www.diariocritico.com

>> Crítica de la película

'Las mil y una noches: Vol.1, El inquieto': A medio camino entre la fascinación y el bostezo

'Las mil y una noches: Vol.1, El inquieto': A medio camino entre la fascinación y el bostezo

viernes 03 de junio de 2016, 10:21h
Evidentemente tengo un problema con el cine de Miguel Gomes, tras titular esta crítica, decidí repasar la que hice hace más de tres años a su anterior película, 'Tabú', y descubrí que la había titulda practicamente igual, "Entre lo soporifero y lo fascinante". Con lo que evidentemente todavía no tengo muy claro si Gomes me fascina o me aburre, posiblemente ambas. Con el primer volumen de su trilogía 'Las mil y una noches', titulada 'El inquieto' he vuelto a sentir a un autor totalmente original y, por momentos, fascinante, pero que no logra conseguir un ritmo constante en sus películas.
El planteamiento de 'Las mil y una noches' es muy bueno, un director de cine quiere retratar la terrible realidad social de un Portugal en crisis, para ello comienza rodando una especie de documental sobre el cierre de los astilleros de Viana, a la vez quiere meter la historia sobre una plaga de abejas que asola la región, además de contar otras historias. En un momento dado se viene abajo, contar historias con una situación así, puede parecer puro dandismo, el director abandona su película y sale corriendo. Cuando su equipo lo encuentra, buscará su clemencia al modo de Sherezade en 'Las mil y una noches', contando historias. Para ello utilizará a la propia mítica princesa.

Las tres historias que aparecen en 'El inquieto' tienen picos y valles y van, claramente, de menos a más. La primera habla de los poderes financieros y políticos que se están aprovechando de la crisis y poniendo unos límites asfixiantes a la sociedad portuguesa, banqueros, políticos y tecnócratas europeos son pintados como una panda de impotentes sexuales que pagan sus frustraciones con el pueblo. La historia roza por momentos lo burdo, aunque no está exenta de interés. Luego llega la historia del gallo madrugador. Es en ésta donde vemos las dos caras del cine de Gomes, la primera parte que nos cuenta como un pueblo portugués se revoluciona cuando un gallo comienza a cantar antes del amanecer levantando a varios vecinos y haciendo que tenga que ser juzgado. En esta primera parte Gomes utiliza el realismo social, vemos largas charlas de los dueños del gallo con familiares y vecinos, y llega a hacerse larga y monótona. Pero luego, a partir del momento en el que el gallo es juzgado, descubrimos que el animal puede hablar y ser entendido por el juez que lleva su caso. Entonces nos enteramos de que lo hacía para avisar de una tragedia que iba a pasar por culpa de un triángulo amoroso adolescente. Aquí encontramos al mejor Gomes, al director que, por momentos, recuerda al Buñuel más inspirado y que logra fascinarnos con un brillante relato surrealista. Es evidente que se desenvuelve mejor en la fantasía que en la realidad.

Pero el mejor relato es el que cierra la película, 'el baño de los magníficos'. Aquí sí que mezcla bien el realismo social y su habilidad narrativa. Las exposiciones de los marginados por la crisis son magníficas y la historia del viejo sindicalista y su joven compañera punki logran fascinar, y emocionar, desde el primer minuto. Si toda la película fuera así, estaríamos ante una obra maestra pero los bajones de ritmo anterior la apartan de ser considerada tal. De todas formas, Gomes ha logrado con 'Las mil y una noches' algo totalmente original y fresco dentro del estricto panorama cinematográfico. El portugués es un director arriesgado con una visión personal y única, y 'Las mil y una noches: Vol.1, El inquieto' una obra imperfecta pero que merece la pena ver.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios