www.diariocritico.com

Declaración de Roma 2017

sábado 25 de marzo de 2017, 16:49h
La encrucijada en la que se encontraba la Unión Europea, puesta de relieve por todas las instituciones y, singularmente, por las diversas perspectivas de futuro que plantease el Presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, en su Libro Blanco, habría de tener respuesta en los actos solemnes de conmemoración de los Tratados de Roma, justamente en su 60 aniversario que se cumplía hoy 25 de marzo de 2017.

Del mismo modo que comenzase la Constitución de los Estados Unidos y asumiendo a su vez el modelo y el contenido de los preámbulos de los Tratados, la llamada “Declaración de Roma” alude a la construcción de una Unión “única” con instituciones comunes y valores firmes, despejando así el camino a la idea de que los Estados miembros ocupen diferentes escenarios, propiciados por la llamada Europa a varias velocidades.

La Declaración fundamenta su principio en el valor de la Unidad: “estamos unidos y somos más fuertes… cientos de millones de personas viven en una unión ampliada que ha superado las viejas fracturas…” estamos decididos hacer frente “juntos” a los retos de un mundo en rápida mutación… vamos a hacer una Unión Europea más fuerte y resiliente… avanzamos en la misma dirección… nuestra Unión es indivisa e indivisible. Entenderemos, por tanto, de la Declaración de Roma de 2017 que todas estas continuas referencias solo tienen una finalidad: la Unión es ante todo unión y unidad. Únicamente, hay una mínima referencia a la posibilidad de utilizar distintos ritmos “cuando sea necesario”.

Dicho esto, en la Declaración se plantean cuatro grandes objetivos que son los mismos en los que se actúa continuamente en los Consejos Europeos, protagonizados precisamente por los Jefes de Estados y de Gobiernos, que firman esta Declaración, y así se reconoce cuando al final se especifica que los objetivos que se plantean se aplicarán trabajando juntos desde el propio Consejo Europeo. Esto quiere decir, una vez más, que el verdadero protagonista de la Unión son los Estados, y que cada uno de los líderes tiene en sus manos la orientación política de la Unión y la fijación de las grandes directrices y objetivos que se proponen conjuntamente.

Estos objetivos o ejes subrayados en la Declaración de Roma de 2017son: En primer lugar, una Europa segura y protegida, o lo que es lo mismo, una Europa con una clara política migratoria y decidida a luchar contra el terrorismo. Evidentemente, ello significará una mayor integración y un mayor desarrollo del Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia, que no olvidemos, lleva también consigo la defensa de los Derechos Humanos y la Cooperación Judicial y Policial.

El segundo objetivo es el de lograr una Europa próspera y sostenible. Consecuentemente, se promoverá el crecimiento a través de la inversión, la culminación de una Unión Económica y Monetaria en la que las grandes macromagnitudes económicas converjan con una segura y clara política energética y medioambiental. No se renuncia, en ningún caso, al desarrollo de todas estas grandes políticas, más al contrario, se refuerza una voluntad colectiva de construir “más Europa” en estos grandes escenarios,sin que se genere la menor duda. La Unión Europea cifra su éxito en la eliminación de la crisis y en abrir vías de crecimiento sostenible, competitividad y empleo.

El tercer objetivo es el de la consecución de una Europa social, sin duda debilitada por los efectos de la crisis y diríamos que de los recortes. La Unión Europea se compromete a promover el progreso económico y social, a luchar contra el desempleo, la discriminación y la pobreza, asumiendoun destacado compromiso con la educación y por la inserción laboral de los jóvenes, en donde evidentemente se juega su principal razón de ser.

El cuarto objetivo es el referido al escenario internacional, al papel de la Unión Europea en el Mundo Global y, también, se manifiesta a favor del desarrollo de una importante Política Exterior y una comprometida Política de Seguridad y Defensa, todas ellas reforzando unas orientaciones políticasa favor de la democracia y la trasparencia, que defienda un sistema multilateral basado en normas y valores.

La Declaración de Roma de 2017 anticipa lo que todos pensábamos que sucedería tras los procesos electorales que tendrán lugar en el presente año. No ha hecho falta esperar. Ante el pulso que la Unión Europea está sufriendo por parte de sus viejos aliados y de sus antiguos y actuales socios que quieren abandonar la Unión. Esta Unión Europea se muestra decidida a superar los retos que se plantean en el presente, segura de ocupar un importante papel en el escenario futuro de nuestro mundo global, segura de seguir una vez más el camino de su fundador Jean Monnet quien había dicho que “La resistencia de los hombres y de las cosas es proporcional a la amplitud del cambio que se debe realizar.”
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios