Ir a versión MÓVIL

www.diariocritico.com

Si Franco levantara la cabeza...

miércoles 18 de noviembre de 2015, 12:21h

Vaya por delante que de ninguna manera quisiera que el dictador levantara la cabeza. Bien está donde está, o, mejor dicho, mejor estaría en otro lugar, destinándose el Valle de los Caídos a conmemoraciones más universales, menos sectarias. Pero, ahora que se conmemoran los cuarenta años de la muerte de quien fuera calificado –y muy a su gusto, por cierto—con el adjetivo fascistoide de ‘caudillo’, he dado en pensar qué ocurriría si él resucitase y pudiese ver cómo anda, de desanudado, todo lo que él pretendió dejar atado y bien atado.

Bueno, de hecho ha caído en mis manos un vídeo, bastante ocurrente por cierto, en el que un actor que encarna la figura del desaparecido jefe del Estado aparece en los escenarios más diversos de la modernidad. Claro, han pasado cuarenta años y, si exceptuamos el miedo tradicional de los dirigentes españoles a introducir cambios para favorecer la modernización del país, así como la pervivencia de lacras que vienen de Isabel y Fernando, como la envidia, la verdad es que a España no la reconoce ni la madre que la parió, como diría Alfonso Guerra.

Curioso es que tengamos en estas horas la oportunidad de mirar hacia atrás, como improvisados historiadores, precisamente cuando todo nos anima a echarle valor para encarar el futuro. No solo a escala nacional, claro: el mundo, o una parte de él, habla de guerra, y hasta una personalidad tan apreciable como el papa Francisco –qué poco le gustaría el pontífice argentino a Franco; bueno, a Franco le caían gordos casi todos los papas—se ha atrevido a decir, y no por primera vez, que estamos en la tercera guerra mundial por capítulos.

Una de las (pocas) cosas buenas de Franco fue que, quizá cansado de la guerra que él desencadenó, españoles contra españoles, al menos nos libró de meternos en una de mayores proporciones. Así, si dijese, y digo, que el gallego Rajoy comparte algunas de las características de aquel su paisano que también fue llamado ‘el generalísimo’, no faltará quien se me eche encima: menuda falta de respeto hacia el presidente del Gobierno. Y, desde luego, espero que se entienda bien: no cometeré la injusticia de comparar, para nada, a Mariano Rajoy, a quien aprecio desde la distancia crítica, con el sanguinario militarote que tan infelices hizo a tantos; simplemente, digo que algunas peculiaridades, como el sigilo, o ponerse de perfil cuando conviene y el no involucrarse demasiado en las cosas más pegajosas, también las tiene el hombre que hoy nos gobierna. Y bien que lo está demostrando cuando echa agua a los incendios, como el que se vive en esta hora en la que los tambores bélicos suenan por todas partes y nos invitan a sumarnos a ellos: ya digo que a Franco, figura que reconozco que aborrezco, tenemos que agradecerle, entre otras cosas, que mantuviese a los españoles alejados de una guerra mundial que hubiese precipitado nuestro descalabro para muchos, muchos años.

Y ahí, en esas peculiaridades, acaban, por supuesto, los paralelismos; no voy a poner en tela juicio ni por un segundo la condición de demócrata de Rajoy. Escribí hace unos meses un libro que se subtitulaba ‘de Franco, a Podemos’. Era, es, una historia personal y vivida de la transición, ese largo camino que nos ha costado cuarenta años recorrer para llegar a esta democracia, muy perfectible, de la que disfrutamos. Definitivamente, si Franco levantara la cabeza, contemplaría con disgusto a Rajoy. Y a Sánchez, y a Rivera. Y no digamos ya a Pablo Iglesias. Bueno, lo contemplaría con disgusto casi todo, lo que constituye una muestra de que algo debe ir funcionando razonablemente, pese a todo.

- El blog de Fernando Jáuregui: 'Cenáculos y mentideros'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Si Franco levantara la cabeza...

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    39629 | Isaca - 19/11/2015 @ 09:44:04 (GMT+1)
    Según se pusieron las cosas en los años 30 en España, mejor que ganara Franco que no la republica. En lugar de una dictadura fascista hubiéramos tenido una dictadura comunista, tan sanguinaria o mas que la franquista, mas duradera, con mas miseria y desde cualquier punto de vista, peor.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.