www.diariocritico.com
El secarral, ay, de la política española

El secarral, ay, de la política española

miércoles 08 de abril de 2015, 11:27h
Para mí, que el actor Toni Cantó anuncie que se desvincula de la política activa, de su actividad partidaria, para volver de la musa al teatro, es, qué quiere que le diga, una mala noticia. Como lo es que del mismo partido, el regentado por doña Rosa Díez, se hayan ido apartando otras figuras inicialmente no ligadas profesionalmente a la política, como el filósofo Fernando Savater, los catedráticos Francisco Sosa o Mikel Buesa, la periodista Irene Lozano o el escritor Alvaro Pombo. No son casos idénticos, pero me resultan igualmente sintomáticos: el mayor atractivo de la UPyD centrista y colorista de Rosa Díez eran, precisamente, esas 'adherencias' variopintas que no procedían de las juventudes de los partidos, ni de los 'aparatos' de ejecutivas, comités centrales, federales o juntas directivas nacionales.
 
Pienso que el hecho de que gentes como la jueza Manuela Carmena, el catedrático Ángel Gabilondo o el economista Luis Garicano se lancen a esa piscina, tantas veces con muy poca agua, que es la política, resulta alentador. Voces nuevas, no necesariamente contaminadas por el 'y tú más', por los debates de sal gorda, por la inercia de las palabras sin sentido. Por eso, no figuro entre quienes achacan a Podemos o a Ciudadanos, cada cual en su esfera, que carecen de cuadros 'políticos' en sentido estricto, porque entiendo que la política consiste en gestionar los intereses de la gente corriente, como usted y yo, desde posiciones corrientes. Conocí hace una semana a una flamante parlamentaria andaluza, de una de las formaciones emergentes, cuya profesión anterior era/es la de piloto de helicópteros; seguro que muchos de sus emprendimientos políticos tienen, perdón por el inocente juego de palabras, mucho más altos vuelos que los de algunos de sus colegas de escaño que desde siempre han estado anclados en esa política de vuelo rasante y conceptos gastados que ha imperado en el secarral hispano.
 
Probablemente, nos hallamos ante una oportunidad única para propiciar una renovación a fondo de la clase política española. Y, cuando digo renovar -véanse los casos citados de Carmena o Gabilondo- no quiero, ni por asomo, decir simplemente 'rejuvenecer': hablamos de cosas distintas y distantes, aunque algunos hayan hecho del efebismo, del desprecio a la veteranía, su principal (y casi único) ideario en lo referente a regeneración política. Lo importante es que el aire de la calle entre en la política. Por eso me preocupó tanto el silencio de los seiscientos que escuchaban el 'más de lo mismo' de Mariano Rajoy en el cónclave de la Junta Directiva Nacional. Y mayor aún fue mi preocupación al conocer que prácticamente no hubo  oportunidad para que interviniese cualquiera que pensase que puntualizar, completar o hasta, mirabile dictu, contradecir el verbo presidencial, era algo que merecía más la pena que simplemente aplaudir.
 
Sigo pensando que los partidos 'asentados' -incluyendo, hasta cierto extremo, a los emergentes- no se dan cuenta de hasta qué punto un tsunami aún no demasiado perceptible está llegando a las tranquilas playas del secarral. Y, desde mi humilde puesto de vigía profesional, no contemplo a nadie preocupado, ahora que estamos nuevamente en (pre)campaña electoral, de otra cosa que no sea salvar los muebles. Por eso mi disgusto ante el hecho de que alguien de quien nunca fui particularmente amigo, pero que ha sido siempre una especie de 'verso suelto', como Toni Cantó, deje vacante su escaño y su candidatura a la alcaldía de Valencia para ser reemplazado por ¿quién?. Desconozco, cuando esto escribo, el nombre concreto, pero mucho me temo que no podrá ser otra cosa que un turiferario de esa musa que obliga a Cantó, que ante el tsunami seguro que sería uno de los músicos de la orquesta del Titanic, a pasar de nuevo al teatro.


- El blog de Fernando Jáuregui: 'Cenáculos y mentideros'
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Comentarios

    Últimos comentarios de los lectores (5)

    36526 | Rosa Paredes - 09/04/2015 @ 16:02:11 (GMT+1)
    Gracias, a los dos, por sus comentarios. Saludos cordiales
    36481 | Jáuregui - 09/04/2015 @ 07:38:44 (GMT+1)
    Gracias, Rosa Paredes, por sus siempre sinceras opiniones. Y diría yo que casi siempre, a mi juicio, atinadas. Y humanas.
    36477 | pascuamejia - 08/04/2015 @ 20:42:11 (GMT+1)
    plas plas, jefe, y me adhiero palabra por palabra a lo dicho por Rosa Paredes, incluyendo la digresión musical
    36429 | Rosa Paredes - 08/04/2015 @ 13:15:02 (GMT+1)
    La unión hace la fuerza, pero, para nuestra desgracia, en este país ha imperado la desunión. La política que ha aplicado este gobierno desde su mandato y queriendo arreglar los asuntos que no estaban del todo bien, no ha sido equitativa. Aquí han apretado el cinturón más de la cuenta para unos, hasta peligrar con ahogarlos, y, sin embargo, los altos "mandatarios" han seguido holgados y sin estrecheces de ningún tipo. Al contrario, para ellos ha subido la masa del pan, mientras que para los ciudadanos que desde el otro lado de la acera observaban estupefactos la escena, acuciaba el hambre. Es vergonzoso. Está claro que cuando el tocino que proviene del cerdo se pone rancio y los garbanzos que acompañan a ese cocido se ennegrecen, hay que intentar tomar soluciones drásticas al asunto y probar nuevos condimentos y sabores para intentar, por lo menos, mejorar las viandas que van a parar a la mesa. La sal gorda no es recomendable para el que marca las horas de nuestras vidas. Por lo menos es lo que dice el galeno. Corto y cambio. Dicen que la música amansa las fieras. Mientras tecleo en esta soleada mañana gallega, escucho una hermosa melodía que me transporta a los bosques vieneses. ¡Siempre hay algo en la vida que mueve la ilusión para seguir viviendo el día a día! Está claro que la vida sin música sonaría muy mal.
    36428 | Rosa Paredes - 08/04/2015 @ 12:15:37 (GMT+1)
    Por eso, no figuro entre quienes achacan a Podemos o a Ciudadanos, cada cual en su esfera, que carecen de cuadros 'políticos' en sentido estricto, porque entiendo que la política consiste en gestionar los intereses de la gente corriente, como usted y yo, desde posiciones corrientes. Sr. Jáuregui, totalmente de acuerdo. Gracias por su artículo. Saludos

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.