www.diariocritico.com
Cataluña requiere inteligencia

Cataluña requiere inteligencia

lunes 01 de octubre de 2012, 08:58h
La independencia de Cataluña centra la atención en España y en el mundo. Como observa Lluís Bassets, la eventualidad de que España se rompa en dos está en estudio en las embajadas y cancillerías. Todo parece ahora nuevo con la reivindicación independentista (casi) sobre la mesa, pero en realidad no lo es tanto. Los dirigentes de CiU llevan años y años oscilando entre el maximalismo retórico, del que la Declaración de Barcelona fue un claro ejemplo, y la estricta actuación autonomista que presidió los años de Jordi Pujol al frente de la Generalitat. ERC, por su parte, siempre propugnó la unidad territorial y la independencia de la nación catalana mediante la construcción de un Estado propio en el marco europeo, y el PSC mantuvo entre sus objetivos la reivindicación de la personalidad nacional de Cataluña, si bien su propuesta se vio limitada por las divergencias entre sus corrientes internas y los condicionantes derivados de su estrecha relación con el PSOE.

Los discursos políticos se han acentuado pero no han cambiado tanto, lo que ha cambiado es la gente. Hace menos de diez años, cuando se recabaron aportaciones de los ciudadanos para la redacción del nuevo Estatuto catalán se desprendía que sólo uno de cada diez catalanes se manifestaba explícitamente a favor del derecho a la autodeterminación, dos se planteaban la necesidad de mejorar la financiación y cinco aludían a los derechos y deberes. Hoy ya sabemos cómo están las cosas, con la independencia en primer plano.

Jordi Pujol solía decir que ni Cataluña en su conjunto ni el nacionalismo catalán en sus versiones ampliamente mayoritarias se han desinteresado nunca de la problemática general de España, ni han renunciado jamás a participar a fondo en su progreso político, social y económico. Y de su sucesor, el socialista Pasqual Maragall, es bien sabido que planteó un federalismo asimétrico para España, donde Cataluña se sintiese cómoda. Desde el resto de España se prestó poca atención a estos mensajes y los que llegan ahora -como los de Artur Mas- hacen que las posturas de Pujol o Maragall parezcan light. Es importante lo que se está diciendo desde Cataluña, pero también debería serlo lo que se diga desde Madrid. Sin tópicos, ni simplificaciones, porque el asunto es complejo. La solución, sea la que sea, debería ser inteligente.

@J_L_Gomez

Lea también:
- 'Efecto Mas': CiU roza la mayoría absoluta, el PSC pierde 7 escaños y el PP baja levemente
Mas reitera su separatismo: tras su paso por La Moncloa llega al Senado

José Luis Gómez

Fundador y editor de Mundiario, también es columnista de la agencia Europa Press. Tertuliano de TVG y Radio Galega, colabora en La Región. Dirigió Capital, Xornal y La Voz de Galicia. Ex director editorial de Grupo Zeta. Autor del libro Cómo salir de esta. Coeditor del Anuario del Foro Económico de Galicia.

Twitter: @J_L_Gomez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios