www.diariocritico.com
Hay que hablar con Fidel

Hay que hablar con Fidel

Chile tiene una actividad política a media máquina. Y no es para menos, con los calores del verano sureño que no dan tregua a millones de personas que deciden en esta época emigrar a lugares más refrescantes y especialmente playeros.

Mucho no ha pasado en política a pesar de que algunos se han esmerado en insuflar la situación de retiro de un alto oficial de ejército, implicado en casos de violaciones a los DDHH.

Un ex comandante en Jefe del Ejército ha tratado de revivir la vieja tesis de los que justificaron el cruento golpe de Estado de 1973, con la secuela de muerte y desintegración de la sociedad chilena. “Todos somos responsables de lo que pasó”. Pareciera que estos personajes que tanto viajan y han gozado de tantos beneficios de becas de estudio no han aprendido nada de la historia de la humanidad.

Pero bueno, afuera están ocurriendo hechos políticos de gran trascendencia. En España se preparan para una elección crucial en marzo, donde las figuras más relevantes son el actual presidente del gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, un conservador de los duros que se identifica con el ala social cristiana de la política europea.  Escucharlo hablar es todo un acontecimiento para un chileno: Es como estar oyendo a un dirigente tradicional de la UDI.

Los europeos necesitan para muchos menesteres mano de obra barata. Una parte la obtienen de América Latina y la otra de África. Y el señor Rajoy ya amenazó a 1.100.000 emigrantes de que bajo su eventual gobierno no podrán regularizar su situación de residencia ilegal. No resistió a la tentación xenofóbica que anima a la derecha española. Una de las condiciones que exigirá a los demás para poder vivir en España es adoptar las “costumbres” de los españoles. Semejante aserto se ha prestado para todo tipo de bromas e ironías.

¿Se les exigirá comer paella el domingo, como ocurre en buena parte de la península? ¿Deberán hablar español, vasco, catalán, gallego? ¿Tendrán que ir a las corridas de toros por lo menos una vez al mes? ¿O tirar al piso, las servilletas y las cáscaras de gambas en bares de los pueblos y ciudades?

Nada se dice de los jubilados británicos que se van a vivir a España los tiempos finales de la tercera edad, no menos de la mafia rusa que gusta del clima mediterráneo, después de construirse mansiones con lo usurpado de la antigua Unión Soviética y los negocios clandestinos que hoy manejan.

Rodríguez Zapatero tendrá un rival muy duro a juicio de los electores, que los dan casi parejos en las encuestas.

Lo que más nos llega por estos lados es la fiebre de las elecciones primarias en Estados Unidos. Me ha sorprendido ver esta semana al candidato negro Barack Obama, senador por Illinois, y licenciado en Derecho por Columbia y Harvard. El afroamericano, que podría llegar a la Casa Blanca, ha dicho que está dispuesto a dialogar con Cuba y Fidel Castro y con Hugo Chávez de Venezuela. Con una reflexión muy simple: Si en la guerra fría se conversaba porqué no ahora.

Capaz que estemos en presencia de la sepultación definitiva del ultra conservadurismo hegemónico de George W. Bush, que le ha hecho tanto mal a la humanidad y al mismísimo Estados Unidos, sumido en una profunda crisis económica y una derrota evidente desde su invasión a Irak, con la excusa de las armas químicas y biológicas que nunca existieron. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios