www.diariocritico.com
Cataluña: intereses estériles

Cataluña: intereses estériles

miércoles 16 de enero de 2013, 07:38h
El desafío soberanista de Cataluña, planteado a través de una visión propia de mesianismo del señor Mas, está en marcha. El visionario que se catapultó hacia la tierra prometida que nadie le pidió que prometiera, ahora tiene profetas de compañeros de viaje. Todos sabemos ya lo que se vivió en la manifestación del 11 de septiembre. Pero el por aquel entonces poderoso gobierno de Mas, un poco menos ahora, creía ver más allá de la manifestación. Pues bien, el resultado ya lo conocemos. Por no haber llegado a la tierra prometida de los 68 escaños del absolutismo ansiado, tuvo que llegar de la mano de los refortalecidos independentistas de Esquerra, nuevos socios que compartirán glorias o derrotas en las batallas contra el "Estado opresor". Mare de Deu que diría un catalán del Empordà.

Desde entonces, el proyecto secesionista está haciendo mucho daño a Cataluña y, en la medida en que hace daño allí, también lo hace a España. Hay un símil en positivo que se utiliza mucho en estas tierras, aunque por más que lo miro no me salen las cuentas. Es el caso de Quebec. Dicen que cuando una rama importante del árbol corre riesgo de desgajarse, el árbol sufre. Pero sufre más la rama ya que es la única que muere seguro. Por tanto, estos gestos de poder no benefician en nada ni a nadie. Insisto porque insisten, y en Cataluña se empeñan en tomar como referencia el lejano Quebec al que casi ven como una nueva veguería. Que por cierto, esta última denominación fue recuperada con el nuevo Estatuto de autonomía. Al municipio se añade comarca, circunscripciones, veguerias y provincias. ¡Aquí lo que faltan son más diputaciones!

Pues amigos todos, de ultramar o del aranés, en Quebec hubo una deslocalización de empresas de Montreal a Toronto por culpa del último intento de independencia. ¿Podría pasar lo mismo en Cataluña? Pues no hay una respuesta fácil, o al menos definitiva, pero lo que sí es cierto es que hoy en día, sólo con las noticias de los proyectos, la inversión hacia Cataluña se ha frenado. El primer paso es que las empresas extranjeras dejan de invertir porque no se fían de si lo pactado con unos serán desdicho por los otros. Lo segundo es que empresas del resto de España, si tienen otra alternativa, invierten en otro sitio. Recordemos las palabras del señor Lara, valuarte de la empresa catalana y con peso internacional a través de su holding empresarial que puede ejemplificar el tercer paso. Según afirmaba, las empresas que están localizadas en Cataluña empiezan a considerar la deslocalización como una medida de prudencia.
¿Crear un estado genera empleo y negocio? No hay datos que así lo certifiquen porque, de haberlos, esto ya se hubiera producido o sería el argumento de peso desde el gobierno de la Generalitat.

Esta semana, desde el púlpito de las lamentaciones que comienza a ser el atril del gobierno catalán, el portavoz del Govern y conseller de Presidencia, Francesc Homs, ha reprochado al Gobierno de Mariano Rajoy que vea inconstitucional "cualquier cosa que hace Cataluña", e incluso afirmaba, con cierta ironía, que un día hasta declararán inconstitucional el respirar en catalán. Ya no es sólo hablar o pensar, ahora también se respira en función de tu comunidad autónoma. ¡Ale! Tambores de guerra y cuchillos afilados.

Las intenciones soberanistas contrarias a la Constitución condicionan una legislatura controvertida. Por recordar historia para comprender la esterilidad conque nace este reto, esta utopia tengamos en cuenta lo siguiente. Es obvio que la Constitución española de 1978, la que vale, no establece el derecho a la secesión. Y dado que este argumento no es en sí concluyente, este que les habla ha oído en tertulias radiofónicas en Cataluña comparaciones con otras cartas magnas de dudoso origen y desdichado final. En concreto se habla de lo que sucedía con la Constitución yugoslava de 1974 o la soviética de 1977, ambas tristes comparaciones si Cataluña las quiere como paradigmas de la democracia y en consecuencia camino a seguir.

El debate en la calle está muerto, en el parlament vivo, y en los medios provechoso. Convergència i Unió y sus necesarios socios de Esquerra han aceptado suavizar el borrador de la declaración soberanistas, que se debatirá el día 23 en el Parlament, y también suprimir que el objetivo del referéndum es conseguir que Cataluña se convierta en un futuro en un nuevo Estado de la Unión Europea. ¿Entonces, qué quieren que sea? ¿Quizá un principado libre asociado o un estado pseudo independiente como Puerto Rico de los Estados Unidos? Hagan apuestas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
3 comentarios