www.diariocritico.com

> Crítica de la película

'Snowden': Oliver Stone lanza un misil empaquetado como película para toda la familia
Ampliar

'Snowden': Oliver Stone lanza un misil empaquetado como película para toda la familia

viernes 14 de octubre de 2016, 12:03h
La historia de Edward Snowden y Oliver Stone estaban hechas la una para el otro. El director que ha hecho una carrera contando la parte oscura del poder y el hombre que reveló que hasta la teoría de la conspiración más paranoica se quedaba corta en cuanto al control tipo 'Gran Hermano' que practicaba el Gobierno estadonidense sobre sus propios ciudadanos tenían que ir de la mano en algún momento. Lo que nadie esperaba es que el hombre al que siempre le ha gustado desafiar a su Gobierno, el mismo que ha hecho dos documentales sobre Fidel Castro y otros tantos sobre Hugo Chávez, se sacara de la manga un típico 'biopic' hollywoodiense, con historia de amor, discursos con música de fondo y final con ovación cerrada para nuestro héroe. Claro que tiene toda la pinta de haberlo hecho a propósito, de haber lanzado un misil empaquetado como película para toda la familia.

Oliver Stone quiere que cuanta más gente posible vaya a ver esta historia y para ello ha hecho su película más convencional hasta la fecha, es cierto que le falta la garra de sus mejores producciones y que sobran cosas, como una historia de amor que solo sirve para humanizar a un personaje que en un momento dado llega a afirmar que siempre le han confundido con un robot, pero aun así 'Snowden' te agarra desde el principio y logra que te sumerjas en sus más de dos horas casi sin pestañear. La fórmula utilizada es la de cualquier 'biopic' al uso, ya sea la del inventor de la penicilina o Erin Brockovich, pero Stone y su coguionista Kieran Fitzgerald le añaden cosas propias de su cine. El Snowden que aquí se nos presenta es como el Jim Garrison de 'JFK' o el Ron Kovic de 'Nacido el 4 de julio' un patriota convencido que cree en su país y quiere demostrarle su amor, pero que, cuando se revela, lo hace para salvarlo de sí mismo y recordar los principios en los que está basado. Por todo ello, Snowden es el prototipo perfecto de héroe 'stoniano', un hombre que ha estado en las cloacas del Estado y ha tenido que salir al no poder respirar el fuerte hedor que desprendían. No hay medias tintas, Stone, y el propio Snowden, están convencidos de tener razón y creen firmemente en ello. No hay rasgos de antiheroismo, ni dobles caras, algo a lo que ya no estamos muy habituados, pero resulta gratificante ver a alguien que todavía cree en cosas.

La principal crítica que se le está haciendo a 'Snowden' es que no aguanta la comparación con 'Citizenfour', el documental premiado con un Oscar, en el que Laura Poitras grabó casi en tiempo real el momento en el que Snowden entregaba toda la información clasificada a ella misma y a los periodistas Glenn Greenwald y Ewen MacAskill, todos ellos parte de la película. Y es que no creo que sea justo compararlas, 'Citizenfour' es magnífico periodismo filmado pero, con Oscar y todo, su impacto en la taquilla fue limitado, 'Snowden' y Stone buscan llegar a mucha más gente y lograr que su situación y sus descubrimientos se conviertan en debate nacional. Tanto más importante ahora que un personaje tan peligroso como Donald Trump se está presentando para el cargo con más poder del mundo. Al final Stone se salta un poco las convenciones con un dardo contra este y dando voz e imagen al propio Snowden, en una jugada que podría haber salido bastante mal pero que, en mi opinión, le queda bastante bien.

No es ni de lejos una película perfecta pero es entretenida y toda la gente relacionada en su creación parece creer obstinadamente en ella, desde el reparto ejemplarmente encabezado por Joseph Gordon-Levitt hasta su director. Puede que no tenga la audacia de su protagonista, ni de 'Citizenfour', pero enviará mucha gente más a verla, haciendo de todos sus responsables, la parte fundamental de la película, estando 'Snowden' contada desde la habitación de Hong Kong en la que Snowden desveló los secretos más alucinantes del espionaje estadounidense a Poltras, Greenwald y MacAskill. En un momento en el que, a pesar del debate iniciado por Snowden, mucha gente se rinde ante figuras que anteponen la seguridad a la libertad 'Snowden' es un artefacto perfecto para volver a colocar en la agenda un debate totalmente necesario.

Muere Fidel Castro

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.