www.diariocritico.com
Natural de El Cid al quinto de la tarde
Natural de El Cid al quinto de la tarde (Foto: Juan Pelegrín/Taurodelta)

Feria de Otoño: El Cid se reconcilia con Madrid en un festejo con poca historia

Detalles del sevillano y de Rafaelillo ante una corrida de Adolfo que decepcionó

domingo 02 de octubre de 2016, 20:54h
No es que haya vuelto a campear en lo que antaño fue 'su' plaza de Las Ventas, pero Manuel Jesús El Cid, frente a bicornes de una ganadería que conoce muy bien, apuntó otra disposición a la de sus últimas tardes e incluso cierto lucimiento. Pero unos 'adolfos' justos de fuerza y casta no colaboraron, quedando todo en buenas intenciones a las que se unieron Rafaelillo, también con detalles, y Morenito de Aranda, que pechó con un lote imposible.

Cuando sobre el ruedo no hay mucho que contar, la gente se pega al transistor -"el Madrid ha vuelto a pinchar"- o tira de recuerdos-"sí, como El Cid, que tantas Puertas Grandes ha perdido aquí por eso"- e incluso humor político -"¿Jesús, es que te has hecho de derechas, como Felipe y los barones"-... y así iba transcurriendo una tarde de expectación que de nuevo fue tarde de decepción. Sobre todo porque al esperado encierro de Adolfo Martín, con tantas glorias acumuladas en este coso; sí, de bellas estampas por fuera, pero con poca sangre brava por dentro, amén de noblón y sosón, por su justeza de codicia y fuerza.

De ahí que el reencuento de El Cid quedara sólo en algunas series en redondo -de ahí la chufla- y poco al natural con el veleto segundo, que no transmitía nada porque iba al paso, por lo que más allá de los arreboles del dibujo de cada muletazo no hubo la imprescidible emoción, aunque se ovacionara con fuerza y justicia tales apuntes del coletudo. Como ocurrió con el quinto, de preciosa lámina y enormes astas, pero que se fue apagando poco a poco, eso sí dando opción a que El Cid mostrara su clase, de nuevo más en redondo porque el burel por la izquierda topaba más que emebstía, además de encunarse el sevillano con decisión y valor en el tramo final.

También Rafaelillo apuntó ortodoxia y dominio para embarcar de inicio al primero, obediente a la muleta y con algo más fuerza, lo que abrió esperanzas, máxime cuando el murciano se gustó por ambos pitones, pero el toro fue a menos y la poca emotividad desapareció. Algo similar le ocurrió con el cuarto, al que despenó con la mejor estocada de la Feria. El peor lote correspondió a Morenito de Aranda, sin opciones ante dos bichos no sólo sosotes, sino descastados.

FICHA

Toros de ADOLFO MARTÍN, bien presentados en general, nobles, flojos y escasos de casta, con 3º y 6º descastados. RAFAELILLO: ovación con algunos pitos al saludar; ovación. EL CID: ovación; ovación tras aviso. MORENITO DE ARANDA: silencio; silencio.Plaza de Las Ventas, 2 de octubre. 4ª y última de la Feria de Otoño. Casi lleno.

> CRÓNICA DEL FESTEJO ANTERIOR

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios