www.diariocritico.com
Obra de teatro Don Gil
Ampliar
Obra de teatro Don Gil

‘Don Gil de las calzas verdes’: ¿Quién dijo que los clásicos son aburridos?

¡Fabulosa esta versión de ‘Don Gil de las calzas verdes’, de Tirso de Molina, que la compañía Ensamble Bufo ha llevado a los Teatros Luchana de Madrid en la versión actualizada de Alberto Gálvez, capaz de refrescar el texto salpicándolo de referencias a nuestro siglo, pero sin dejar de respetar en ningún momento la esencia de lo escrito por Tirso hace ya más de 400 años (1615).

El montaje, con espléndida dirección de Hugo Nieto, que ha sabido sincronizar a la perfección a los seis actores, cantantes y músicos que permanecen durante casi 90 minutos sobre el escenario, está preñado de enredos, amoríos, humor, travestismo, identidades falsas y engaños, verdaderamente deliciosos.

Unos magníficos Sara Moraleda, María Besant, Natalia Erice, Samuel Viyuela, Rafa Maza y Jorge Muñoz despliegan un entusiasmo, una pasión y una fuerza en su actuación verdaderamente contagiosos. Pero eso no serviría de nada si ello no fuera acompañado por una envidiable dicción del verso (siempre muy clara, respetando el ritmo sintáctico), y jugando, además, con el ritmo de la música que ha compuesto para la ocasión Miguel Magdalena, interpretada en directo, y que tiene el doble efecto de divertir y aligerar la compleja trama que se urde en escena.

En conjunto, el montaje es un mecano divertidísimo, brillante y perfecto, milimétricamente construido sobre una escenografía constituida por una plataforma de cajas de plástico verde de frutas, franqueadas por sendos asientos del mismo material a ambos lados del escenario que ocupan los actores cuando no intervienen directamente en la escena. En el fondo, una pantalla que sirve para proyectar el marco a los espacios madrileños en donde se va desarrollando la acción (Puente de Segovia, Casa de las Siete Chimeneas y diversas calles de lo que hoy es el barrio de Chueca…). Tanto el vestuario ecléctico de Paola de Diego, que facilita el rápido cambio de indumentaria de los actores al alterar su identidad o al interpretar otro personaje, y la luz precisa de Felipe Ramos, contribuyen también decisivamente a que el montaje constituya una verdadera delicia para los sentidos.

Los graciosos, precisos y ágiles movimientos de los actores, su expresión corporal y hasta sus más pequeños gestos, y los constantes guiños de complicidad con el público, hacen de este ‘Don Gil de las calzas verdes’ paso obligado para los amantes del teatro clásico, y reto descarado para los posibles detractores que -¡estoy bien seguro de ello!-, a partir de aquí tendrán un antes y un después en su percepción de nuestros clásicos como garantía de aburrimiento.


‘Don Gil de las calzas verdes’

Autor: Tirso de Molina

Dirección: Hugo Nieto

Dramaturgia: Alberto Gálvez

Intérpretes: Jorge Muñoz, Natalia Erice, Sara Moraleda, Samuel Viyuela, Rafa Maza y María Besant

Escenografía: Hugo Nieto, Paola de Diego y Daniel Mingo

Ayudantes de dirección: Didier Otaola y Yaiza Ramos

Fotografía e imagen: Aitor de Kintana Moraza

Teatros Luchana, Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.