www.diariocritico.com

Este tercero de la tarde, bravo y encastado, habría merecido una vuelta al ruedo

San Isidro: la debutante divisa santacolomeña de Valdellán nos regala a 'Carasucia', el mejor toro de la Feria (vídeo)

San Isidro: la debutante divisa santacolomeña de Valdellán nos regala a 'Carasucia', el mejor toro de la Feria (vídeo)

Cristián Escribano, muy molestado con el viento, cumplió a secas ante 'Carasucia', como Robleño en su lote, y no Iván Vicente

martes 11 de junio de 2019, 22:15h
Todo un regalo para los aficionados fue 'Carasucia', el tercer toro de la tarde, bravo y encastado, cuya lidia transcurrió con enorme emoción mientras le hacía frente con dignidad y arrestos Cristián Escribano, que hubiera estado mejor de no ser por el más que molesto viento, pero que lo mató a la última. 'Carasucia' recibió en el arrastre la mayor ovación dedicada hasta ahora a los bicornes durante el abono. También gustaron los siguientes funos, a diferencia de los dos primeros. Robleño anduvo con oficio e Iván Vicente desdibujado.

Apunten este nombre ‘Carasucia’. Porque ese es el toro, de momento para quien suscribe el mejor del abono hasta ahora, que necesitaría la Fiesta si no estuviera en manos de mercaderes manipuladores al servicio de las figuras o viceversa, que ya se guardan -las figuras- de anunciarse con divisas santacolomeñas. Un burel bravo que derrochó entrega y casta a lo largo de toda su lidia. Un burel que vendió cara su vida, que se comía los engaños y entraba al trapo humillado como arrepentido pecador. Un burel cuya lidia se siguió con compulsiva atención desde que apareció en el ruedo. Un burel con el que se podía manufacturar torería por arrobas.

Un burel que le correspondió en suerte –otros entenderán que en desgracia, que ya lo aconsejaba el mítico Juan Belmonte: “Dios te libre de un toro bravo en Madrid”- al poco placeado Cristián Escribano, que debió pechar, además, con la insolencia del viento, siempre peligroso pero más ante un animal semejante.

Y al que recibió, de salida, con unos preciosos y ajustados delantales con el percal, y ya con la pañosa con otros bellos pases por bajo, mitad látigo mitad caricia, antes de lucirse con el toreo en redondo, siempre con la muleta muy baja, todo ello en el tercio, donde soplaba un inmisericorde aire que le aconsejó no marcharse al platillo con ‘Carasucia’ como en circunstancias climatológicas normales correspondía.

Las francas embestidas del bicorne, humillado y derrochando casta, fueron seguidas con alborozo y enorme emoción en los tendidos, y su matador daba la talla. Lo malo es que por el pitón izquierdo ya no pudo con esa sangre palpitante de ‘Carasucia’ y los siguientes redondos –siempre molestado por el viento, se recuerda- bajaron el nivel.

No obstante, de haber acertado con la tizona hasta el madrileño podría haber cortado una oreja, pero el mitin a espadas, que le costó escuchar dos avisos, enfrió todo y también le costó oír unos pitos algo injustos mientras las palmas atronaban en el arrastre de ‘Carasucia’, merecedor de los honores de una vuelta al ruedo, que el usía no concedió: qué saben ellos, los presidentes, de toros. Pues eso.

El notable alto de la ganadería de Valdellán, debutante en la Feria, se completa con los funos lidiados tras la explosión de casta de ‘Carasucia’. Porque el cuarto, ‘Extremeño’, cumplidor en el penco, llegó a la flámula pidiendo el carnet de torero experimentado y con oficio. Y Robleño se lo mostró, porque dentro de su codicia y repetición, era más andarín e incómodo y tenía menos calidad y franqueza en las embestidas. Por tanto, era menester someterlo poco a poco, lo que el de San Fernando de Henares logró, incluso con alguna voluta de toreo clásico, aunque se echó de menos que Robleño arriesgara algo más en búsqueda de series más largas y compactas.

Claro que mucho peor fue lo de Iván Vicente con el quinto, 'Matalhombro’ –horroroso nombre, ¿no?-, también cumplidor en el primer tercio, y de comportamiento más cercano a ‘Extremeño’ que a ‘Carasucia’, pero que desbordó al de Soto del Real, quizás acusando también lo poco que actúa ahora, pero que no es suficiente excusa tras dos décadas de alternativa.

El hondo y cuajado sexto, ‘Montañés’, que no acusó sus 656 kilos en ningún momento y fue ovacionado de salida, hizo un aceptable tercio de varas –en el que se lució Adrián Navarrete- y de banderillas –con lucimiento con los rehiletes de Jesús Alonso e Ignacio Martín- pero en el turno muleteril fue a menos no ofreciendo a Cristián más opciones que algún bello apunte.

Claro, como es lógico, la corrida también tuvo dos bicornes más, los dos primeros, mansos y flojos, sin ninguna opción para Robleño ni para Vicente, por lo que todos nos temíamos un festejo aburrido. Otro más, por los desafueros en cuanto a bravura de lo bicornes. Y en esto salió ‘Carasucia’.

FICHA

Toros de VALDELLÁN, de excelente presencia, aunque justos de fuerzas: 3º, 4º, 5º y 6º, encastados y bravos en diferente gradación; 1º y 2º, mansos y descastados. FERNANDO ROBLEÑO: palmas; palmas. IVÁN VICENTE: silencio; algunos pitos. CRISTIÁN ESCRIBANO: pitos tras dos avisos, silencio. Plaza de Las Ventas, 11 de junio, 29ª de Feria. Alfo más de media entrada.

VÍDEO DE LA CORRIDA

CRÓNICA DEL FESTEJO ANTERIOR

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.