www.diariocritico.com
¿Qué llevó a Ignacio Echeverría enfrentarse a los terroristas?: análisis psicológico

El héroe español de Londres

La muerte de un joven español en Londres ha movilizado a nuestra población. El pasado atentado llevado a cabo por los yihadistas en Londres, ha generado un sentimiento positivo entre la población hacia una de las víctimas.

El joven, testigo de los apuñalamientos que propinaba un terrorista a otra persona, decidió involucrarse e intentar salvar la vida de la persona.

Esta situación plantea psicológicamente la cuestión, ¿qué llevó a ese héroe a enfrentarse a esa circunstancia? Indefinidos estudios avalan que cada persona actúa, ante determinadas circunstancias, con distintos comportamientos.

Para explicar esto, suelen definir la hipótesis del león, es decir, si una persona se encuentra con un león, puede adquirir distintas conductas dependiendo de sus rasgos de personalidad y las variables del entorno.

Entre las conductas que se pueden realizar se encuentra, la huida, el bloqueo o el enfrentamiento. La huida es algo instintivo, natural, que surge de la necesidad de autoprotección; el bloqueo surge por la incertidumbre de saber qué pasará y cuál es la mejor opción para adoptar; el enfrentamiento surge como método para alejar el peligro de nuestro entorno.

Este héroe eligió el enfrentamiento, es decir, dejó relegado a un segundo plano sus motivaciones personales y decidió intentar salvar a la persona que estaba siendo agredida. En este sentido, el peligro no era propio sino ajeno, lo que aumenta la gratitud social, por su involucración.

Es totalmente cierto, que la mayoría de las personas eligen la opción instintiva de huir, con el único fin de salvaguardar su bienestar físico. Esto es una acción instintiva, es decir, no consciente, y por lo tanto, no da pie a generar una crítica.

En cambio, la actitud y el comportamiento de este joven, es inusual en la mayoría de la población y por ello, es de menester calificarle como un héroe, pues dispuso en un segundo plano sus necesidades fisiológicas y su bienestar, al de otra persona.

El acto instintivo de enfrentarse y proteger a otra persona, denota una personalidad altruista, fuerte, empática y con grandes habilidades de resolver los problemas que se le presentan.

Por otra parte, es necesario para realizar este comportamiento heroico, mantener una personalidad impulsiva, que justifique la fortaleza de enfrentarse a la situación y no toda persona lo tiene.

Además, en esta situación, actúa el sistema simpático, el cual se pone en funcionamiento cuando se está en peligro. Parte del sistema nervioso autónomo que se encarga de activar al organismo en situaciones de alerta, lo prepara para la activación física y psíquica, por lo que se da un incremento de la tensión arterial, la frecuencia cardiaca, el ritmo respiratorio y la sudoración.
Estas percepciones se generan en el cerebro, la materia gris destinada al sentido de la vista o del oído, ve y escucha señales que le llegan de otras zonas del cerebro. En este sentido, los órganos de los sentidos adquieren señales que reciben a través de su mente, transformando la información procedente del exterior, aportando un análisis de cada situación.

Para finalizar, debemos volver a recordar que es tan positivo la opción de huir, como la de enfrentarse al peligro, pues nuestro fin social es sobrevivir y ayudar socialmente.


Análisis elaborado por Paloma López & Rocío Gavilán, del gabinete 'Psicología Velázquez'
Calle Velázquez 53, Madrid - 650541532
www.psicologiavelazquez.com


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.