios; el sentido común en la aptitud y actitud de demasiados dirigentes; el civismo y el respeto; la atención y protección a desamparados y discapacitados; la ciencia, la conciencia, la paciencia y la experiencia; la credibilidad del sistema, etc. etc. Claro, clarísimo que en asuntos esenciales pasaron de puntillas o no tuvieron valor y ética para estudiarlos y examinarlos.

Asuntos como: privatizaciones y nacionalizaciones; corrupción y corruptores; empleos de asesores y enchufados bipartidistas; las precisas actualizaciones de la Constitución y de la Ley Electoral; la opacidad o la transparencia de demasiados entes y gestores de todo tipo y condición; la obediencia o el conocimiento de intereses extranjeros en nuestro país; poner límite al enriquecimiento individual o de grupo; planificación para que trabajos autónomos, por cuenta ajena, o empresariales, tengan solidez y proyección; ejemplaridad en los dirigentes; denuncias, sanciones y dimisiones a los que engañándose han engañado al prójimo y a lo público; dejar casi todas las iniciativas de crear y crecer a las manos y pies de mercados y mercaderes sin pesar y medir con mesura los efectos y defectos secundarios; despilfarrar y mentir; orden de prioridades y escala de valores; evasivas sobre justicia social e integral, etc. etc.

Indigna o fastidia tener que pagar religiosamente más o menos impuestos en un estado con tantísimas lagunas, carencias y falta de autocríticas.Por todo lo expuesto y por lo que se puede y debe exponer; el debatillo sobre el estado de la nación fue vacío, anacrónico y perdido. Con la D, de Debate; enumero calificativos de lo que intuí y percibí en los discursillos del presidente y del líder de la oposición menos minoritaria. Los discursillos y batiburrillos leídos por el presidente fueron: decadentes, decrépitos, defectuosos, demacrados, demenciales, demoniacos, denigrantes, deplorables, depravados, depresivos, desaboridos, desafortunados, desagradables, desajustados, desalmados, desanimados, desapegados, desapercibidos, desastrosos, desatinados, desavenidos, desazonadores, descabezados, descarriados, descastados, descerebrados, descompensados, descompuestos, desconfiados, desconsiderados, desacreditados, descorteses, descuidados, desechables, desenfrenados, desafiantes,  desesperanzadores, desfasados, desfavorables, desgraciados, deshonestos, desidiosos, desérticos, desiguales, deslavazados, deslucidos, desmadrados, desoladores, desordenados, despectivos, déspotas, despreciables, despreocupados, desprestigiados, destructivos, desvergonzados, detestables, devastadores, difamadores, difusos, dispersos, distantes, distorsionadores, divos, dogmáticos, draconianos, dudosos, duplicados, duros. Dictatoriales. 
Los discursillos orales del líder de la oposición menos minoritaria no huelen a: descriptivos, deseables, desenvueltos, despejados, despiertos, destacados, detallistas, determinantes, didácticos, dilectos, diligentes, dinámicos, directos, díscolos, disconformes, discrepantes, disidentes, disponibles, dispuestos, dispositivos, distinguidos, distintivos, diversos, docentes, doctos, documentados, duchos, duraderos. Diáfanos.En uno y otro hubo mucho de discursos: desacertados, desaprovechados, descalificados, despistados, desprevenidos, descontinuados, diminutos, domesticados, dormidos, dubitativos. Decepcionantes. Aquí y ahora hay lo que hay: poco, nada, o menos nada. Cada cuatro años hay elecciones generales; varios meses antes y varios meses después se paraliza parte  del aparato gubernamental en espera...de acontecimientos. En los tres años restantes hay elecciones locales, autonómicas y europeas. Es decir, solo hay tiempo para parchear y tirar a trancas y barrancas en detrimento de resolver los múltiples y dolorosos  problemas habidos y por haber.

Las otras opciones políticas más minoritarias, los abstencionistas y los votantes en blanco, o se organizan, agrupan y proceden, o solo sirven para hacer el paripé a un sistema prostituido y putrefacto que solo beneficia a las élites. A casi todas las élites... ¿y por los siglos de los siglos?...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios