www.diariocritico.com

Cifuentes, dimisión estética

jueves 26 de abril de 2018, 07:27h

“¡Cuerpo a tierra, que vienen los nuestros!”, decía Pío Cavanillas con afilada ironía. Mucho antes que él, el primer canciller de la extinta República Federal Alemana, Konrad Adenauer, aseguró que en política “hay enemigos, enemigos mortales y compañeros de partido”. Nada mejor que estas frases para entender lo sucedido en Madrid.

Cristina Cifuentes ha sido la última víctima (por ahora) de los mafiosos de la vida pública española, que no sólo militan en el PP.

La ex presidenta de la Comunidad de Madrid ha podido ser una tramposa que se aprovechó de su estatus para atribuirse indebidamente un máster; ha podido “descuidar” dos botes de crema y hasta bien podría haber sido culpable de la muerte de Manolete, si a alguien con poder suficiente se le hubiera puesto entre ceja y ceja. No es cosa de disculpar su conducta, pero no es la única que ha abusado de la poltrona.

Lo del máster ha pasado a la historia porque una imagen vale más que mil palabras, y no digamos un vídeo, aunque date de 2011. Siete años después ha resultado mortífero. Pero… ¿Y los títulos que la Universidad del País Vasco, regentada por allegados del PNV, regalaba a presos etarras? ¿Y la gestión de Gustavo Villalobos en la Complutense madrileña, cuando Aznar moraba La Moncloa? ¿Están las demás universidades “libres de pecados”, pasados o presentes? Yo no pongo la mano en el fuego.

Cifuentes “maquilló” su currículum ¿Y cuántos políticos más? ¿Por qué no dimiten todos? ¿Por qué hay que aprobar una oposición hasta para ser conserje de un ministerio y no importa la formación del ministro? “Un hombre, un voto” y otra cosa es plutocracia. Pero así la alcaldesa de Barcelona aplica la Ley de Memoria Histórica a un héroe de la Guerra de Cuba (anterior a Franco, como es obvio) y el diputado Rufián asegura que “Tabarnia” es un dislate porque Tarragona no tiene historia, ignorando a la “Hispania Tarraconensis” y su capital, Tarraco, que fundaron los romanos y que acuñó moneda propia.

Volvamos al vídeo. Eroski se ha apresurado a decir que la grabación a Cifuentes fue borrada antes de treinta días, como la Ley de Protección de Datos manda si la persona pillada “in fraganti” abona el producto que pretendía llevarse. Sería borrada dentro del plazo, pero no sin que antes alguien hiciera la copia que ha sido filtrada. Ya están tardando esta cadena de supermercados en abrir una investigación interna para buscar al responsable de la custodia de las imágenes y el Ministerio Fiscal por la conculcación de la LOPD.

Cifuentes ha dimitido por dos botes de crema Olay, cuyo fabricante, Procter & Gamble, estará dando palmas con las orejas por la publicidad gratuita obtenida. Una crema antienvejecimiento, regeneradora. Pero, mientras las mafias sigan impunes en la esfera del poder, su dimisión es sólo “estética”, porque lo que hay que regenerar es más que una piel. Y eso no lo solucionan dos botes, sino los votos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios