www.diariocritico.com

toros albacete

Una de las características de los festejos en Albacete, además de lo esencial que es la presencia del toro, es el descanso entre el tercero y el cuarto para degustar las buenas viandas de la gastronomía paisana. Y el lunes, Emilio de Justo, con una gran faena en el último que le valió para salir a hombros, participó a su manera en la merienda, comiéndose profesionalmente a dos figuras como Ponce, en mayor medida, y Perera, que se habían traído un encierro de una de sus divisas favoritas, la de Juan Pedro Domecq. La misma que había pegado un petardazo el año pasado. La misma que seguramente nos tragaremos el próximo. Y no olé.

Un abono de 10 festejos con variedad de encastes, presencia de las figuras y los toreros emergentes

Una feria con buenos carteles de coletudos y presencia de cuatro encastes ganaderos ofrece el tradicional abono de la Nueva York de la Mancha, léase Albacete. Sí, porque, utilizando la frase bíblica, "muchos son los llamados y pocos los elegidos". Los públicos llamados a las ferias de importantes plazas de primera y segunda, donde les dan gato por liebre, léase toro. Y pocos los elegidos para disfrutar de bicornes de excelente presentación, sea cual sea la divisa, sean cuales sean los matadores. Y el ciclo albaceteño, con unas interesantes y variadas combinaciones también este año, puede presumir y presume del toro con trapío de coso de primera en la mejor plaza teóricamente de segunda. Y olé.

  • 1

Lea en nuestro periódico todas las crónicas de los festejos

La feria del Centenario ha ido de más a menos en cuanto a la presentación y juego de los toros, porque las figuras fueron llegando en la segunda mitad del ciclo y ya se sabe. Aunque el mayor desafuero en trapío, casta y fuerza -casi 'na'- se hizo presente en la última corrida con la divisa local de Daniel Ruiz.Con ella, estadísticamente triunfó El Juli con dos orejas verbeneras, aunque, dentro de lo poco que cabía, el que parió el toreo fue Talavante, algo que intentó Cayetano.