www.diariocritico.com
Esa Reina que tenemos, periodista...

Esa Reina que tenemos, periodista...

lunes 15 de septiembre de 2014, 17:42h
Ya sabemos que la Reina doña Leticia, de soltera Letizia Ortiz Rocasolano, periodista, no se conforma con las palabras de aliño en sus discursos, pocos hasta ahora. Porque, parafraseando a Picasso, que decía que, cuando se es joven, se es joven para toda la vida, cuando se es periodista, es ya para siempre, aunque, en el camino, te encuentres con el accidente de que te conviertes en otra cosa, incluso mucho más importante, Reina, por ejemplo. Y eso, creo, es así, aunque quizá la propia interesada no quiera compartirlo.

Perdón por la (aparente) 'boutade', pero es que, cuando escribo, sigo impresionado por el mensaje que doña Letizia nos largó este lunes a los periodistas congregados para asistir a la entrega del premio de periodismo parlamentario 'Luis Carandell', con el que ha sido galardonada la presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid, Carmen del Riego. Otros años, en ediciones anteriores, la glosa, por parte del que entregaba el premio -usualmente el Príncipe de Asturias-y por parte de quien lo recibía, era menos frontal, de palabras más convencionales. A Del Riego hay que elogiarla ahora por no haber escondido problemas ni miserias de esta profesión maravillosa, pero emponzoñada, en la que la mayoría de los que allí estábamos llevamos bastantes años desempeñándonos: no se esperaba menos de quien tiene que enfrentarse cada día con los problemas, tantas veces angustiosos, que viven los periodistas.

Luego, la Reina nos dejó a todos de una pieza cuando ensalzó a "los periodistas valientes que dicen no, que se plantan, a esos redactores que no van solo por ir". Esos periodistas, dijo, "que siguen creyendo en el periodismo, que siguen pensando que ser el primero en contarlo no es sinónimo de ser el que mejor lo cuenta, esos que pretenden devolver a la información su verdadero valor". Unas palabras que, si bien se mira, excluían otras formas de ver y practicar este viejo oficio. Otras formas que a veces, esta es la verdad como yo la percibo, se han cebado en la persona de la actual Reina, y he podido comprobar cómo padecía ella algunos excesos que ya se sabe que salen gratis.

Ya sé que doña Letizia no se refería a nada ni a nadie en concreto; seguro que no pensaba, por ejemplo, en los rumores expandidos acerca de la situación personal de su suegro, el Rey padre Juan Carlos I, ni en algunas barbaridades que a veces pueblan las redes sociales, y no a cargo, por cierto, de periodistas. Pero es que el periodismo adopta nuevas formas y disfraces y se nos va escapando el único ideario que engrandece a mi profesión, las tres frases que creo que han de ser el norte de quien se dedica a esto: "periodismo es contar lo que los demás no cuentan y contar y analizar la realidad mejor que los demás"; "noticia es todo aquello que alguien no quiere que se publique"; y, por fin, "el periodista ha de ser irreverente, pero irreprochable". Seguro que la ex colega y siempre, en el fondo de su alma, periodista, que hace unas horas nos hablaba en el Senado comparte las tres sentencias. Aunque sea Reina. O quizá precisamente por eso.

El blog de Fernando Jáuregui: 'Cenáculos y mentideros'>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.