www.diariocritico.com
     5 de julio de 2022

troika

Todo listo para empezar a negociar como se va a llevar a cabo tercer rescate a Grecia, que tantos quebraderos de cabeza ha dado a toda Europa. El último trámite ha sido el visto bueno del Parlamento alemán, que se ha producido hoy viernes tras varias horas reunido. De esta forma, con los 28 países de la zona euro de acuerdo, las reformas impuestas al Ejecutivo 'heleno' aprobadas en su Parlamento, y con la 'troika' también dispuesta, comienza la dura negociación.

Pese a haber alcanzado un acuerdo (muy duro) con 'la troika', la situación sigue siendo muy difícil para Alexis Tsipras. El 'ala dura' de Syriza no está dispuesta a aceptar las condiciones que los acreedores han impuesto a Grecia a cambio de un tercer rescate y la firma del acuerdo le ha costado ya varias dimisiones al primer ministro griego. Hoy miércoles se vota en el Parlamento 'heleno' la aprobación, o no, de las reformas que conlleva este nuevo rescate, unas medidas austeras y de recortes muy duras, pero que si no se llevan a cabo Grecia se quedará sin financiación alguna.

> Tras las críticas de sus socios europeos por sus tácticas dilatorias

El Gobierno griego de Syriza ha decidido realizar cambios en su equipo negociador con la troika. Estos cambios implican también la reducción del papel del ministro de Finanzas, el polémico Yanis Varoufakis, tras las críticas unánimes que le dirigieron sus socios europeos por sus tácticas dilatorias en la reunión informal del del Eurogrupo que se celebró el pasado viernes en viernes. 

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha dicho este miércoles que la troika atentó contra la "dignidad" de Grecia, Portugal e Irlanda durante la gestión de los rescates de estos países y ha vuelto a criticar que se trata de una institución "poco democrática" que debe revisarse.

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, y el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijssebloem, acordaron hoy retomar desde mañana las conversaciones técnicas entre Atenas y las tres instituciones internacionales que forman la conocida como troika.

> Mientras Juncker asegura que no van a cambiarlo todo, ante su gran cita del miércoles y Grecia barajaría ya renunciar a las quitas a cambio de bonos al crecimiento

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido este martes "poner fin" a la Troika, y ha recordado que es una petición que los socialistas europeos vienen formulando desde 2013 y que el PSOE incluyó en su programa de las elecciones europeas. Este posicionamiento llega después de que el nuevo gobierno griego rechazase como interlocutor a la Troika y se especulase con que Juncker aceptaría el desmantelamiento, si bien ha habido matices en este sentido.

La Comisión Europea (CE) rehusó especular sobre un posible desmantelamiento de la troika dentro de las negociaciones con el nuevo Gobierno de Grecia, a la espera de la reunión el miércoles entre el presidente de la institución, Jean-Claude Juncker, y el primer ministro griego, Alexis Tsipras. Por su parte, el Gobierno alemán no ve por ahora motivos para desviarse de los mecanismos establecidos para el control de los préstamos otorgados a Grecia, a pesar del rechazo de Atenas a la troika formada el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), y en el caso de España, el secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, ha subrayado que la UE tiene que tener "unos negociadores" para hablar con Grecia al margen de su nombre. "Si se trata de a la 'troika' llamarla 'troiko' a mí me da igual, pero eso no lo pueden hacer los ministros de Economía, aunque luego tienen que avalar el acuerdo", insistió Méndez de Vigo.

El Gobierno de Grecia no cooperará con la troika formada por el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea (CE), según ha indicado el ministro de Finanzas del país heleno, Yanis Varufakis, en su primer encuentro con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Los inspectores de la Comisión y del Banco Central Europeo (BCE) vuelven este lunes a Madrid para evaluar el estado del sector financiero y la situación económica y presupuestaria. Se trata de la segunda misión tras el fin de la ayuda bancaria por valor de 41.300 millones que ha recibido España de la UE y del que ya ha devuelto 1.300 millones de forma anticipada.

La Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) han impuesto este miércoles a España una nueva agenda de reformas financieras que debe emprender tras el fin del rescate bancario, que expiró el pasado 23 de enero, con el objetivo de reforzar la solidez de la banca y su capacidad de dar crédito a la economía real.

La Eurocámara ha puesto en su punto de mira la gestión de la troika con motivo de una investigación sobre sus consecuencias sociales, laborales y económicas que incluye visitas a los países rescatados y un "interrogatorio" a partir del lunes de los actuales y antiguos líderes de instituciones europeas.

Pide al 'banco malo' que maximice sus resultados financieros

Más que brotes verdes. Un aprobado, con reservas, pero aprobado. Y es que los inspectores de la troika -formada por la Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- han constatado este lunes que España ha cumplido todas las condiciones impuestas por la UE a cambio del rescate bancario y que la liquidez y la solvencia de las entidades mejora, pero han pedido al Gobierno que siga vigilando "de cerca" la estabilidad del sector, que continúa amenazada por la crisis y la caída del precio de la vivienda.

España ha cumplido ya prácticamente todas las exigencias del rescate bancario

Los inspectores de la troika -formada por la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- han dicho este lunes que España ha cumplido ya prácticamente todas las condiciones exigidas por la UE a cambio del rescate bancario y que el sector financiero tiende a estabilizarse, pero han pedido al Gobierno que mantenga la vigilancia sobre la banca por los riesgos de la situación económica, que amenazan sus perspectivas de rentabilidad.


- Olli Rehn da un espaldarazo a España: no cree que haya que vigilar el pos-rescate bancario