www.diariocritico.com

No existen derechos a medida del interesado

viernes 29 de julio de 2016, 14:36h

No está de más recordar algunos textos clásicos que están en los fundamentos de nuestra cultura europea y americana y que pueden ayudarnos a sobrevivir en este ambiente transnacional de terrorismo, migraciones forzadas por la codicia de los neo conquistadores que sólo se han preocupado de explotar las materias primas más ricas para sus industrias sin importarles los derechos de quienes habitan esas tierras y están enterrados sus deudos y raíces. Desde el punto de vista de la Unión Europea regresamos al ius belli, a supuestos derechos de conquista impuestos by the burden of the wite man, esa “carga del hombre blanco y europeo, y con preferencia británico o francés, en los que creían Kipling y demás rapsodas del derecho de conquista.

De España, visto lo visto estos días y sobre todo ayer con la “gallegada”, en esto caso inmoral y casi indecente en la respuesta a una pregunta de una periodista de Antena 3. Soy gallego desde hace muchas generaciones, por eso me puedo permitir la licencia anterior pero es que me crispa, desazona y provoca la actitud de este hombre al que sus conmilitones ya califican de “mandatado por Su Majestad”. Toma ya y encima, el vicesecretario de su partido, porque actúan como si fuese suyo y así lo sienten, va y larga en la SER que no prestarle el apoyo a Rajoy para formar gobierno es negárselo al Rey, o algo así, pero que repitieron hasta la saciedad. No se trata sólo de la aplicación del artículo 90.2 de la Constitución, sino de un “mandato real”. Y el mandatado se ríe y recalca algo así como que puede que sí, puede que no, a lo mejor es a ver quién sabe. “No conviene adelantar acontecimientos”, dijo, cuando la interpretación más obvia del citado artículo 90.2 es que el Jefe del Estado no encarga formar Gobierno sino someter un proyecto al parecer del Congreso y obliga al político que ha aceptado la propuesta del Jefe del Estado a acudir a la Cámara baja una vez que ha aceptado la propuesta del Rey. Y, como si no tuviéramos bastante, el Parlament de Cataluña va y vota que se “desengancha” de España, así, sin más. Por eso, a veces, hay que desengrasar la mente de tanta necedad acudiendo a los clásicos, con este texto de 1510, Derechos Humanos según Francisco de Vitoria: “Los hombres no nacen esclavos sino libres”. “Por derecho natural nadie es superior a los otros”. “El niño no existe por razón de otros, sino por razón de sí mismo”. “Es mejor renunciar al propio derecho que violentar el ajeno”. “Es lícita al hombre la propiedad privada, pero nadie es propietario que no deba, a veces, compartir sus cosas... y en extrema necesidad todas las cosas son comunes”. “Los dementes perpetuos que ni tienen ni hay esperanza de que tengan uso de razón pueden ser dueños..., tienen derechos”. “Al condenado a muerte le es lícito huir, porque la libertad se equipara a la vida”. “Si el juez, no guardando el orden del derecho, obtuviese a fuerza de tormentos la confesión del reo, no podría condenarlo, porque obrando así no es juez”. “No se puede dar muerte a una persona que no ha sido juzgada y condenada”. “Toda nación tiene derecho a gobernarse a sí misma y puede aceptar el régimen político que quiera, aun cuando no sea el mejor”. “Todo el poder del rey viene de la nación, porque ésta es libre desde el principio”. “El orbe entero, que en cierta manera constituye una república, tiene poder de dar leyes justas y convenientes a toda la humanidad”. “Ninguna guerra es justa si consta que se sostiene con mayor mal que bien y utilidad de la nación, por más títulos y razones que haya para una guerra justa”. “Si al súbdito le consta la injusticia de la guerra, no puede ir a ella, ni aun por mandato del príncipe”. “No es el hombre lobo para el hombre sino hombre”. Buenas vacaciones.

José Carlos García Fajardo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios