www.diariocritico.com
Un fenómeno televisivo

Un fenómeno televisivo

martes 27 de mayo de 2014, 14:31h
Si he de decirle a usted la verdad, lo que menos podía imaginarme es que una formación como 'Podemos' fuese capaz, en apenas cuatro meses y con la desorganización que evidencian, de obtener más de un millón doscientos mil votos y cinco escaños en las elecciones europeas del pasado domingo. Tan europeas les parecen a 'Podemos' estas elecciones que lo primero que declaró su líder, Pablo Iglesias, tras conocer sus magníficos resultados, fue que su principal objetivo es 'echar del poder' a PP y PSOE. Así que hablamos en clave pura y simplemente nacional: quieren echar a 'populares' y socialistas, lo que evidencia un deseo poco constructivo y menos aún europeísta, aunque también evidencie una comprensible reacción indignada ante muchas de las cosas que ocurren.
 
Minimizar el alcance de 'Podemos' y de su dirigente como fruto de un mero fenómeno televisivo sería no entender bien el alcance de lo que está pasando en este país. Y conste que, como periodista, me rebelo ante el aprovechamiento que algunas personas hacen de tertulias, y de otros fenómenos que deberían ser meramente informativos, para 'dar el salto a la política'. Ha sido el caso de Pablo Iglesias, y no solamente el suyo, como bien entiende, sin duda, el lector. Pero hay más: el mensaje cala en una parte de la población. Un mensaje que ni puede simplificarse diciendo que es antisistema o 'friki' ni puede considerarse limitado a una edad y a un estatus social o a una condición de parado-desesperado.
 
Hay afán de cambio bastante drástico en una parte de la ciudadanía, aunque algunos comentaristas nos hayamos empeñado -yo, al menos, entono el 'mea culpa'-en percibirlo solo a medias. Y creo que, al menos, los socialistas, con la elegante renuncia de Rubalcaba tras el (merecido) desastre y tras la valiente admisión de una derrota 'sin paliativos' por parte de Elena Valenciano, han comenzado a entender un mensaje que no parece calar, aún, en las filas del 'victorioso' PP. Ni en las de IU o en las de UPyD, fuerzas emergentes cuyas primeras reacciones de 'contento', lo confieso, me han dejado algo frío.
 
Claro que no comparto ni ideario, ni tácticas, ni estrategia con 'Podemos'. Pero algo está ocurriendo cuando millones de votantes abandonan a sus formaciones 'tradicionales' y se lanzan o a la abstención o a soluciones 'menores' y no probadas ni contrastadas. Hay mucha gente que quiere pegar una patada en las espinillas del poder establecido y ven en Pablo Iglesias y su gente a alguien capaz de propinarla. Lástima que la política de un país se haga votando 'a quien más les duele' (ha ocurrido también en Cataluña). Lástima que nadie parezca darse cuenta de ello en los ámbitos monclovitas. Lástima que la palabra 'regeneración' siga sin entenderse en su cabal significado y, como mucho, se interprete como un 'vamos a echar' a los establecidos. Algo estamos haciendo mal, muy mal, casi todos en esta era en la que los votos se ganan con ciento cuarenta caracteres y mucho, mucho griterío y pocas ideas en algunos programas de televisión.


El blog de Fernando Jáuregui: 'Cenáculos y mentideros'>> 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Comentarios

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    28307 | Bea - 28/05/2014 @ 11:27:07 (GMT+1)
    No has entendido nada, Jáuregui. Si preguntaras -como hacen los periodistas para entender- a los que han votado a Podemos podrías comenzar a comprender algo. No lo reduzcas a un fenómeno televisivo. Los que hemos votado a este nuevo grupo tenemos conciencia política y formación suficiente como para discernir por qué nos convence. Pablo Iglesias se vale de la televisión como te vales tú, Jáuregui, pero con la diferencia de que él tiene un discurso que ya se hacía necesario en las tertulias políticas siempre rellenas de los mismos argumentos que derrocháis siempre las mismas caras de los mismos medios. Por supuesto que hay que acabar con lo establecido: porque está corrupto, porque son células cancerosas. Necesitamos savia nueva, energía, alternativas que el PP y el PSOE no son capaces de ofrecer porque están anquilosados. Anquilosados como los periodistas que no alcanzáis a entender que esto es el principio de un cambio necesario.
    28300 | kroker - 28/05/2014 @ 10:46:44 (GMT+1)
    Está claro por mucho que diga que ha ganado ese Tancredo político que es Rajoy, que realmente quién ha ganado las elecciones europeas es Pablo Iglesias, por lo menos moralmente. Las mesnadas de derechas y de izquierdas están de los nervios, más quizá los primeros, pero las consecuencias como no podía ser de otra manera han sido más rápidas en la izquierda (por aquello de la autocrítica, término desconocido para peperos y acólitos). Los que llevamos pidiendo hace años la dimisión de Rubalcaba y la renovación del PSOE no podemos estar más contentos con los resultados, por fin se va, a ver si ese partido de una manera u otra consigue deshacerse de la nomenklatura, eso sí, con dos años de retraso. Comentar la reacción del PP no vale la pena, es como pedirle a un alcornoque que resuelva una integral. Divertida por otra parte es la reacción de UPyD, convencidos como estaban en convertirse en la paloma blanca de la política española, se ha quedado en gallina cacareante y cabreada. IU se tienta la ropa, y ve como le adelantan por la izquierda, cosechando el Sr. Iglesias en forma de voto el encabronamiento de la gente con sus políticos. Resulta curioso como este político está siendo linchado mediáticamente por todos los medios derechosos y con el silencio cómplice de las izquierdas. Desde subvencionado por el chavismo, a simpatizante pro-etarra, pasando por agente iraní. Sólo quedan los Servicios Secretos norcoreanos y la R.P. China, seguro que de aquí a unos meses encontrarán algún video en que P. Iglesias esté comprando en un "chino", para acusarle de ser agente de Pekín, o un hombre de Gao Pin, aunque no lleve uniforme. Mientras tanto, se acerca el pulso soberanista catalán y a todo el mundo le importa un rábano la subida de ERC, verdadero peligro para la estabilidad del Estado, y que puede poner en peligro la convivencia nacional. Si el próximo año con elecciones municipales y autonómicas, Podemos sigue pudiendo más por demérito de los demás que por méritos propios, entonces ya veremos...
    28286 | Teseguite - 27/05/2014 @ 15:46:14 (GMT+1)
    Me asombra que los finos analistas políticos profesionales de toda la vida (y siguen... y siguen... y siguen... sin enterarse nunca de nada) no asocien el fenómeno español de Podemos con el Frente Nacional francés, el Syriza griego, el UKIP de la Gran Bretaña o la entrada en el parlamento europeo de nada más y nada menos que los nazis alemanes(!!!) del Partido Nacional Democrático Alemán (NPD). Eso es un tema tabú. ¿Qué similitudes hay entre estos fenómenos?. Europa está en una gran decadencia y en una profundísima crisis de valores, económica, social y política y eso es terreno de cultivo para los ultras que ofrecen regímenes totalitarios y dictatoriales disfrazados de utopías. Nada nuevo que no hayamos visto en la Europa del siglo XX tras la Primera Guerra Mundial. ¿Qué diferencia hay entre estos fenómenos?. Pues básicamente que los países tradicionalmente más ricos y poderosos apuestan por la extrema derecha y la xenofobia y los países tradicionalmente más pobres apuestan por la extrema izquierda y el comunismo puro y duro si no es directamente por el caudillismo estalinista tipo Corea del Norte. En España la prensa pogre pondrá el grito en el cielo ante la ultraderecha pero tenderá la alfombra roja ante la llegada de cualquier sátrapa que pretenda instaurar una dictadura de ultraizquierda. Si a eso sumamos el proceso imparable de voladura de España como país vemos que el futuro es pavoroso. Vienen tiempos de revolución, de hambre, de pobreza y de dolor. Y le seguirán otros en que veremos el espectro de la guerra otra vez en nuestras tierras. Para que vuelva a haber riqueza tendrá que haber muerte y destrucción. Se repetirá la Historia una vez más.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.