www.diariocritico.com

La investidura y el camarote de los Hermanos Marx

miércoles 03 de febrero de 2016, 07:39h

Pedro Sánchez acaba de recibir de parte de Felipe VI el encargo de intentar formar Gobierno, pero tal y como veo la situación política, me viene a la memoria una cierta similitud con uno de los clásicos del cine de todos los tiempos como es el imperecedero Camarote de los Hermanos Marx.

Recordando una escena, posiblemente la más reproducida de todas, queda esa irrepetible toma de la comanda por parte del maître, al dictado del genial Groucho Marx. Sin entrar en a quien podían representar estos dos personajes en el panorama político español de estos últimos días, cada vez que se quería poner alguna vianda en el encargo de la cena, al otro lado de la puerta se escuchaba “y dos huevos duros”, a lo que se sumaba un golpe de bocina y se añadía, “que sean tres”. Esta escena me traslada por un momento a encontrar ciertos paralelismos con algunas recientes actitudes protagonizadas por destacados dirigentes políticos.

En los últimos días, asistimos al recurrente asunto de la gran coalición (dos huevos duros) que según palabras de Mariano Rajoy “es lo más sensato” a lo que enmienda con un golpe de bocina Albert Rivera, para que el Presidente del Gobierno en funciones, añada “que sean tres” para incluir al partido naranja. Esta letanía, mantra o como quieran denominarlo, aburre de tanto escucharlo y tanta llamada a la sensatez empieza a interpretarse como una falta de respeto por aquellos españoles, demócratas de convicción, que siempre han sabido distinguir entre la derecha y la izquierda, lo sensato y lo frívolo y lo contra natura y lo oportunista.

Pero continuando con la película de marras, la escena se traslada al interior del camarote, donde se van sucediendo secuencialmente la entrada de personajes variopintos de los que no se sabe si alguien los ha llamado, o ellos solitos han decidió aparecer para ir llenando el minúsculo espacio con gentes que poco tienen que ver entre sí.

Mi atormentada imaginación, me lleva a visualizar a Pedro Sánchez abriendo la puerta y dejando pasar a todo el que llama, por si acaso. Primero y con toda lógica, dejan pasar como en la película a las señoras que dicen “venimos a arreglar el cuarto”, algo imprescindible en un camarote de postín, con lo cual entendemos que Pablo Iglesias y los suyos deben franquear la puerta sin ninguna duda, pues son los primeros que se ofrecen a arreglar el esplendido aunque exiguo camarote. Con posterioridad, llama a la puerta “el plomero para arreglar la calefacción”, algo muy conveniente para navegar confortablemente sin frio ni humedad. En este caso dicho personaje es magníficamente interpretado por Alberto Garzón, fontanero experto que ha arreglado varias vías de agua en IU.

Aunque el camarote se va llenando poco a poco, ahora llega el momento donde irrumpen nuevos personajes por la supuesta necesidad de justificar de cualquier manera su presencia, lo que conlleva la saturación del reducido espacio donde casi no queda margen de maniobra. Secuencialmente aparecen, el ayudante del plomero, o la manicura, a lo que el genial bigotudo apostilla “que me corten las uñas que ya va faltando espacio” si bien en realidad, lo que el sosías de Groucho quiere evitar son los arañazos malintencionados que teme puedan llegar a producirse entre independentistas, nacionalistas y el resto de los asistentes a tan inusitado encuentro.

Estos últimos personajes reivindican su derecho a desempeñar papeles asignados a personajes secundarios pero que son imprescindibles en toda obra que se precie de un buen reparto, pero con tanto disparate acumulado en la película, la saturación de protagonistas y el cada vez mas asfixiante lugar, obliga a poner orden en el camarote, antes de que el capitán del barco se percate de lo que está ocurriendo. Nunca se sabe lo que puede acontecer en una travesía.

El aforo se desborda aun mas, cuando alguien llama a la puerta diciendo que “venimos a barrer el camarote” a los que se invita a pasar por si fuera necesario hacerlo. El desiderátum llega, cuando los camareros a los que se ha encargado la cena, hacen su irrupción con los tres huevos duros que pidió Albert Rivera en cada bandeja y que tristemente ruedan por el suelo con el resto de los alimentos.

Dejo al lector que ponga su imaginación a volar y piense como pueden ser las conversaciones que tendrán que llevarse a cabo desde hoy mismo entre el Secretario General del PSOE, metido en el camarote de los pactos, donde todos llaman a la puerta y entran porque se consideran imprescindibles y el generoso y un tanto desconcertado Groucho deja paso franco a pesar de ver que no entra ni un huevo duro mas. Ninguno tiene intención de renunciar a su presencia en esta ceremonia de la confusión, donde o se acaba uno tirando de los pelos, o se esboza una sonrisa. Por tan irreal que parezca, el símil cómico de esta divertida película de los Hermanos Marx no está tan alejado de la realidad, si bien este tono distendido, ojala no desaparezca.

Mientras tanto aquel marinero que escribía “Luis, se fuerte” y que solo pedía huevos duros, aquel que siempre se ha considerado imprescindible y que con tan buen talante ponía los tres huevos duros en cada bandeja, se tendrá que conformar con ver como ruedan estos por el suelo del agitado camarote.

Yo, viendo la que se avecina, solo espero que no interpreten, guiados por su fervor Marxista (de los hermanos Marx, se entiende) un papel protagonista en Sopa de Gansos y firmen un pacto que empiece con el famoso “la parte contratante de la primera parte es igual a la parte contratante de la primera parte...”.

Nada mejor que una buena película para soportar el trago que nos queda, pero el espectáculo no ha hecho más que empezar.

José Joaquín Flechoso Sierra
Colaborador en medios de comunicación relacionados con tecnología
Director de una sesión mensual de networking donde entrevisto s diferentes personajes del mundo empresarial, administración, cine o moda entre otros.
Articulista sobre temas de actualidad política en diversos medios digitales

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios