www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'Sucia': ¿por qué no hiciste nada?

Crítica de la obra de teatro 'Sucia': ¿por qué no hiciste nada?

viernes 07 de mayo de 2021, 12:41h

Ayer, jueves 6 de mayo, en la Sala José Luis Alonso del Teatro de la Abadía, se estrenaba ‘Sucia’, un montaje escrito y dirigido por la catalana Bàrbara Mestanza. Y los idus de mayo han querido hacer coincidir este estreno con la reposición en Naves del Español de otra obra suya que pudo verse en noviembre de 2019 en el Pavón Kamikaze, La mujer más fea del mundo.

Las dos obras están interrelacionadas. Aquella era el germen de esta, aunque no se abordaba el asunto de la violencia sexual de forma tan directa y explícita como en ‘Sucia’. Con todo, la joven directora y dramaturga catalana se adentraba en temas tan idílicos como la anorexia, las drogas, las alucinaciones, el sexo, y el inconformismo veinteañero, todos ellos bañados en dosis generosas de música electrónica. De Mestanza, al menos hasta el momento, no se puede decir que aborde temas light, de esos que, una vez terminada la función, dejan a uno tal y como entra a la función. Del teatro de Mestanza puede decirse, con toda propiedad, que no es nada complaciente…

Acompañada en escena por Nacho Aldeguer –sorprendentes los mil y un registros que transita este actor en escena-, Bàrbara Mestanza reflexiona en torno a un hecho que vivió en primera persona hace ahora cinco años y que le sucedió en pleno centro de Madrid, en la calle Toledo: los abusos a los que fue sometida por un hombre al que acudía con la inocente intención de darse un masaje relajante que muy pronto se convirtió en tocamientos generalizados que nada tenían que ver con el objeto del servicio contratado.

La horrible experiencia de sufrir en cabeza propia abusos sexuales paralizaron a la actriz, directora y dramaturga durante más de dos años, hasta llevarla al borde de la depresión justo en el momento en el que estrenaba en Madrid La mujer más fea del mundo. En la base de aquella situación estaba ese silencio por el que optó. Ahora, sin embargo, y en torno a esa camilla sobre una gran moqueta, con grandes cortinajes blancos al fondo y a los lados del escenario, elementos escenográficos principales del diseño de Paola de Diego -autora también del ecléctico vestuario-, Mestanza revive, reconstruye, destruye, proyecta, sueña, analiza, repiensa, comparte y expone en público el sinfín de sentimientos encontrados que un hecho así genera en el seno de cualquiera.

Nacho Aldeguer encarna en los primeros momentos de Sucia el cuerpo y la vomitiva experiencia de Bàrbara para pasar después a ser la voz de su otro yo, la de algún amigo, la de la propia sociedad… Un diálogo público que pronto recoge la directora y actriz en primera persona y que le permite a ella, como a toda persona abusada, verbalizar su experiencia para poder así ahuyentar los fantasmas de la culpa, del qué podría haber sido si actúo de otro modo y del, muchas veces también, estigma social sobrevenido. Y lo hace con ayuda de audiovisuales (alguno de los cuales recoge, incluso, las figuras de Rajoy y de Trump), y de música electrónica, para recoger una visión netamente izquierdista del hecho mucho más generalizado de lo que pudiera creerse de los abusos sexuales sufridos por mujeres a manos de hombres. De hecho, una pequeña encuesta previa al inicio de la función, reveló de forma anónima que 22 personas de las presentes en el estreno de ’Sucia’, habían sufrido este tipo de abusos a lo largo de su vida -un 25 por ciento, aproximadamente, del aforo de la sala-.

Mestanza ha decidido exponerse públicamente para afianzar su perspectiva personal y para ayudar a salir del armario como única medida de acabar por eliminar todo vestigio de culpa en la persona abusada. Un montaje que incomoda, que revela, que ayuda, que es necesario para acabar de una vez por todas con esa desgarradora pregunta que, más temprano que tarde, acaba escuchando toda mujer que se ha visto en medio de esa dolorosísima experiencia: “¿por qué no hiciste nada?”.

‘Sucia’

Dramaturgia y Dirección: Bàrbara Mestanza

Reparto: Nacho Aldeguer y Bàrbara Mestanza

Ayudante de Dirección: Jaume Viñas

Asesora Dramatúrgica y Actoral: Laia Alberch

Diseño de Espacio Escénico y Vestuario: Paola de Diego

Diseño de Iluminación: Adrià Pinar

Diseño de Sonido y Gráfico: JUMI

Dirección Audiovisual: Marc Pujolar

Fotografía: Luz Soria

Grabación y Montaje: Ales Alcalde y Mikel Arostegui

Comunicación: CODEA

Jefa de Prensa: Josi Cortés

Asesoras:

Asesora Conciencia Género: Lídia Casanovas

Psicóloga Violencia Machista y Abuso: Anna Planadevall

Periodista Investigación: Núria Juanico Sobre Abusos en el Mundo Escénico

Abogada penalista: Carla Valls

Producción: Nacho Aldeguer, Mayte Barrera y Rosel Murillo

Idea original de espacio escénico: Anna Cornudella

Colaboración especial de Mónica Boromello, Néstor Reina y Kiwi Bravo

Producción: Bella Batalla en colaboración con el Teatro de la Abadía

Teatro de la Abadía, Madrid

Hasta el 30 de mayo de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios