www.diariocritico.com
Obra ‘Los años rápidos’
Ampliar
Obra ‘Los años rápidos’ (Foto: Cecilia Vincentelli)

'Los años rápidos': treinta años no es nada

El tiempo es esa espada de Damocles que pende sobre todo ser viviente desde el mismo momento que nace. Lo sepa o no. Pero solo el hombre y la mujer son víctimas de ese maléfico designio porque son los únicos que tienen conciencia de ello. Solo a nosotros nos afecta la ineludible responsabilidad de administrarlo del mejor modo posible. Claro, que de esa circunstancia solo nos damos cuenta cuando ya tenemos más de tres o cuatro décadas a nuestras espaldas. A partir de ahí, el tiempo no corre, vuela…

Sobre el tema han escrito no solo filósofos, sino también novelistas, ensayistas y -¿por qué no…?- también dramaturgos. Si la pasada temporada era Pablo Messiez quien abordaba el asunto en Todo el tiempo del mundo, en esta es Secun de la Rosa quien tira admirablemente del mismo hilo para mostrar, una vez más, que todo es del color del cristal con que se mira. Lo hace en el Teatro del Barrio hasta finales de septiembre en ‘Los años rápidos”, un sorprendente e interesante texto, al que solo hay que ponerle un pero, su escasa duración (unos 50 minutos), ya que el desarrollo de las situaciones que el autor y director del montaje plantean en las tres escenas del mismo (La Salida, El Reencuentro y El Deseo), captan el interés del espectador desde el primer minuto para dejarle finalmente con la sensación de que el texto está inacabado…

La acción se sitúa en un barrio obrero, en los años 60, en uno de esos pisos de protección oficial, escaso de metros, una variante de las corralas de finales del siglo pasado, en donde todos los vecinos seguían hacinados, pero en la periferia de las grandes ciudades, ahora ya industrializadas o en vías de estarlo. En uno de esos pisos habita la familia de Carmelita y Agustín (excelentes Pepa Pedroche y Marcial Álvarez, sobrados de oficio y pasión para bordar sus personajes). El matrimonio, excepcionalmente, ha salido a cenar con unos amigos, dejando a sus hijos (Angélica y Rubén), en casa. La mujer ha hecho de tripas corazón para pasar la velada con otras dos parejas, cuyos maridos eran amigos de Agustín, un hombre petulante y frustrado a quien su esposa no para de llamarle “pesado” porque se pierde en mil batallitas personales que, por lo general, no interesan a nadie más que a él.

Treinta años después de esa escena doméstica, Angelita y Martina (Rubén ha cambiado de sexo) se reencuentran para intentar vender el inmueble familiar. Su reencuentro, salpicado de recuerdos nostálgicos (los bailes en casa con canciones de Rocío Dúrcal, Marisol, y tantos otros cantantes de la época), acaba en una discusión frontal entre las hermanas que las hace irreconciliables. Por último, en una tercera escena, los cuatro personajes, padres e hijas, aparecen simultáneamente en un mismo momento, planteando idénticas situaciones, pronunciando las mismas palabras, generando las mismas actitudes, pero que, así contemplados, ofrecen una nueva perspectiva para situar a cada uno de los cuatro personajes.

A Marcial Álvarez y Pepa Pedroche, dan una réplica perfecta otras dos estupendas actrices Cecilia Solaguren (Angelita), y Sandra Collantes (Margarita), que transitan del humor y el desenfado a la tensión y el melodrama con envidiable facilidad y convicción.

La escenografía, de Edi Naudo, presenta un salón de la época -como todos entonces, de dudoso gusto-, con un radiocasete y decenas de cintas tiradas por el suelo, con música de los 60, que suena a ráfagas de principio a fin del montaje. Un montaje, por cierto, interesante, bien dirigido por el autor, que marca a fuego en el espectador el interés constante por una época y unos personajes magníficamente retratados.




‘Los años rápidos’

Autor y director: Secun de la Rosa

Intérpretes: Pepa Pedroche, Marcial Álvarez, Cecilia Solaguren y Sandra Collantes

Ayudante de dirección: Fran Guinot

Dirección de arte: Madoka Kamiyama

Fotografía: Cecilia Vincentelli

Teatro del Barrio, Madrid

Hasta el 24 de septiembre de 2017

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.