www.diariocritico.com
Los 25 mejores discos de rock de 2011

Los 25 mejores discos de rock de 2011

lunes 12 de diciembre de 2011, 14:39h
Como en años anteriores, desde 'Diariocrítico del Ocio' les ofrecemos una recopilación de los mejores discos del año en el contexto de la música rock, el metal y otros subgéneros. Este año va plagado de grandes álbumes de grupos y artistas de rock progresivo, sin duda un género de moda en el plano internacional. También ha estado marcado por un sonido claramente retro, buscando sonidos y composiciones que bucean en los años 1970.

Aquí está la lista bien completita, de 25 álbumes más que recomendables:


25 - Saxon - 'Call to Arms'

Los veteranos heavies británicos siguen sin descanso atronando a medio planeta con sus canciones clásicas. Lo suyo es el hard y el heavy rock puro y duro, de tachuelas y botas de cuero, pero siempre con una perspectiva setentera y ochentera, dejando el estilo más extremo con el que coquetearon en los 1990 y al principio de los 2000. Increíble su estado de energía y la capacidad para seguir componiendo temazos de alta calidad. Bill Byford y los suyos hacen real aquello de los viejos rockeros nunca mueren...


24 - Hostsonaten - 'Summereve'

Una auténtica joya y, al mismo tiempo, obra de unos grandes desconocidos para el panorama internacional. Y es que por ser raro, raro es hasta su origen y condición: estamos ante un grupo italiano de rock progresivo y sinfónico clásico, setentero a más no poder, sonando a Genesis y otras bandas del género. Sin embargo, usan un nombre que suena a germánico y contradiciendo a la inmensa mayoría de compañeros de su país, no hacen 'rock progresivo italiano', que es un género en sí mismo. Lo dicho: poco original, porque suena a antiguo, pero es una maravilla sonora.


23 - Wolverine - 'Communication Lost'

Los suecos siguen en la sombra pero al mismo tiempo no defraudan a nadie. Continúan progresando con su metal progresivo más que adecuado para todos los públicos, con influencias 'ambient', pero que sin embargo no pasa a grandes públicos y grandes audiencias. En este caso suenan suavizados y adentrados en tierras alternativas del metal, como parece ya una moda instaurada en multitud de bandas que antes sonaban duras y con voces guturales o apoyándose en ellas.


22 - Magic Pie - 'The Suffering Joy'

Otros grandes desconocidos para el gran público. Estos noruegos se han repuesto del duro golpe de perder todo su material instrumental en el incendio de sus locales de ensayo y lo celebran con un extraordinario álbum donde destaca el largo tema 'A Life's Work', dividido en 4 partes. Confirman que tienen tantas tablas que si quieren sonar a Dream Theater lo hacen, y que si quieren ser Yes, Genesis o Asia, también pueden serlo. Sin embargo no son copia de nadie.


21 - Leprous - 'Bilateral'

Una de las bandas más prometedoras en estos momentos en el panorama metalero internacional, sin lugar a dudas. Estos jovenzuelos suenan frescos, con influencias clásicas del metal progresivo pero realmente originales, con gorgoritos musicales y vocales que pocos grupos se aventuran a introducid en sus álbumes. Arriesgados y buenos, por eso se merecen estar en esta lista, aunque por este camino, sus próximos trabajos estarán en puestos mucho más altos.


20 - Van der Graaf Generator - 'A Grounding in Numbers'

Uno de los clásicos entre los clásicos del rock progresivo más experimental. Desde finales de los años 1960 están dándolo todo, aunque con mucho tiempo de inactividad. Han vuelto fuerte y desde 2005 parecen asentados, sobre todo en los dos últimos discos, ya en formato de trío. Peter Hammill sigue liderando a esta mítica banda para sacar trabajos de lo más originales y con una calidad poco inigualable, y sin grandes complejidades sonoras y conceptuales, como en antaño. 'A Grounding in Numbers' es en realidad uno de sus discos más serenos y ambientales. Apto para todos los públicos sin decepcionar a sus fans más clásicos.


19 - Arena - 'The Seventh Degree of Separation'

Lo de esta gente sí que no tiene nombre... Arena llevan ya dos décadas dándolo todo, pero no terminan de hacerse un hueco en el Olimpo de las bandas progresivas. Clive Nolan, el gran líder de la formación, tiene que ver cómo con Pendragon está atravesando una edad de oro, llenando salas y subiendo escalones. En este disco lo más reseñable es que Arena atraviesan una nueva etapa con nuevo vocalista (Paul Manzi) y con el regreso de John Jowitt como bajista. Y la verdad, lo bordan. El disco es poco progresivo y se acerca más a un rock adulto (AOR).


18 - Extremoduro - 'Material defectuoso'

Primera entrada nacional en esta lista... y la única. Curioso que una banda como Extremoduro, siempre tocada por la mala fama y tintes ofensivos hacia la calidad de su música, haga otro disco más de alto nivel. No se trata de ofender a sus fans, pero es cierto que aunque, pegadizo, su rock urbano no terminaba nunca de levantar pasiones entre los críticos. Ahora, tras 'La ley innata' llega otro trabajo más que novedoso: 'Material defectuoso', que en la línea de lo que Robe Iniesta marcó con 'Pedrá', se enmarca en una complejidad musical asombrosa. Majestuoso álbum.


17 - Whitesnake - 'Forevermore'

Otra de las sorpresas del año: que a estas alturas de la vida, David Coverdale y su ya inseparable Doug Aldrich, firmen discazos como éste, con aroma de fusión de épocas, setentera, ochentera y noventera, no tiene igual. Como Saxon, parece que los viejos rockeros nunca mueren e incluso cogen fuerzas con el paso del tiempo. En este caso, los de la serpiente blanca mejoran el ya notable 'Good To Be Bad' (2008) y cierran un álbum más consistente, fresco y regular. Fantástico ver a mitos vivientes como Coverdale seguir tan en forma, aunque nos tememos que demasiado dependiente de la magia de la post-producción, ya que su voz no está para fiestas...


16 - Black Country Communion - '2'

Si decimos que este año 2011 ha sido mágico es por algo: que un gran álbum como el segundo de esta nueva formación esté en el puesto 16º es casi un insulto... pero es que la cosecha anual es tremenda. En este caso tenemos que felicitar a este super-grupo formado por Joe Bonamassa, el mítico Glenn Hughes, el hijísimo de John Bonham (Jason) y Derek Sherinian, porque han vuelto a firmar, sólo un año después de su debut, otra gran álbum de blues-rock y hard-rock clásico. Tremendos. Merece la pena verles en directo, si vuelven a pasarse por España.


15 - Riverside - 'Memories in My Head'

Pura magia: los polacos, liderados por Mariusz Duda, están en un auténtico momento de gloria, en su edad de oro, vaya. Da la casualidad de que, en realidad, 'Memories in My Head' es un EP, no un álbum, pero se merecía estar en esta lista y además su duración es suficiente como para considerarlo algo más que un single largo (más de 32 minutos de duración). En este caso hay que destacar que es una edición especial de canciones que según revelaron Riverside, quizás nunca más interpreten en futuros trabajos, así que tiene entidad como álbum de estudio. Quisieron homenajear a sus raíces 'pinkfloydianas' y de la experimentación musical de los 1970, y les ha quedado una joya musical alucinante. Sólo por el tema 'Living in the Past', una clara referencia a sus influencias clásicas, ya está justificada su presencia en esta lista.


14 - Beardfish - 'Mammoth'

Sin duda, otra fresca apuesta por el progresivo. Desde Suecia, los del pez barbudo lo bordan y consiguen su mejor álbum. Como otras banda del momento, apuestan por un sonido retro, sonando pesado, con bases 'doom' y 'stoner', pero sin dejar de fondo las ambiciones del rock y el metal progresivo. Dicho esto, se trata de un disco para escuchar por uno mismo, difícil de describir: con decir que está en esta lista, con la alta competencia que ha habido, ya se dice mucho...


13 - Steven Wilson - 'Grace for Drowning'

Otro genio que en otro contexto habría ocupado los primeros puestos de una lista de mejores discos de rock del año, pero insisto: este 2011 es complicado para todos. El líder de Porcupine Tree ofrece un segundo disco en solitario que mejora lo dado en su debut, aunque es algo disperso y complejo, ya que se trata de un doble álbum. Tiene de todo: rock más metalero, aunque explota su vena más intimista y 'ambient'. Pero ante todo, calidad. Es su sello. Es un genio.


12 - Symphony X - 'Iconoclast'

Aunque para muchos es una banda metalera sin alta calidad y que habrían abandonado las sendas progresivas y complejas con éste, su último disco, en realidad se trata del mejor álbum, con diferencia, que jamás hayan escrito. Más allá de gustos personales, su 'power-prog' épico de los primeros trabajos fue original para debutar, pero ya resultaba cansino. Con 'Iconoclast' se adentran en el metal progresivo, a veces extremo y muy pesado, pero siempre con una habilidad increíble para crear melodías y estribillos pegadizos.


11 - Haken - 'Visions'

Segundo disco de estos británicos que junto a los antes citados Leprous encarnan el salto adelante de las nuevas generaciones musicales. Adentrados en un estilo de metal progresivo aderezado con sonidos sinfónicos y muy melódicos, se olvidan de los guturales de su disco debut, 'Aquiarius', que si ya era prodigioso y dejó a todos boquiabiertos por su talento y descaro en un primer trabajo discográfico, ahora dejan claro que no fue un golpe de suerte y ni casualidad. Hay mucha calidad en esta formación y 'Visions' ofrece un ejercicio de interpretación y derroche de calidad en todos los aspectos. Imprescindible.


10 - Pendragon - 'Passion'

Cuando por la primavera se publicó este gran disco, parecía que ningún otro o muy pocos le harían frente entre los mejores discos de rock del año. Pero sin embargo el verano y el otoño han sido formidables, así que los Pendragon de Nick Barrett y Clive Nolan se tienen que contentar con cerrar el 'top 10'. Con 'Passion' cierran una transición que ya enseñaron con 'Believe' y 'Pure', donde dejan el neo-progresivo ochentero y noventero por un metal progresivo aunque en su vertiente más melodico. Discazo donde lo más reseñable es el buen momento de Barrett para componer, quien se encuentra pleno de inspiración.


9 - Arkan - 'Salam'

Una sorpresa porque no es una banda a la que se vea en estos lares. Y lo digo en todos los sentidos: primero, porque no es una banda muy conocida y, segundo, porque al estar fuera de la cultura del rock occidental siempre lo tienen más complicadas las bandas que suenan a otras cosas. Arkan, aunque franceses, tocan un metal árabe, con tienes de 'death', y tienen raíces argelinas y marroquíes. Impulsados por la majestuosa voz de la joven Sarah Layssac como contraste de los guturales de Florent Jannier, sorprenderán a todos porque no suenan exactamente a casi nada oído anteriormente, aunque para ser sinceros, pese a ese folk árabe, tienen mucho de metal progresivo, de death metal melódico y extreme metal. En todo caso, una joya sorprendente y delicada, como una buena y bella flor.


8 - Uriah Heep - 'Into The Wild'

Junto a Whitesnake y Saxon, entre otros, estamos frente a una banda clásica, que ya tocaba en los 1970 y que si bien han vivido siempre a la sombra del éxito de otros grupos de su época, como Deep Purple o Led Zeppelin, sin perfectamente equiparables en calidad y discografía, e incluso en hits, por mucho que la Historia no haya hecho justicia con ellos. Los Uriah, que encima ya nos dejaron anonadados con 'Wake The Sleeper' en 2008, vuelven a la carga con un prodigioso álbum que no tiene desperdicio. De lo mejor en hard-rock con tintes progresivos. Un diamante ya pulido que suena y brilla como nunca...


7 - The Parlor Mob - 'Dogs'

Junto a Haken y Leprous, otra joven banda que se hace un hueco entre los grandes, y de qué manera... Si bien en su debut sonaron geniales y nos dejaron con la boca abierta gracias a 'And You Were a Crow' (2008), sonando a Led Zeppelin y otras influencias de blues-rock clásico, ahora se encaminan a otras vías. Suenan más a los años 1990 y al rock alternativo, pero sin dejar de lado sus raíces zeppelianas. Fresco y comercial, no pierde su sabor 'retro' como en el debut, y de hecho firman algunos temas que quedarán para siempre en nuestra memoria. Impresionantes...


6 - Insomnium - 'One For Sorrow'

Única y fuerte, de paso, presencia de un claro death metal en esta lista. Aunque, eso sí, lo de los fineses Insomnium ya se encamina más hacia lo melódico y progresivo, como les ha sucedido a casi todas las banda del género en los últimos años. Sin embargo, estos chicos presentan una salvedad importante: no abandonan los guturales puros en todo el disco, algo que sí han hecho parcial o completamente los célebres Amorphis, In Flames, Dark Tranquillity... todos ellos ya apuestan casi únicamente por voces semi-limpias, pero Insomnium salva el campo de los guturales cuando hasta Opeth dejan este sello de identidad. En cuanto al disco, sólo hay elogios para la banda, que ha firmado su mejor disco y una joya para todos, aunque es entendible que este tipo de metal se le haga duro al gran público.


5 - Dream Theater - 'A Dramatic Turn of Events'

A pesar de todo lo que en el último año han vivido estos 'chicos', ya todos unos veteranos, han conseguido salir del fango, de las especulaciones y de las apuestas porque con la salida de su líder y batería Mike Portnoy se acababa su carrera. Para nada. Firman su mejor disco en años, fresco, diferente y sin la 'dictadura' de Portnoy en la producción, que había hecho de una banda que antes innovaba una banda aburrida, que siempre sonaba igual, aunque con una calidad indiscutible, por supuesto. En 'A Dramatic Turn of Events', Jordan Rudess campa a sus anchas en lo que a teclados se refiere, dándole al sonido de la banda una visión más melódica y sinfónica, aunque John Petrucci deja claro que es el único líder ya de Dream Theater y no faltan sus guitarras atronadoras como gran 'leit motiv' compartido con los citados teclados de Rudess. No es una joya como otros de sus discos, pero el nivel de DT es tal que con hacer lo justito, les vale para estar en este puesto tan alto en la lista.


4 - Pain of Salvation - 'Road Salt Two'

Otro ejemplo de lo que ahora se llama retro-rock. Los chicos de Daniel Gildenlöw acaban y cierran etapa en 2011 con dos salidas (teclista y guitarrista principal) pero con una segunda parte del 'Road Salt' que les coloca, para los verdaderos amantes de la buena música que huyen de las etiquetas y las recetas preconcebidas, a un nivel de los grandes grandes. Pain of Salvation mejoran la primera parte con un álbum excepcional, sin fisuras, bello y puro, sin apenas producción, buscando las exquisiteces del sonido. Una joya que casi se merece entrar en el podio...


3 - Mastodon - 'The Hunter'

La sorpresa, sin duda, del año. Porque otros artistas que están en este ranking eran más o menos 'esperables'. Pero la banda norteamericana da el golpe de 2011 con un álbum fresco, encomiable, redondo y más retro que ninguno. Más que nada porque nadie podía pensar que los 'jóvenes' Mastodon darían este giro a su carrera musical, dejando el metal extremo pesado, siempre fusionado con prog pero sin miramientos a sonidos setenteros tan evidentes. Si incluso se ha ganado una nominación a los Grammy por su tema 'Curl of the Burl' es por algo... Un disco para escuchar del tirón y reflexionar sobre cómo es posible que pase tan rápido el tiempo tras hacerlo.


2 - Opeth - 'Heritage'

Más esperable que otros pero sin perder el efecto sorpresa: Mikael Akerfeldt abandona el death metal y sus lógicamente inherentes guturales para cambiar de chip y etapa musical. Curioso que los mejores discos del año estén firmados por grupos que en este 2011 han cambiado de etapa, cerrando o prometiendo un cambio definitivo de estilo. Es el caso de Opeth, que con su líder al frente, aseguran que han dado cierre definitivo a la agresividad de su sonido que les acompañó hasta este majestuoso y sin igual 'Heritage'. El disco es producto de la inmejorable labor de producción de Steven Wilson, líder de Porcupine Tree y que venía de remasterizar varios de los discos setenteros de una banda de leyenda como es King Crimson. Su influencia se nota y el sonido es puro y típico de vinilo de esos primeros años de vanguardia setentera. Sin embargo, a lo que Akerferldt no dice adiós es a la oscuridad y tenebrosidad que siempre han rodeado a su música. Que nadie espere de repente un disco pop. No. Ni comercial. No. Lo suyo es un viaje al alma humana, con sonidos puros y sin excesos eléctricos ni de mesa de mezclas. Naturalidad al poder.


1 - Neal Morse - 'Testimony 2'

Y aquí está: el campeón de 2011. Neal Morse, que ya a pocos puede sorprender, confirma que es un genio vivo de la música, sin etiquetas ni ideas preconcebidas. Lo suyo es el rock sinfónico y melódico, mezclando aires poppies con complejas estructuras progresivas épicas y orquestales. Así, sin avisar, dejando claro que es un artista y compositor prolífico, se saca de la manga una segunda parte de 'Testimony' superior a todo lo grande que ya había hecho hasta la fecha. Pegas hay muchas, pero insuficientes como para restarle un sólo puesto en esta lista. Ante todo, la obsesión religiosa que ya marca su carrera. Este 'testimonio' del título no es otra cosa que su intención de contar su conversión y dedicación al Evangelio, ya que se hizo seguidor de una iglesia evangelista. Dicho en la calle, se resumiría en que a Morse le comieron el coco y ahora se ha hecho un arista de rock cristiano. Pero es más que eso: Neal Morse es un artista genial que, como todo crack, es sensible y dúctil ante las vivencias y experiencias personales. Él se retiró durante un tiempo, dejando su banda Spock's Beard, en la que había firmado una música genial, y regresó cambiado pero mejor músico todavía. Quedémonos con ello y olvidemos la letra. Que la verdad, si atendemos a ellas, es para llorar. Mejor llorar, y de emoción, con la gran música de este álbum prodigioso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios