www.diariocritico.com
Me han estafado... ¿y qué?
(Foto: Policía Nacional)

Me han estafado... ¿y qué?

viernes 24 de noviembre de 2017, 11:55h

"¿Qué ha pasado?" Es la primera pregunta que me hicieron mis compañeras de trabajo, mi familia y mis amigos, cuando les decía: “Me siento como una idiota, me han estafado”.

Cuando empezaba a contar la historia, me iba sintiendo cada vez peor, incluso más culpable y tonta si cabe, aunque las personas que me escuchaban, me decían “no pasa nada, nos puede pasar a cualquiera”, “no ha sido culpa tuya, hay gente que se dedica a ello”, “tienes que ir a denunciar y decirle al banco que tiene un cliente, que consigue dinero estafando a la gente”.

Sé, de formación profesional, que todo lo que me decían era cierto, que la culpa, no era del todo mía, o incluso nada, que cuando las cosas salen bien, tendemos a repetir patrones, y cuando pasa algo de este tipo, empezamos a cuestionarnos, si ahora siempre será así, y si ya no podemos confiar en el resto de la gente.

Pues bien, seguí la recomendación de mi entorno, y me dispuse a ir a la Comisaría de Policía Nacional, de la Calle Príncipe de Asturias 8, en Madrid. En primera persona, he de decir, que yo iba con mi situación y mi sentimiento de culpa, además de la vergüenza que suponía para mí, contarle lo que había pasado a los policías allí presentes.

Mi sorpresa fue otra, al llegar a la comisaria, me encontré un cartel en la puerta, por llamarlo de alguna manera, porque se trataba de un folio, en el que había escrito: “ESTAS DEPENDENCIAS SE ENCUENTRAN EN OBRAS. NO SE TOMAN DENUNCIAS TEMPORALMENTE”. Otra frustración. ¿A dónde iba a ir ahora, otra vez? intenté preguntar dónde podía ir o cual era el procedimiento que tenía que seguir en situaciones como la mía, grave en el momento para mí, y una chorrada para el resto.

Pues bien, me encontré con dos funcionarios cuando me disponía a regresar al trabajo, les pregunté por lo citado anteriormente, y su recomendación fue, que me acercara a la comisaría del distrito de Huertas. Ante mi pregunta -“¿se puede ir andando?”-, recibí la siguiente respuesta: "Se puede, pero el tiempo que tardes dependerá de lo que te den las piernas”. Pensaba, que no podía asombrarme más ese día, pero parece ser que sí, podía sí.

Decidí despedirme de ellos, de la manera más educada posible, pero con cierta ironía, para que engañarnos, y antes de irme, me preguntó uno de ellos que, qué me habían robado. Yo no mencioné nada de un robo, ni lo que me había pasado, pero ellos, tras su primera impresión, dieron por hecho que era un robo. Decidí no contestar, puesto que bastante suponía ya contar la historia, como para hacerlo en mitad de la calle, y tardando cierto tiempo según mi forma de hablar, que diría el compañero policía.

Este tipo de situaciones, me hacen reflexionar sobre la capacidad de empatía que existe en nuestra sociedad, hacia el resto de iguales. No tenemos derecho a juzgar, lo que es importante o no para la persona que lo ha sufrido; lo que, a nosotros, nos puede parecer una tontería, a otra persona le puede suponer un gran problema, tanto emocional, como personal.

Tras esto, un par de días después, me dirigí a otra comisaría de Policía Nacional, esta vez si me cogieron la denuncia. Volví a escuchar, que eran cosas normales, que le pasaba a mucha gente, pero que, en realidad, esos procedimientos normalmente no llegaban a nada, porque se trata de un delito leve de estafa. A mí me escucharon, y fue suficiente en ese momento, la verdad. Lo que piensen ellos después, es otro cantar, o incluso a dónde llegará mi denuncia, pero lo cierto es, que pude explicar, en dependencia policiales, que el que dijo llamarse Sr. José L.F., supuesto residente en Alicante, consiguió, no sólo mis datos personales, sino que, consiguió que le ingresara dinero en su cuenta bancaria.

Ante este hecho, me pregunto... ¿hasta qué punto se puede estafar al resto de personas de manera impune? ¿No recibe ningún castigo la persona, que se lucra, aprovechándose de los demás?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios