www.diariocritico.com
Ponce brindó su segundo toro a su subalterno Marianín de la Viña
Ponce brindó su segundo toro a su subalterno Marianín de la Viña (Foto: taurinomanchega2)

Albacete: triunfos de Roca Rey y de un Ponce ¡¡¡que se arrimó!!!

jueves 13 de septiembre de 2018, 21:51h
Noticia, noticia taurina de portada: Enrique Ponce se pegó un arrimón de pie y de hinojos en su segundo animal, más novillo que toro, como todo el pésimamente presentado encierro de Daniel Ruiz, con los que se simuló la suerte (mejor, desgracia) de varas, y cortó dos generosas orejas. No es novedad, en cambio, el triunfo similar en trofeos de un Roca Rey arrollador. Ni que El Juli se motivara ante el éxito de sus compañeros y echara una oreja en su esportón. Eso no puede hacer olvidar que con las figuras desapareció el trapío habitual en la Nueva York de la Mancha y apareciese el medio toro. Y no olé.

Lo dicho/escrito líneas arriba. Resulta que Enrique Ponce, tras brindar el segundo novillo (perdón, toro), un sobrero de afiladas puntas, a su subalterno de confianza y de muchos lustros el local Marianín de la Viña, pregonero de la feria taurina, iba en su línea ventajista por acá y por acullá, esturreando los muletazos -algunos con empaque- de su especialidad que es el teletoreo cuando ocurrió el milagro que recordarán todos los siglos, amén.

Se fue confiando poco a poco y ¡¡¡se tiró de rodillas!!! haciendo el péndulo entre las temerosas astas, sacando espaldinas e incluso algunos redondos y hasta un desplante. Los más viejos del lugar no recordaban nada igual y otros se querían suicidar de felicidad ante tamaña utopía y ucronía. Mas el milagro no acabó aquí, porque Ponce se tiró a matar muy de verdad y dejó la espada en lo alto, lo que unido a la emoción del público y la complicidad del presidente le valió para abrir la Puerta Grande.

Por allí salió a hombros junto a Roca Rey, (en la foto) que se lució con su novillo (perdón, toro) primero en una faena de la casa iniciada con estatuarios, los pies atornillados en la arena, continuada con redondos y naturales mandones y profundos y con remates variados, a las que añadió arrucinas y ajustadísimas bernadinas finales con los pitones rozándole la taleguilla.

Pretendía el peruano repetir en el que cerró función, en una labor también valerosa y de quietud, pero de menos calibre artístico porque el novillo (perdón, toro) se le acabó pronto y pinchó antes de la estocada.

El competitivo Juli salió a 'revientacalderas' con su segundo novillo (perdón toro) brillando con el percal, incluyendo las vistosas zapopinas, y con la flámula en un toreo ortodoxo en el que destacó un larguísimo cambio de mano y los populistas circulares, pero enterró la espada a su manera del ventajista julipié a la segunda y sólo se llevó una oreja.

Con los dos birriosos novillos (perdón, toros) protestados que abrieron festejo de una corrida sin trapío e indigna de Albacete, aunque, claro, exigida e impuesta por estas dos figuras, con la complicidad del equipo veterinario y del usía Joaquín Coy, Ponce y Juli anduvieron por allí sin apreturas y acabaron pronto. A pesar de la noticia que se recordará 'per omnia saecula saeculorum' del arrimón poncista, no puede ni debe olvidarse algo que por desgracia no es noticia: el paripé ganadero y sus complicidades del sistema que maneja y manipula la Fiesta. Y no olé.

FICHA

Toros de DANIEL RUIZ (el 4º como sobrero del titular, que se partió un pitón), chicos excepto 6º, nobles, mansotes y justos de fuerzas. ENRIQUE PONCE: silencio; dos orejas tras aviso. EL JULI: silencio; dos orejas. ROCA REY: dos orejas, ovación tras aviso. Plaza de Albacete, 13 de septiembre. 6ª de Feria. Lleno de ‘no hay billetes’.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios