www.diariocritico.com
Artístico trincherazo de Curro Días al tercero
Artístico trincherazo de Curro Días al tercero (Foto: JUan Pelegrín Taurodelta)

Feria de Otoño: el arte de Curro Díaz refulge en una tarde llena de peligro y cornadas como en Ferraz

> Torería a tope del linarense y valor que compartió José Garrido

sábado 01 de octubre de 2016, 21:28h
El festejo venteño con inesperado comportamiento duro de un encierro del Puerto fue pródigo en peligro y 'cornás', sin llegar a tanto como lo que a similar hora acontecía en Ferraz. Por fortuna las de Las Ventas, con un Curro Díaz heroico y artista, y un José Garrido también entregado y valentísimo, no fueron graves, milagosamente. Eso sí, ninguno de los dos coletudos se vio obligado a dimitir... de sus labores, concluyendo sus faenas. No como en la sede de un PSOE al que cada día se le caen más la S y la O.

Tampoco dimitieron Díaz y Garrido de sus respectivos estilos: el andaluz un sublime torerazo pleno de lirismo y cante hondo, como ya había cascabeleado en el templo venteño a inicios de campaña descerrojando la Puerta Grande, lo que a esta mafia que es el toreo -qué verdad llevas admirado compañero Antonio Lorca- nada le importó, pues el de Linares se quedó fuera de la mayoría de las Ferias ocupando su puesto las figuras, figuritas y figurones, que en general -salvo Talavante y a veces, pocas, Manzanares -son incapaces de otra cosa que el pegapasismo más vulgar y ventajista.

Pero es que además, Curro -prefiero llamarle así y lo entenderán- no sólo volvió a mostrar su faceta de valor -imprescindible para hacer el toreo 'der güeno'-, sino que alcanzó la condición heroica con el zamacuco y violento tercero con el que se había dormido en mayestáticos redondos de mano baja y mando cuando fue cogido brutalmente en lo que parecía un percance gravísimo. Sin embargo, no fue así y regresó a la cara del bicho para desgranar varias de las mejores series y más artísticas de redondos que se hayan visto en la cátedra en todo el año.

De nuevo fue cogido de forma espeluznante por las guadañas del bicho, pero el héroe, roto y desmadejado, volvió a romperse el alma toreando con unos emocionantes y bellísimos naturales seguidos de pases de la firma, trincherazos y adornos finales, pero marró con las armas toricidas. Daban igual las estadísticas y las orejas, la diamantina obra estaba hecha y las fibras sensibles de los espectadores estremecidas.

También con el quinto, cuya faena empezó sentado en el estribo, brotaron de su imaginación inspiradísimos pases y remates con la verdad y el riesgo por delante hasta que el bicho, de peligro sordo, se rindió amenazando nuevo percance y otra vez el linarense marró a espadas. Su primero, más noblón pero que echaba la cara arriba siempre, sólo permitió atisbos de cante hondo, inalcanzables para la mayoría de la torería andante, y hubiera cortado una oreja también, más no era su tarde con tizona y verduguillo. Estadísticas aparte, el relumbrón de este Curro 'torero de Madrid' volvió a lucir pidiendo el puesto que un artistazo como él merece en la mafia... perdón, en la Fiesta.

José Garrido no fue menos héroe, ya que su segundo, otro mansazo, se lo echó a los lomos y a la devanadera de sus pitones tres veces, dos de ellas al entrar a matar, dejando en los tendidos la imagen de percance fuerte, por lo que el pacense, extenuado, fue llevado a la enfermería por su subalternos mientras Curro remataba al bicho con el estoque de cruceta. Pero, con una cornada leve en el gúteo de 10 centrímetros, salió de ella Garrido para lidiar, en menores condiciones físicas, al que cerró el movido festejo, otro zamacuco también noblón como el primero del linarense con el que no acabó de acoplarse.

Su toreo clásico, aunque desde el sanedrín sabio del 7 le recordaron en ocasiones que se cruzara más, también había dejado buenos detalles en el segundo de la tarde, un animal reservón que no se lo puso fácil. También el extremeño sale revalorizado de Las Ventas como uno de los que pueden apretar a los mandamases del escalafón, aunque él sí ha hecho el paseíllo este año en casi todos los ciclos importantes. En definitiva un festejo agreste, áspero y con 'cornás', no tantas como en Ferraz, se insiste. Y desde luego con la parte positiva de que estuvo iliuminado por el valor y el arte. Misión imposible no sólo en el PSOE, sino en cualquiera de los partidos político y (des)olé.

FICHA

Toros de PUERTO DE SAN LORENZO, de desigual presentación pero todos con trapío; mansos, broncos y peligrosos excepto 1º y 6º, noblones que tampoco dieron juego. CURRO DÍAZ: palmas: ovación; ovación. JOSÉ GARRIDO: palmas; palmas tras dos avisos; ovación tras aviso. Plaza de Las Ventas, 1 de octubre, 3ª de la Feria de Otoño. Más de tres cuartos de entrada. Enfermería: Curro Díaz fue atendido, al término de la corrida, de "contusiones múltiples pendientes de estudio radiográfico. Pronóstico reservado". Y José Garrido, en el cuarto de la tarde, de "herida por asta de toro en región glútea izquierda de 10 cm que afecta a tejido celular subcutáneo. Erosiones y contusiones múltiples. Pronóstico reservado que no le impide continuar la lidia.

< CRÓNICA DEL ANTERIOR FESTEJO

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios