www.diariocritico.com

> Crítica de la película

'Al final de túnel': un 'thriller' asfixiante con demasiadas trampas

'Al final de túnel': un 'thriller' asfixiante con demasiadas trampas

viernes 12 de agosto de 2016, 09:52h
'Al final de túnel' es un 'thriller' sobre robos tenso y asfixiante al que le falla un guión lleno de triquiñuelas y trampas, más centrado en buscar la sorpresa que la credibilidad de la historia, lo malo es que la película, por su tono, se beneficiaría bastante con algo más de pausa y menos momentos 'Misión Imposible' protagonizados por Sbaraglia.

No es una mala película pero a 'Al final del túnel' le falta aire y poder desembarazarse de un guión demasiado evidente, todo está demasiado planificado, cada giro, cada trama, lo que hace que cueste meterse en una película en la que es obvio que te están contando una historia. La trama trata sobre un hombre, interpretado por Leonardo Sbaraglia, que ha quedado paralítico tras un accidente de coche en el que perdió a su mujer y su hija. Alquila la habitación de arriba para poder costear sus deudas y, de repente, aparecen en su vida una bailarina de 'striptease', la española Clara Lago, y su hija pequeña que no habla. Justo al mismo tiempo en el local de al lado, unos ladrones comienzan a cavar un túnel para robar un banco cercano. Para no estropear mucho la cosa, hasta aquí podemos leer.

Aunque la película logra momentos de tensión y claustrofobia, todas las escenas del túnel están muy bien rodadas, se pierde en sus propios giros, muchas veces inexplicables o, cuando menos, cogidos por los pelos. O dicho de otra forma, el Rodrigo Grande director supera con creces al Rodrigo Grande guionista, lo cual es una losa demasiado grande en una película que se sustenta totalmente en su parte escrita. El reparto cumple con sus papeles, a pesar de que ninguno de ellos está especialmente definido, no sabemos por qué el angustiado personaje de Leonardo Sbaraglia se ha convertido en una especie de Ethan Hunt de 'Misión Imposible', ni tampoco se explica que el de Pablo Echarri tenga una debilidad que solo se justifica por el guión, ni siquiera sabemos por qué de todas las profesiones del mundo la elegida para el de Clara Lago sea la de bailarina de 'striptease', más allá de para meternos con calzador una escena de baile tórrido, más propia de la publicidad que del cine.

Lea también:

- Crítica de 'Cazafantasmas': No es el horror que te han hecho creer (pero tampoco es una maravilla)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios