www.diariocritico.com

El biólogo Alberto Ferrús contesta al negacionista Miguel Bosé: "La fuerza de la evidencia"

El biólogo Alberto Ferrús contesta al negacionista Miguel Bosé: 'La fuerza de la evidencia'
Ampliar
(Foto: Facebook oficial Miguel Bosé)
jueves 22 de abril de 2021, 08:31h

A continuación, reproducimos por su interés el artículo que el científico Alberto Ferrús ha escrito en relación a la entrevista de Miguel Bosé en el programa 'Lo de Évole', de La Sexta, donde ofreció un discurso negacionista sobre la pandemia del coronavirus.

Ferrús es biólogo, profesor de investigación del CSIC, organismo que dirigió entre 1993-1996 y 2007-2009. Es Máster en Neurociencia Experimental y Clínica. Trabajó durante 5 años en el departamento de Biología de la Universidad de Yale y en el Instituto Tecnológico de California.

Éste es su artículo, titulado 'La fuerza de la evidencia':

No voy a contribuir a la publicidad de un cantante entrevistado por Jordi Évole en su programa de la Sexta TV con ocasión de la actitud del sujeto sobre la Covid-19. Sí quiero destacar, sin embargo, el momento de la entrevista en el que el entrevistador propone contactar en directo con un científico para que discuta con el cantante sobre su negación de la existencia del virus causante de la enfermedad y la falsedad de las vacunas. Es un momento cargado de significado y fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos.

El entrevistado ha expuesto su firme convicción de que la enfermedad es una mentira, que el virus no existe y que las vacunas tienen obscuros propósitos de dominio sobre la población mundial. En el instante en que Évole pretende conectar con un científico, el cantante se opone con vehemencia y admite que él no tiene la formación adecuada para ese debate. Gran destello de humildad, pero, entonces, ¿en qué clase de conocimientos se basa la firme convicción del cantante? No se trata de una ocurrencia estrambótica, ni de un intento fallido de hacer un chiste. Solo queda una opción, la fé. Creencia en algo sin necesidad de que esté confirmado por la experiencia o la razón, según la define el diccionario de María Moliner.

Más allá del caso de la Covid-19, el incidente durante la entrevista sería anecdótico si no fuera porque el número de personas en el mundo que manifiestan una forma u otra de fé, unas veces en ausencia de cualquier atisbo de evidencia a favor, y otras ignorando abundantes evidencias en contra, es tan grande que supera ampliamente a los, digamos, incrédulos. ¿Por qué hay tanta gente dispuesta a creer en algo, por absurdo que sea? ¿Es que les está vedado el acceso al conocimiento existente que desbarata esas creencias? Ciertamente, no. Las fuentes de información han estado siempre abiertas y las posibilidades de debatir con otras personas son amplias, desde la escuela hasta la prensa.

No sé si mi interpretación será correcta o nó, pero, quizás, el fundamento de cualquier forma de fé es el miedo. El miedo inconfesable que la gran mayoría de los seres humanos parecen sentir ante la incapacidad de gestionar la ignorancia y la duda. Resulta mucho más fácil, y cómodo, cerrar los ojos y agarrarse a un pensamiento, aunque sea la alucinación de alguien, que lidiar con la inseguridad y buscar las evidencias sobre las que construir la opinión personal. Vivimos tiempos incómodos para la reflexión, y las opiniones simplistas, aun siendo alucinantes, colonizan fácilmente los cerebros humanos. Ayer fue el virus, en unos días serán las votaciones. Utilice el día de reflexión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios