www.diariocritico.com
Rajoy, Báñez, Hernando y los cuatro vicesecretarios del PP.
Rajoy, Báñez, Hernando y los cuatro vicesecretarios del PP. (Foto: @marianorajoy)

La guerra de la edad en el PP, primera escaramuza de la lucha por el poder en el partido

> Génova insiste en aplazar de nuevo el Congreso nacional pero los aspirantes toman posiciones
> Temen un posible acuerdo entre PSOE, C's y Podemos que les deje en la oposición
> Más de dos décadas separan al mayor, Feijóo, con 54 años, del más joven, Andrea Levy, de 31

martes 05 de abril de 2016, 12:35h

Estaba previsto para hace más de año y medio, pero tendrá que esperar. El congreso del partido que debe, al menos en teoría, debatir la renovación del liderazgo de Mariano Rajoy es el objetivo oculto tras las patadas que se propinan por debajo -y por encima- de la mesa entre los ‘jóvenes’ dirigentes del PP aupados en los últimos años. La retirada táctica de Alberto Núñez Feijóo, en lugar de calmar las aguas, las ha removido aún más. Además del gallego, Sáenz de Santamaría, Maroto, Casado, Maíllo y Levy se juegan mucho en ese cónclave aún sin fecha por culpa de la incertidumbre política. Pero no son los únicos con aspiraciones a protagonizar el futuro del Partido Popular pese a la ‘línea roja’ de los “40 que son 30” años, en palabras de la vicepresidenta del Gobierno: María Dolores de Cospedal y Cristina Cifuentes también están en ello. Y ambas ya han cumplido los 50, como el presidente de la Xunta.

La batalla se libra de momento a costa de Rita Barberá y el follón valenciano como excusa para marcar distancias entre ‘generaciones’ de dirigentes populares. Aquí, el único que guarda un escrupuloso silencio es el todavía vicesecretario, Javier Arenas, que a sus 58 años mira los toros desde la barrera, a punto de cortarse la coleta.

La polémica sobre los presuntos “celos” de Soraya Sáenz de Santamaría por el protagonismo del segundo escalón del partido, es decir, los cuatro vicesecretarios nombrados por Mariano Rajoy para acallar las voces que exigían una renovación en el partido tras los reveses electorales de las Europeas, Autonómicas y Municipales, tenía dos objetivos: echarles un rapapolvo por dejar en evidencia al ‘jefe’ con sus declaraciones sobre Barberá y, de paso, recordarles que aunque esté en funciones, la vicepresidenta aún lleva las riendas.

Más que ataque de envidia mediática, como se apunta, la número 2 del Gobierno pretendía desmontar esa línea roja de “los 40 que son 30” del frente genovés tirando de ironía, ya que uno de ellos, Javier Maroto, no cumpliría tal requisito con sus 44 años… exactamente los mismos que ella. Y diez menos que, por ejemplo, el presidente de la Xunta.

Es una guerra de partidas de nacimiento que recuerda mucho a la polémica que se volvió contra Albert Rivera al negar futuro político a los nacidos antes del 78. Una batalla que en el PP se complica con varios de los principales aspirantes -incluido Rajoy ahora que ha reafirmado su empeño en “no dar un paso al lado”- a renovar tanto su liderazgo como su cúpula dirigente:


Mariano Rajoy: 61 (27 de marzo de 1955)
Alberto Núñez Feijóo 54 (10 de septiembre de 1961)
Cristina Cifuentes: 51 (1 de julio de 1964)
María Dolores de Cospedal: 50 (13 de diciembre de 1965)
Fernando Martínez Maíllo: 46 (28 de septiembre de 1969)
Javier Maroto: 44 (6 de enero de 1972)
Soraya Sáenz de Santamaría: 44 (10 de junio e 1971)
Pablo Casado: 35 (1 de febrero de 1981)
Andrea Levy: 31 (3 de mayo de 1984)

Antes de ese Congreso nacional que reclama José María Aznar en todas sus intervenciones, el PP deberá pasar el rubicón de sus congresos regionales y, entre otras cosas, confirmar a Cristina Cifuentes al frente del partido madrileño. En teoría tendrán lugar en los próximos meses, con la duda de si también se aplazarían en caso de repetirse las elecciones generales.

La apuesta por la cita del 26 de Junio es, sin embargo, sólo eso de momento: una posibilidad que no todo el mundo en el PP ve tan próxima, sobre todo en los ‘corrillos’ de sus diputados en el Congreso. Asisten muy de cerca al devenir de las negociaciones entre Ciudadanos, PSOE y Podemos y no descartan en absoluto un acuerdo de última hora, además de desesperarse por la inacción de Mariano Rajoy.

Se ven, pues, en la oposición, lo que ya no permitirá poner excusas y obligará finalmente a convocar un Congreso probablemente más turbulento incluso que el de Valencia. Hasta ahora, la disciplina ha mantenido cerrada la caja de los truenos, pero nadie descarta que estalle si Pedro Sánchez les desaloja de La Moncloa. De hecho ya hay movimientos en forma de recogida de firmas, la mayoría entre ex dirigentes ya fuera de juego, para forzar la convocatoria del máximo órgano del partido.

Será una legislatura corta, recuerdan los estrategas populares, pero por eso mismo el PP debe empezar a prepararse cuanto antes y eso -coincidencia casi unánime- incluye elegir un nuevo candidato o, lo que es lo mismo, un nuevo líder. Lo dicen los estatutos del partido, el cartel electoral lo encabezará su presidente… salvo que renuncie.


- Los jóvenes del PP se rebelan contra Rajoy y la cúpula inmovilista del partido

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios