www.diariocritico.com

El jazz elevado a los altares

Un momento del extraordinario concierto en el Palau
Ampliar
Un momento del extraordinario concierto en el Palau (Foto: Jordi Calvera)

Chucho Valdés y Paquito D'Rivera ofrecieron un emocionante recital en el Palau de la Música

lunes 21 de noviembre de 2022, 18:00h
El viernes 18 de Noviembre el Festival de Jazz Vol-Damm de Barcelona tuvo un capitulo de oro, al juntar a dos grandes de ese estilo, ambos cubanos: Chucho Valdés y Paquito D'Rivera. Durante más de dos horas entusiasmaron al respetable con piezas maestras, uniendo profesionalidad e improvisación. Y acompañados por un excelente grupo de músicos: guitarra eléctrica, contrabajo, batería, trombón y percusión.

Estos ilustres cubanos y grandes de la música dejaron de colaborar en 1980, tras haber formado el grupo Irakere (en 1973), por tanto el Palau suponía su regreso juntos a un escenario (aunque llevan un año de gira)... Antes del concierto Tito Ramoneda, director de la productora The Project, que organiza el Festival, le otorgó la medalla de oro a Paquito D'Rivera, por las veces que ha actuado en Barcelona, y concretamente en el Palau.

En un breve parlamento estuvo como siempre simpático, ocurrente e ingenioso, gastando bromas cómplices con su compañero de notable altura: Chucho Valdés.El clarinetista y saxofonista Paquito, estaba recién llegado de Miami, donde fue premiado con un Grammy. Los dos músicos acaban de sacar al mercadoel disco, “I missed to you”,cuyos temas fueron desgranando en el recital.

Empezaron el concierto con el primer tema que les unió en dúo: “Mambo influenciado”. Siguieron con multitud de piezas, algunas incluso clásicas, homenajeando a Mozart “a la cubana”, recreando una particular versión de sus obras más célebres. Tocaron un tango de nombre “Lorena¨s tango”. Hubo también espacio para el bolero (como el que Chucho dedicó a una niña de 3 años, que volvió a ver dos décadas después); y la música popular cubana, con alguna canción tatareada por el público.

Orquesta

Chucho con su piano y Paquito y su clarinete consiguen una simbiosis perfecta, una compenetración que cala en los espectadores. El segundo produjo un disco en 1995 al padre del primero, Bebo Valdés. Y de forma individual, acaba de estrenar una obra sinfónica con violonchelo, clarinete y orquesta. Su grupo se llama Yo-Yo Man. Por su parte, Chucho tiene su propio grupo “La creación”.

Destacar la orquesta de lujo que acompañó al dúo: Diego Urcola (a la trompeta); Dafnis Prieto (batería), y Roberto Vizcaíno en la percusión (que hizo un celebrado solo). Dos grandes que elevaron en el Palau el jazz a los altares. Para Chucho, con esa particular fusión africano-española que se conjunta en Cuba, y la maestría de Rivera, cuyo apodo en su país es ”Paq-man”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios