www.diariocritico.com

2019

Para el periodista y aficionado taurino es un bálsamo- y desquite espiritual-viajar por España para ver toros. Y en esta época, en que el verano pasa a mejor vida, no hay lugar más idóneo que las Ventas, donde la Feria de Otoño se vive, si me apuran, de forma más intensamente que la principal, que es escaparate del toreo: la de San Isidro. De entrada, entras sin tangos agobios ( salvo los que por norma, no respetan el sagrado rito taurino), y alejando tráfico, comidas de última hora y demás excusas pueriles, llegan cuando la gente se está aposentando en los tendidos. Prueba de la menor incidencia de la feria otoñal, la encuentras tras pasar el fielato de la Puerta Grande ( en esta ocasión con empleados más “simpáticos” que en el ciclo isidril…). Y de las dos barras que permitían hacer tiempo antes, o comentar la post- corrida, sólo ha abierto una, la más cercana a la puerta de salida, o entrada…

El sabio refranero español siempre acierta. Sí, hombre, si: por ejemplo con aquello de 'días de mucho, vísperas de ‘na’. Que se cumplió en grado máximo en el cierre del ciclo otoñal, merced a una descastada y floja corrida de Adolfo Martín, que acabó con las ilusiones de una terna sin ninguna opción de triunfo, en cuyo balance de silencios sólo se salvó la ovación a Curro Díaz por los destellos de clase ante su segundo.

La emoción que no alumbró la pésima, por descastada y floja, corrida de Fuente Ymbro, la pusieron al alimón los aficionados madrileños y ‘su’ torero desde hace dos décadas, Manuel Jesús ‘El Cid’. Porque el sevillano se despedía de ‘su’ plaza de Las Ventas, en la que alcanzó los mayores momentos de gloria, sobre todo con su mágica mano izquierda, de su brillante carrera. Este Cid coletudo no pudo campear de nuevo en su adiós, y por culpa de los toros –o lo que fuera aquello que se lidió (es un decir)- tampoco Emilio de Justo, aunque dejó brillantísimo destellos, ni Ginés Marín.

Apareció el primer toro, o lo que fuera aquello, y ya apuntó lo que iba a ser la tarde. Porque el burel, o lo que fuera aquello, tras barbear tablas por su mansedumbre durante escasos segundos, buscando una salida que no encontró, intentó saltar al callejón, no lográndolo por muy poco. De similar guisa descastada fueron sus hermanos de Puerto de San Lorenzo, aunque no le imitaron en lo del salto, pero sí en el desafuero de bravura. Un asco de encierro, auténticos bueyes de carreta que no dieron opciones de lucimiento a la terna de Daniel Luque, Juan Leal y Juan Ortega.

El abono de seis festejos se celebra entre este y el próximo fin de semana

También actúa Perera, que salió a hombros en el ciclo isidril, y se atreve a repetir ahora

No se esconden, como los mandamases del escalafón -menos Perera- y teóricas figuras. Todo lo contrario. De cara al año que viene podrían vivir de sus respectivos triunfos en el pasado abono isidril. Pero ellos vuelven a dar la cara en Madrid y sufrir el examen de su sacrosanta y exigente afición. Paco Ureña, que cortó tres orejas y fue declarado triunfador oficial, y Antonio Ferrera, que echó idénticos trofeos e su esportón y llevó a cabo la más inspirada faena de su ya larga trayectoria, harán el paseíllo en la Feria de Otoño. El ciclo, en el que destaca también la despedida de El Cid, se celebra durante el actual y el próximo fin de semana.

Una de las características de los festejos en Albacete, además de lo esencial que es la presencia del toro, es el descanso entre el tercero y el cuarto para degustar las buenas viandas de la gastronomía paisana. Y el lunes, Emilio de Justo, con una gran faena en el último que le valió para salir a hombros, participó a su manera en la merienda, comiéndose profesionalmente a dos figuras como Ponce, en mayor medida, y Perera, que se habían traído un encierro de una de sus divisas favoritas, la de Juan Pedro Domecq. La misma que había pegado un petardazo el año pasado. La misma que seguramente nos tragaremos el próximo. Y no olé.

Suspendido por la lluvia el festejo del viernes con El Juli, Manzanares y Ureña en el cartel

Cara y cruz de la fiesta, a medias. Porque, aunque el local José Fernando Molina salió a hombros tras cortar dos orejas (una y una), tampoco fue la suya una actuación maciza y para tirar cohetes. Porque, aunque el mexicano San Román sufrió el escuchar los tres avisos en su último bicorne, bien presentado como el resto a excepción del sexto, no fue por inútil –bueno, un poco sí- con el estoque, sino por confiarse esperando que doblara el bicorne sin entrar a matar una segunda vez para cortar otra oreja que le abriera también la puerta grande y amontonarse a toda prisa con el verduguillo. Por su parte, la corrida del viernes, para la que había enorme expectación, se suspendió por la lluvia. Formaban el cartel, con toros de Garcigrande, los matadores El Juli, Manzanares y Paco Ureña, que volvía a Albacete un año después del percance que sufrió en este coso y por el que perdió la visión del ojo izquierdo.

Ya se sabe que como tantas veces, demasiadas veces, el peor de los tópicos se cumple. Sí, aquel que espeta lo de corrida de expectación, corrida de decepción. Y, orejitas aparte, es un resumen perfecto de lo que aconteció este martes en Albacete, con dos consagradas figuras en el cartel, Enrique Ponce -que sustituía a Roca Rey- y El Juli, y uno de los casi nuevos, Álvaro Lorenzo, que defraudaron a partes iguales. Eso sí, la única noticia positiva fue que tras muchos años de desafueros, el ganadero Daniel Ruiz echó una corrida presentable.

No se cansa Rubén Pinar de acumular salidas a hombros en su tierra. La octava consecutiva, una marca inigualada y muy posiblemente inigualable, sumó en el inicio del abono septembrino. El albaceteño de Tobarra, con el apoyo de sus paisanos, demostró encontrarse en plena sazón de torería, dispuesto a escalar posiciones en el escalafón, para lo que le falta un triunfo en Las Ventas, donde lleva casi tantos toros, ocho, que no sólo no le han dado juego, sino que incluso en varias ocasiones le han herido de gravedad. Sumó cuatro orejas; dos de ellas indiscutibles en cualquier coso incluso de primera categoría: las obtenidas frente al primero, de la divisa de La Reina, y quinto, del hierro hermano de El Tajo. Y otras dos, con más reparos: las del Victorino corrido en cuarto lugar y la del cierre de Daniel Ruiz.

Supersonic Blues Machine, este martes, penúltimo cita con este extraordinario festival

Todo tiene su fin, claro. Incluso la extraordinaria programación que nos ha regalado, como en anteriores ediciones -o mejor-, el Festival Las Noches de Botánico. Pero no hay que entristecerse por ello, ya que esta penúltima cita de hoy martes nos ofrece blues a tope con lo mejor de lo mejor: los estadounidenses Billy Gibbons y J.L. Walker, y la indudable número una española: Susan Santos. Y mañana, para clausurar, otro programazo con Rusian Red y Rufus T. Firefly.

Música, ballet, poesía y teatro en las dos localidades entre el 2 y el 5 de agosto

Programazo. El de la nueva edición, correspondiente a este año, del Festival Yetas Nerpio (FESTYN), que aúna en ambas bellas localidades serranas albaceteñas -en la maravillosa Sierra del Segura- el Arte, la Cultura y la Naturaleza, entre el 2 y el 5 de agosto, con el fin de, además de disfrutar de ambos, intentar salvar a Yetas de la amenazante España vacía (o vaciada). Algo que poco a poco y merced a esta iniciativa se va consiguiendo. Y este año, en la cuarta edición, con el más difícil todavía. Con el programazo. Que han logrado, tras muchos meses de desinteresado trabajo, dos oriundos de la zona: uno nacido en la diáspora pero fiel a sus orígenes, el extraordinario pianista Óscar Caravaca, y otro que vino al mundo en Yetas y es algo así como su embajador en Madrid, donde ejerce como profesor. Ellos han estado al frente de la organizacion oficial de la Asociación Cultural 'Amigos de Yetas' y el Ayuntamiento de Nerpio.

Todo está previsto. Todo está organizado en el Mad Cool 2019 . Para que los espectadores disfruten del que, sin duda es, también por la pléyade de estrellas nacionales e internacionales, el mejor Festival de música que se celebra en nuestro país. Más allá de la fabulosa programación entre este jueves al sábado 13, con una intensidad sin igual en los tres días que se lleva a cabo en Madrid, los responsables ofrecen todo tipo de facilidades al público en lo que gira alrededor de la misma. Desde los horarios especiales de autobuses para llegar al recInto hasta los del desplazamientos en el mismo para ver sus diferentes escenarios. Desde la atención sanitaria a la consigna, sin olvidar la información sobre objetos perdidos y mil detalles más.
  • 1

Apoteosis de Antonio Ferrera en su arriesgado reto en solitario en la cátedra de Las Ventas, donde ha ofrecido una dimensión extraordinaria por su calidad, capacidad e inspiración a lo largo de toda la tarde. Desde el primer capotazo de recibo y en los quites, que sería el inicio de una original sinfonía torera, hasta el último muletazo al bicorne que cerró una función para recordar. El extremeño, entregadísimo y torerísimo, se ha subido a ese más que complicado y casi imposible altar de ser 'torero de Madrid'. Casi 'na'. De Madrid y del mundo, 'primus inter pares', sumo sacerdote el toreo. Más allá de las dos orejas que cortó y que no reflejan su extraordinaria actuación, mucho más allá. Por fortuna, en la Fiesta no valen las estadísticas y sí el sacrosantamente laico toreo de verdad de verdad de la buena. Y olé.

El oficio de matador de toros, como su nombre indica, obliga a eso, a matarlos. Que es lo que llevó a cabo Paco Ureña tras una faena de mucha pureza, cerrada con un gran espadazo para echar en su esportón una oreja de mucha fuerza. Y la tizona privó a Perera de premio tras una labor espectacular a su último burel, un ‘cuvillo’ que fue el único encastado de un encierro de divisas comerciales que dejó mucho que desear.

Interesante novillada la que Fuente Ymbro ha lidiado en la primera de la Feria de Otoño, por la variedad de su comportamiento, todos con más o menos matices cumplieron en los caballos y dos de sus ejemplares fueron aplaudidos en el arrastre. Frente a ellos destacó sobretodo Tomás Rufo, que sumó una oreja de cada bicorne y alcanzó el sueño de descerrojar la Puerta Grande y salir a hombros en volandas por allí.

Aunque Paco Ureña volvía al lugar del drama, el percance de hace un año que le costó perder la visión del ojo izquierdo, y la plaza se volcó con él, sus fallos a espadas y su pésimo lote le mpidieron el triunfo que deseaba de forma parigual a los albaceteños. El éxito fue para un Castella inspirado, que cortó dos excesivas orejas, y el fracaso gordo fue, una vez más, para la divisa, como en casi todo el abono, en este caso de Montalvo, mientras que Aguado pasó de puntillas.

Los pernios de la Puerta Grande del bello coso neomudéjar albacetense estaban a punto de ceder para que atravesase su umbral, a hpmbros de sus partidarios, Sergio Serrano. El local aprovechó las boyantes embestidas de su segundo ‘torrestrella’ para realizarle la faena más maciza de lo que va de abono. Pero, como en tantas ocasiones en su trayectoria, marró a espadas y el premio oficial, y estadístico, quedó en una clamorosa vuelta al ruedo. Los otros dos paisanos, Andrés Palacios y Diego Carretero -que cortó una oreja- anduvieron desiguales.

La gélida tarde climatológica que sufrió el cotarro lo fue en idéntica proporción, o más, en cuanto al espectáculo reseñable. Hasta el punto de que salvo algunos atisbos de interés por parte de los bicornes, o bicornazos, de Alcurrucén, y de Román y Ginés Marín –que cortó una oreja de escaso peso- el resto no dejó poso ni huella en el público. Y casi tampoco en el que suscribe, que salva su profesionalidad merced a un recurso tan antiguo como el bloc de papel y el bolígrafo.

No figuraba oficialmente en la cartelería, y sin embargo, al margen de trofeos cortados por la terna local, el triunfador del festejo fue ‘El Juli’, propietario de la divisa de El Freixo, que debutaba en una Feria de exigencias toristas como Albacete. Y es que el conjunto de novillos que envió Julián López a la capital manchega tenía un extraordinario trapío, muy superior a las reses que se lidian como toros en cualquier plaza de segunda, como la bella neomudéjar albaceteña, Y, además, con un juego desigual, su comportamiento general, a excepción del segundo, mantuvo el interés de los aficionados con los ojos avizor de lo que sucedía o podía suceder sobre la arena.

Extraordinario concierto de ellos y J.L. Walker en la penúltima cita de Las Noches del Botánico

Nunca hubo un mejor título puesto a una banda como la que en la penúltima cita de las Noches del Botánico, dedicada en exclusiva al blues, nos llenó de lo mejor de este estilo. Pongamos que se habla/escribe de la Supersonic Blues Machine (SBM). Este grupazo en el que destaca Joe Louis Walker, y la telonera, la española más internacional Susan Santos (en la foto) ya habían calentado el ambiente cuando llegó la explosión eléctrica con Billy Gibbons.

Circuitos Taurinos da cinco festejos, tres de ellos corridas de toros, del 24 al 28 de agosto

La empresa Circuitos Taurinos, que debuta este año, y el ayuntamiento de Colmenar Viejo han presentado los carteles de la Feria Taurina Ntra. Sra. de Los Remedios de Colmenar Viejo 2019. En un acto celebrado en el ruedo de la plaza de toros de La Corredera y presentado por el periodista Manolo Molés, se han dado a conocer las combinaciones de la Feria. Además, estuvieron presentes los ganaderos Adolfo Martín y Carlos Aragón Cancela de 'Flor de Jara' que vuelven a La Corredera.

'De todo un poco', su último disco con el que han recorrido Europa, centra esta despedida

Todo llega. Incluso el adiós a una exitosa gira europea con broche de oro este jueves 29 en la madrileña Sala Clamores. Con ella, el 'ferragosto' musical español en general y madrileño en particular se viste de lujo con los mejores y a la vez más veteranos exponentes del son. Estos eternos músicos con su cuarto de siglo largo al servicio de este estilo y de todos los sabrosos y maravillosos de la música cubana. Pongamos que se habla/escribe de Los Jóvenes Clásicos del Son, no podían ser otros con semejantes credenciales. Ahora, tras su actuación también triunfal, el pasado día 3 en el madrileño Café Berlín, repiten y nos dicen adiós en su último concierto, que tendrá como base su último disco 'De todo un poco'. Una cita imprescindible..

Estaban casi todos los que son. Pero los organizadores han echado la casa por la ventana para cerrar a lo grande el cartel de la edición de este año de las Noches del Botánico. Una serie de extraordinario e inmejorables conciertos que se redondean con los últimos fichajes para el escenario principal: Daryl Hall & John Oates, Dead Capo, Tank and The Bangas, Juanes, Monsieur Periné, Niña Pastori, LP, Charlie Winston, Pink Martini y O Sister!