www.diariocritico.com
En San Vicente están de los nervios

En San Vicente están de los nervios

martes 09 de abril de 2013, 07:45h
Yo no sé lo que está pasando en el PSOE andaluz, pero me recuerda mucho los finales de los años 80 del pasado siglo, la época en que los guerristas de Alfonso "El Canijo" acosaban al presidente José Rodríguez de la Borbolla y a su Gobierno por los cuatro costados hasta que consiguieron desalojarlo de la Junta y sustituirlo por Manuel Chaves. Bueno, les confieso que sí lo sé, que Griñán va a lo suyo y pasa un taco del personal que le rodea. Ahora no es que Alfredo Pérez Rubalcaba esté asediando a Pepe Griñán, qué más quisiera él poder tener alguna capacidad para hacerlo y para poner órden en el partido, sino el escándalo de los EREs fraudulentos y las investigaciones de la jueza Mercedes Alaya quien está sembrando el pánico en la sede regional de los socialistas andaluces, en el palacete de la céntrica calle sevillana de San Vicente.

Como será el nerviosismo imperante que, ayer, entre las seis y las siete de la tarde, los compañeros de prensa del PSOE-A le dieron a la tecla equivocada al mandar un mensaje a los medios de comunicación y las redacciones se vieron inundadas recibiendo nada menos que ciento cincuenta correos electrónicos con viejas convocatorias de hasta hace un mes. Yo estuve casi media hora borrando e-mails de declaraciones, comunicados y ruedas de prensa de Pepe Griñán, Susana Diaz, de Mario Jiménez, de Amparo Rubiales y del de la moto, que parecían no acabar nunca. Para mí que algún jerifalte socialista llegó hecho un basilisco por el asunto de los EREs y le pegó la bronca al becario de turno. Y, claro, el chaval se puso nervioso y no acertó con la tecla del ordenador provocando casi un colapso en los correos de los destinatarios.

Y es que no está el horno para muchos bollos ni las reuniones para demasiadas bromas. Después de que la penosa comparecencia de Griñán en el Parlamento para explicar su responsabilidad política en los EREs acabara con la petición de dimisión...del presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, el esperpento llega a unos límites bastante kafkianos. Habría que pedirle a alguien que pusiera algo de cabeza en todo este barullo en el que Griñán dice una cosa, su consejera y alter ego Carmen Martínez Aguayo otra, y su portavoz parlamentario la contraria. Y la guinda la pone siempre, cómo no, el vicepresidente del bipartito y coordinador de IULV-CA, Diego Valderas, quien con tal de mantener el sillón en San Telmo es capaz de acudir al rosario de la aurora, con cirio y medalla u ponerle una docena de velas a San José (Griñán). Como si lo de los EREs no estuviese ya bastante complicado, los socialistas se apuntan al hotel de los líos y cada cual, cuando le acercan un micrófono, sueltan los primero que se les ocurre, eso sí, siempre exculpando a su jefe, no vayamos a joder la marrana que nos jugamos el futuro inmediato y el pan de los niños.

Y es que las declaraciones de Martínez Aguayo en Canal Sur culpando a José Antonio Viera como responsable político de los EREs han estado a punto de provocar un terremoto en San Vicente. Me cuentan que el ex consejero y ex secretario general del PSOE de Sevilla estuvo a punto de convocar una rueda de prensa en la que amenazó con sacar papeles comprometedores que implicarían a Griñán en el escándalo. Dicen que tuvo que intervenir  Chaves y el mismísimo Rubalcaba para serenar los ánimos y evitar que la guerra larvada que se vive en el PSOE andaluz desde el Congreso Federal, acabara en la tercera guerra mundial. Griñán y sus potavoces (¡O son portacoces?) deberían de tener cuidado al elegir a sus víctimas porque hay algunos que llevan demasiado tiempo en el organigrama del partido y se lo conocen a la perfección. Y no sólo eso, sino que han manejado, y quizás todavía manejen, claves secretas que serían peligrosas de desvelar. Aviso a navegantes con personajes como Viera o Gaspar Zarrías (fontaneros de lujo durante décadas en el PSOE-A) que como dice algún tertuliano del corazón, valen más por lo que callan que por lo que cuentan.

Una ex compañera y sin embargo amiga, Margarita Jiménez, me confirma que la tesis que mantenía en mi anterior artículo sobre la estrategia de Griñán de hacer recaer en su ex amigo Chaves la responsabilidad de los EREs para poder optar primero a la Secretaría general del PSOE y después a la Presidencia del Gobierno, no es nueva. Ya se barajó a finales de 2011. Desde entonces las cosas han cambiado, y mucho, a favor del presidente de la Junta. Habrá que estar atento a las próximas jugadas en este ajedrez en el que Rubalcaba juega con negras (perdón subsaharianas) y con los ojos vendados. Dice el refrán español que así se las ponían a Fernando VII.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios