www.diariocritico.com
Fernando Berlín: 'No existen grandes medios de comunicación de izquierdas'
(Foto: Radiocable.com)

Fernando Berlín: "No existen grandes medios de comunicación de izquierdas"

jueves 13 de octubre de 2016, 12:00h
El periodista Fernando Berlín es el director de 'radiocable.com', y conduce el programa de radio online 'La Cafetera', un espacio de actualidad, que ha conseguido tal respaldo de los oyentes, que cada mañana se convierte en 'trending topic' en Twitter. Ha trabajado y colaborado en diversos medios de comunicación, como 'El País', 'CNN+', 'La Ser', 'TVE', al tiempo que se ha convertido en un rostro habitual en las tertulias. Hace un mes, fue despedido de 'La Ser' tras 18 años como colaborador, y la noticia fue motivo de una intensa polémica en la que la emisora se convirtió en blanco de las críticas. Berlín ha charlado con Diariocrítico sobre su despido, así como de la situación de los medios de comunicación y el panorama político.

Ha pasado un mes desde que la 'Ser' te despidió como colaborador después de 18 años... ¿fue un despido meramente ideológico?

Nunca me referí en términos de ideológico o político porque no se puede simplificar tanto lo que ha ocurrido. Sí que es cierto que llama la atención que los que fuimos despedidos en esa ‘tanda’, tenemos un discurso más progresista y a la izquierda de el que tiene ahora el grupo Prisa. Yo quise enfocarlo de una forma personal porque me provocó mucha tristeza el despido después de 18 años. Las razones que Cadena Ser esgrimió son que ‘La cafetera’ es competencia de ‘Hoy por Hoy’, algo que es injusto e impúdico porque fue Prisa quien nos dio un premio ‘Ondas’ y porque un programa casero hecho en pijama en el garaje de casa no puede competir con un programa que cuesta varios millones de euros al año. También es verdad que en Internet tenemos mucho recorrido y seguidores, y eso puede haber incomodado. La segunda razón es que estoy muy expuesto en medios y televisiones con las que el grupo Prisa mantiene un enfrentamiento, como es el caso de 'La Sexta'. Ésas fueron las razones que me dieron, y yo lo que dije es que creo que hay una distancia muy amplia entre la línea editorial de Prisa y la mía.

Criticaste que la SER hiciera una reflexión sobre tu despido y tu emplazaste a tus oyentes a La Cafetera para contar lo que había pasado

La noticia de mi despido me la dan un viernes, y yo el sábado por la mañana publiqué un tuit contando lo que había ocurrido. Llevaba 18 años en la radio, una suerte de familia que además permite conectar de una forma especial con los oyentes, por lo que es algo emocional. Es cierto que quise explicarlo mejor el lunes en el programa, pero no imaginaba que La Ser defendería o haría un comunicado justificando el despido. Ese comunicado incurría en varias contradicciones, por ejemplo, cuando dice que La Ser valora la exclusividad de sus colaboradores, mientras anunciaban el fichaje de Javier Sardá. La Ser parecía muy enfadada por la reacción de los oyentes al tuit que publiqué, pero no me pueden responsabilizar de esas críticas porque son de sus oyentes.

Más o menos al mismo tiempo, otros dos tertulianos habituales de La Ser fueron también despedidos, pero la intensidad de la polémica no alcanzó la de tu caso. ¿Por qué?

No quiero hablar de esos casos, y no me voy a pronunciar más porque ha habido otras situaciones singulares en las que la cadena dio marcha atrás en el último minuto por el revuelo que se había generado. Yo creo que ese revuelo en mi caso tuvo que ver con la cronología en la que se produjeron los hechos, porque cuando yo me enteré, lo conté y se originó una polémica en ese momento, por lo que el resto de informaciones posteriores tuvieron menor impacto, pero insisto, tuvo que ver con la cronología.

Tras el giro a la derecha del grupo Prisa, ¿hay una izquierda mediática fuerte en España?

Ni siquiera hablaría de izquierda mediática, y de hecho Prisa siempre ha sido bastante transversal, y ni siquiera en sus inicios fue extraordinariamente radical sino que estaba en aquello que se ha dado en llamar centro-izquierda, por aquel discurso moderno y europeísta, y yo tampoco he sido nunca extraordinariamente radical. Creo que no existen grandes medios de comunicación de izquierdas, sino de centro. Hay medios que quizás abordan perspectivas más sociales o de izquierdas, pero no creo que sean de izquierdas.

El periódico ‘El País’, su origen y crecimiento, se estudia en las universidades como un ejemplo a seguir, ¿crees que eso cambiará por la deriva que está tomando la dirección?

‘El País’ se enfrenta ahora a dos dificultades enormes: una es el cambio de modelo tecnológico, que impacta y afecta a toda la prensa escrita, y el segundo problema o reto es que corre el riesgo de que se produzca orfandad entre los lectores tradicionales, que han visto cómo los principios y valores que defendía el periódico han pasado a un segundo plano.

El debate político se ha polarizado hasta el punto de haber llegado a la sociedad. ¿Tenemos alguna responsabilidad los medios de comunicación respecto a esa polarización?

Creo que la polarización es extraordinariamente negativa para la ciudadanía. Se ha situado, también en los medios, a la izquierda y a la derecha como dos polos irreconciliables, y creo que eso es un error. Creo que es posible y necesario el diálogo entre izquierda y derecha sin renunciar al espacio político que corresponde a cada uno. Los medios han retratado de forma caricaturesca el panorama político, y en ese sentido, está claro que hay algo de responsabilidad de los medios de comunicación, y creo que deberíamos hacer una reflexión. Los medios de comunicación tienen que hacer autocrítica y fomentar esos espacios de diálogo. El debate está polarizado en política, luego en los medios de comunicación, y termina polarizándose en la calle, y eso no es bueno. La discrepancia ideológica es extraordinariamente positiva para la sociedad, mientras que la polarización es extraordinariamente negativa.

¿Se puede decir que hay libertad de expresión en los grandes medios cuando sabemos que también dependen y están condicionados por diferentes intereses?

Yo nunca he sentido coartada mi libertad de expresión en Prisa, así que no tengo ningún reproche al respecto, solo dije que se está produciendo una redefinición. Esto es un asunto bien complicado porque la percepción de los ciudadanos es que los medios de comunicación tienen limitados sus espacios editoriales, pero no creo que sea tanto por las presiones como por la autocensura de los profesionales, que saben hasta dónde pueden y no llegar. Esa percepción existe y los ciudadanos lo ven así, pero no sé si es diferente a otras épocas porque no lo viví, pero la realidad es que hoy es más difícil censurar cualquier información porque eso que quieres censurar acabará en las redes sociales o en medios alternativos, por lo que resulta difícil y casi absurdo intentar censurarlo. Además no creo que la organización sea tan chapuza como en el pasado, cuando se descolgaba un teléfono para que una noticia despareciera; creo que eso ahora no pasa. Sin embargo, creo que hay otros sometimientos, como ver convertida en noticia de portada una noticia de interés para una empresa, porque eso sí es influir en la información que ofreces al ciudadano.

Hemos aceptado y damos cobertura a ruedas de prensa sin preguntas, declaraciones institucionales, y seguimos cada mínimo movimiento de los políticos, por nimio que sea. ¿Hemos dejado de ser un verdadero cuarto poder y hemos pasado a orquestar el espectáculo político?

Creo que los medios, los ciudadanos y la clase política tenemos que entender que los medios de comunicación son una herramienta para que los ciudadanos ejerzan sus derechos de una forma crítica. Si todos fuéramos conscientes de la importancia que tienen los medios de comunicación, seríamos más exigentes a la hora de aceptar ruedas de prensa sin preguntas, declaraciones institucionales o comunicados. Es un reto que tenemos, y es cierto que, a veces, se ha intentado que todos nos opongamos a estas prácticas, pero se ha intentado sin éxito, por lo que debería ser motivo de reflexión.

¿Cómo han cambiado las redes sociales la forma de entender y hacer periodismo?

Las redes han cambiado y van a cambiar mucho más aún los medios de comunicación, porque son una herramienta que permite a los ciudadanos manifestar su preocupación sobre todo lo que estamos hablando. Cuando los ciudadanos tienen voz y voto, y pueden hablar sobre lo que perciben de los medios, están cambiando las estructuras informativas. Los medios tenemos que ser también conscientes de la importancia de la ciudadanía para poder ofrecer información de calidad.

Prácticamente cada mañana, el programa ‘La Cafetera’ consigue ser ‘trending topic’, ¿cuál es la clave del éxito de un programa online que asusta a las emisoras convencionales?

Creo que es una combinación de factores, el fundamental es que el programa está muy respaldado por los oyentes, que sienten que les pertenece y que pueden interactuar con el mismo. El programa se ha convertido en un generador de conversaciones en las que los oyentes se saben protagonistas, y por eso consiguen que el programa sea ‘trending topic’.

Volviendo a los medios de comunicación, no hemos dejado de repetir el mantra de que las terceras elecciones serían desastrosas, pero no estamos explicando que con un parlamento tan fragmentado es posible que el gobierno que salga, vuelva a enfrentarse a las urnas en poco tiempo. ¿Por qué presentamos las terceras elecciones como el peor de los escenarios?

No es lo mismo un gobierno 'parlamentarizado', muy controlado por el Parlamento, que un gobierno en mayoría absoluta.Rajoy sabe que no está en la situación en la que se encontraba Sánchez tras las primeras elecciones porque es consciente de que tendrá delante a un Parlamento que podría provocar una moción de censura si la situación se tensa demasiado, con la unión de Podemos, PSOE y Ciudadanos. Sin embargo, en el caso de que Sánchez hubiera sido investido, sería más difícil que se produjera esa moción de censura porque es más complicado pensar que Podemos se uniría al PP. Dicho esto, es cierto que los medios están más atentos a las cuestiones del día a día que a temas transversales y profundos. Todos hablan del drama que supondrían las terceras elecciones, pero sin decir por qué, mientras que lo que sabemos seguro son las políticas que aplicaría un nuevo gobierno del PP. Yo dudo de que las terceras elecciones sean el peor escenario, pero no sabemos cuáles es la posición del PSOE, si se abstendrá para la investidura o si cederá, por ejemplo, en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, por lo que el PSOE tiene que definirse. Una de las características de este tiempo es que la política se hace de espaldas a los ciudadanos, mientras que, de cara a la ciudadanía se produce la teatralización de la política. Esto lo vemos cuando el PP dice en España que todo es posible, y luego en Bruselas se entrega a Merkel.

En tu dilatada carrera has tenido la oportunidad de entrevistar a todo tipo de personajes, ¿quién es el que más te ha impactado? Y, ¿a quién te gustaría entrevistar y no has podido hasta ahora?

He conocido a personajes muy interesantes, y he tenido la oportunidad de establecer una estrecha relación con muchos de ellos. Te diría que me llama la atención todo lo que llega de Latinoamérica, y creo que deberíamos observarlo como una realidad de la que aprender mucho, y no con cierta superioridad, como acostumbramos. He entrevistado a los ex presidentes de Chile, Ricardo Lagos y Eduardo Frei, y también hace poco al ex presidente de Uruguay, José Mujica. También le hicimos la primera entrevista en Moncloa a José Luis Rodríguez Zapatero. Respecto a la segunda pregunta, tengo curiosidad por hablar con José María Aznar, porque me resulta bastante interesante la deriva que siguió en la guerra de Irak y cómo se fue distanciando de la ciudadanía, así como la escasa capacidad de leer lo que les pasa y les preocupa a los ciudadanos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)



Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.