www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'Antonio y Cleopatra': erotismo y poder
(Foto: Sergio Parra)

Crítica de la obra de teatro 'Antonio y Cleopatra': erotismo y poder

jueves 07 de octubre de 2021, 09:13h

Abrió el Festival de Almagro, viajó luego a Mérida y ahora recala en el Teatro de La Comedia ‘Antonio y Cleopatra’, uno de los dramas de W. Shakespeare menos representados en nuestro país, en versión de Vicente Molina Foix, bajo la dirección de José Carlos Plaza y con las figuras de Ana Belén y Lluis Homar dando vida a los protagonistas.

La versión de Molina Foix (Elche, 1946), es clara, depurada y ágil y remarca la tensión dramática y la parte lúdica de la íntima relación del romano y la egipcia. El gran conocimiento del teatro inglés de José Carlos Plaza le permite profundizar en una propuesta teatral que bascula entre el amor y la política, con constantes situaciones lúdicas y toques de humor, que, durante tres horas, mantiene al público en tensión creciente sobre los vaivenes de la pareja protagonista, que transita por todas las pasiones humanas: la seducción, el amor, la pasión, la ambición, la rivalidad o la honestidad.

Una pareja, la de Lluis Homar (Antonio) y Ana Belén (Cleopatra), inédita hasta ahora sobre las tablas, que viven con tanta pasión como frío cálculo político su volcánica relación. Al final –de todos es sabido-, la muerte por suicidio de un Antonio ya al borde de la locura, precipita también el final de la reina egipcia que se inocula el veneno de una serpiente para ir corriendo a hacer compañía a su amado Marco Antonio. Pero no muere solo por amor sino también por un orgullo ancestral, para evitar los abusos y las burlas de Julio César y de los romanos, como ella misma confiesa a Carmia, una de sus esclavas: “Serás mostrada en Roma, igual que yo, como una muñeca egipcia, y soeces mecánicos, con mandiles grasientos, regla y martillo, nos levantarán, para que se nos vea. Envueltas en la nube de su aliento espeso, rancio del mal comer, estaremos forzadas a bebernos su vaho”.

Ana Belén muestra a una Cleopatra sensual, ambiciosa, inteligente y antojadiza que enamora locamente a Marco Antonio (excepcional la claridad de la dicción, la maestría, el empuje casi juvenil y la pasión en escena de Lluis Homar). Entre ambos hay una química constante a lo largo de toda la función. Excelente también el Enobarbo de Ernesto Arias, que pasa de la fidelidad a la traición y luego al arrepentimiento con la fuerza de un actor más que cuajado y siempre seguro. Otro tanto puede decirse de Rafa Castejón con su papel de Mensajero y, junto a ellos, acertadas también las figuras de Octavio, de Javier Bermejo; el Lépido de Fernando Sansegundo; el inquietante, mágico y gracioso Mardián de Luis Rallo, y la Carmia, sirvienta que tiene que sufrir los caprichos de Cleopatra, encarnada por Olga Rodríguez. Cumple también con eficacia en dar vida a sus personajes respectivos el resto del reparto: José Cobertera, Elvira Cuadrupani, Israel Frías y Carlos Martínez Abarca.

Polisémica y brillante la escenografía de Ricardo Sánchez Cuerda que traslada al espectador de Egipto a Roma, Grecia o Siria. Presenta grandes módulos, con efecto espejo, que se mueven sobre unos ejes y coronados por un aspa (metáfora sobre el cruce de destinos, el amor frente al poder, la lealtad y la traición…), y que sirven de base para cambiar de espacios a través de un milimétrico juego de luces, perfecto para completar la ambientación que ha diseñado Javier Ruiz de Alegría. El ecléctico y bello vestuario es de Gabriela Salaverri, y Luis Miguel Cobo firma la música, -con suave y exótico color-, y el espacio sonoro.

El ritmo y el tono que imprime Plaza al montaje, los toques de humor en medio de un drama que se masca siempre y de principio a fin, no hacen en ningún momento, a nuestro juicio, que la representación se haga larga o pesada sino todo lo contrario. Muy interesante.

‘Antonio y Cleopatra’

Autor: William Shakespeare

Traducción y versión: Vicente Molina Foix

Dirección: José Carlos Plaza

Reparto: Ana Belén, Ernesto Arias, Javier Bermejo, Rafa Castejón, José Cobertera, Elvira Cuadrupani, Israel Frías, Lluís Homar, Carlos Martínez Abarca, Luis Rallo, Olga Rodríguez y Fernando Sansegundo

Escenografía: Ricardo Sánchez Cuerda

Iluminación: Javier Ruiz de Alegría

Vestuario: Gabriela Salaverri

Creación musical: Luis Miguel Cobo

Director adjunto: Jorge Torres

Caracterización: Toni Santos

Ayudante de escenografía: Juan José González

Ayudante de vestuario: Mónica Teijeiro

Ayudante de iluminación: Leyre Escalera y Óscar Sainz

Producción: CNTC y Festival internacional de Teatro Clásico de Mérida

Teatro de La Comedia, Madrid

Hasta el 7 de noviembre de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios