www.diariocritico.com
Escena de 'La Vida es Sueño'
Ampliar
Escena de 'La Vida es Sueño'

‘La vida es sueño’: ¿qué os admira?, ¿qué os espanta?

sábado 14 de septiembre de 2019, 13:02h

El dramaturgo madrileño Pedro Calderón de la Barca (1600-1681) y la que es, probablemente, la más grande de sus creaciones, ‘La vida es sueño’ (1635), fue el primer texto elegido por Helena Pimenta cuando hace 8 años comenzó su andadura al frente de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), en aquel memorable montaje en el que tuvo la audacia de elegir a Blanca Portillo para hacer de Segismundo. Ahora, en su despedida como directora de la CNTC, vuelve a Calderón y a ‘La vida es sueño’, en excelente versión de Juan Mayorga, para levantar otro fantástico montaje, pero esta vez con la Joven CNTC.

La dirección escénica de Pimenta vuelve a brillar con luz propia y –seguro que sin pretenderlo-, deja a su sucesor al frente de los destinos de la Compañía el catalán Lluís Homar, con el listón artístico, y de eficacia en la gestión en el punto más alto de la historia de la CNTC (como muestra, un botón: de los 60.000 espectadores con que inició Pimenta su primer año pasó a algo más de 200.000 en la pasada temporada, y los ingresos de la compañía han crecido hasta los dos millones de euros).

La intención de Pimenta al elegir este título como legado a los jóvenes actores de la CNTC, según confiesa en las palabras de presentación del montaje, es la de entregarles “este enorme tesoro de la dramaturgia universal para que se lo apropien desde la escena con rigor, respeto y osadía”. Y a fe que los integrantes de La Joven se han tomado al pie de la letra las intenciones de la directora porque entre todos consiguen hacer de este un montaje frenético, emocionante y verdaderamente cautivador de principio a fin del mismo. Estupendos todos ellos: Íñigo Álvarez de Lara, Mariano Estudillo, Anna Maruny, Alejandro Pau, Aisa Pérez, Pau Quero, Alba Recondo, Víctor Sáinz, Irene Serrano, Fernando Trujillo, Juan de Vera y José Luis Verguizas. Convincentes, pasionales, decididos, entregados, todos ellos sobresalen, ya sean el Príncipe Segismundo, su padre Basilio, rey de Polonia, Rosaura, su escudero Clarín, Astolfo, Estrella, Clotaldo o el pueblo de Polonia levantado en armas para defender la subida al trono de Segismundo.

Casi 400 años llevan sonando las palabras de la gran obra de nuestro Siglo de Oro en los cerebros de generaciones y generaciones de espectadores y siguen siendo inabarcables y continúan cuestionándonos sobre la realidad frente al sueño, el destino, la libertad, el abuso de poder, el honor… Todo comienza con un Segismundo encadenado en la torre de un oculto castillo por iniciativa de su padre, que da crédito al oráculo que predecía la crueldad de su hijo como gobernante. Rosaura lo descubre por casualidad y, cuando Basilio quiere comprobar la verdad o no de aquella profecía, y se decide a devolver a su hijo a la Corte, se encuentra allí a Rosaura convertida en dama. Los acontecimientos se precipitarán y unos y otros personajes verán cambiar su suerte por los caprichosos avatares del destino…

Mónica Teijeiro, diseñadora de la sencilla pero imponente escenografía y vestuario, presenta un cortinaje translúcido al fondo del escenario, y un alto puente metálico que transitan todos los actores con agilidad a lo largo del montaje. Ambos elementos sirven a Juan Gómez Cornejo para hacer verdaderas maravillas con la iluminación, y a Nuria Castejón, plantear su ágil y brillante coreografía. La música en directo y el espacio sonoro de Eduardo Vasco completan el maravilloso engranaje del que se ha servido Helena Pimenta para firmar otro magnífico montaje que pone el colofón a una dirección irreprochable al frente de la Compañía Nacional de Teatro Clásico en los últimos ocho años. ¡Enhorabuena a Pimenta y a todo el equipo artístico por un trabajo sencillamente admirable!



‘La vida es sueño’

Texto: Pedro Calderón de la Barca

Versión: Juan Mayorga

Dirección: Helena Pimenta

Reparto: Íñigo Álvarez de Lara, Mariano Estudillo, Anna Maruny, Alejandro Pau, Aisa Pérez, Pau Quero, Alba Recondo, Víctor Sáinz, Irene Serrano, Fernando Trujillo, Juan de Vera y José Luis Verguizas

Escenografía y vestuario: Mónica Teijeiro

Iluminación: Juan Gómez Cornejo

Coreografía: Nuria Castejón

Espacio sonoro: Eduardo Vasco

Asesor artístico: José Tomé

Asesor de verso: Vicente Fuentes

Producción: CNTC

Teatro de la Comedia, Madrid

Hasta el 20 de octubre de 2019

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.